Opinión

Entorno inmobiliario para 2016

  
1
  

   

Ventas pendientes de casas en EU

Un entorno de incertidumbre rodea el negocio inmobiliario en este 2016. La inestabilidad cambiaria, el déficit presupuestario y el aumento en tasas de interés no han generado cambios relevantes de diciembre al arribo del nuevo año.

Mucho del comportamiento de estos indicadores era por demás previsible. Sin embargo, los recursos generados por dinero institucional a través de Fibras y CKDs, además de inversión directa de algunos desarrolladores, son el fiel de la balanza.

Al cierre del año pasado en el mercado de valores destacó la colocación de Fibra HD por mil 500 millones de dólares, movimiento que al sumar diez fideicomisos permitió a las Afore participar en TRACs con un subyacente de Fibras.

Adicionalmente y según algunos, la conformación de la Asociación Mexicana de Fibras institucionaliza un gremio que ya acumula la obtención vía ofertas públicas de casi 190 mil millones de pesos.

Otro dato que no debe ignorarse es la participación de los Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs) que de 2009 a la fecha han realizado 60 emisiones y colocado 92 mil millones de pesos, de los que 80 por ciento ya se utilizó en el desarrollo de proyectos y con el que más de 260 empresas y proyectos fueron financiados.

Por si esto no bastara, conforme Brasil empeora como destino de inversión, nuestro país sigue reposicionándose. Es el caso de algunos nichos de la actividad, como los centros comerciales.

México, junto con otros mercados en la región, albergan el desarrollo de un centenar de nuevos proyectos comerciales, portafolios que dejará una inversión de cuatro mil millones de dólares, según una estimación de Lizan Retail Advisors.

Más allá de ese nicho, no se debe olvidar que el mercado inmobiliario en México es mucho más que un par de segmentos.

Bastaría recapitular sobre la previsión del mercado hipotecario que estaría registrando en el año un crecimiento de más de 18 por ciento, pese al aumento de 25 puntos base en la tasa de interés interbancaria anunciada por Banco de México.

El hecho es que aún con el alza en tasas de interés, los niveles se mantienen históricos y permitirían mantener costos de 7.5 por ciento anual con un techo de 13 por ciento.

Bajo este mosaico de posibilidades, el negocio inmobiliario en general no refleja un efecto negativo como algunos esperarían ante el nuevo orden del mapa macroeconómico. Es por eso que como antaño, muchas razones adicionales serán suficientes para prever un 2016 de retos y oportunidades. Bienvenido 2016.

Twitter: @claudiaolguinmx

También te puede interesar:
La otra realidad
Renovación urbana II
Renovación urbana I