Opinión

10 hábitos que hacen la diferencia

03 abril 2013 8:56

Los seres humanos tenemos un sinnúmero de hábitos, que al hacerlos en forma cotidiana definen en buena medida nuestro futuro; hay algunos que nos potencian, mientras otros impiden el desarrollo.
 
En las finanzas personales bien se pueden tener esas 'pequeñas' costumbres que, a fuerza de hacerlas todos los días, nos permiten sin esfuerzo cuidar el patrimonio o simplemente iniciar un proceso de ahorro cuando se está muy limitado. Revisemos algunas de ellas.
 
1) Cuidar los gastos hormiga. Son todas esas erogaciones que uno considera poco importantes porque los montos son bajos, pero al realizarlas todos los días llegan a sumar grandes cantidades, como serían los tickets de estacionamiento, los cigarros, el refresco o dulce en la tienda de conveniencia, entre otros.
 
2) Comprar lo más barato posible. Eventualmente requerimos hacer una adquisición y para ello se investiga el lugar con menor precio o incluso se espera a que exista una oferta de temporada para adquirirlo. Los ahorros pueden ser muy significativos.
 
3) Creatividad para cortar gastos. Hay acciones que son útiles para reducir la salida de dinero y es cuestión de estar en ese canal, como por ejemplo aplicar el concepto de 'hágalo usted mismo', en vez de contratar los servicios de alguien especializado; alternar el viaje con vecinos para dejar los niños a la escuela o ser 'original' con los regalos, en lugar de erogar sumas altas, entre otras opciones que sean susceptibles de innovar.
 
4) Trabajar con base en presupuestos. El destinar montos fijos a los conceptos habituales nos hace conscientes de nuestros gastos y limita la cantidad disponible. Permite también hacer las correcciones y lo bueno es que el tiempo dedicado a esta actividad representa realmente muy poco en relación con los beneficios que se obtienen.
 
5) Pagar las cuentas a tiempo. Qué fácil y poderosa es esta simple costumbre, pues evita morosidades; pago de intereses si se liquidan, por ejemplo, las tarjetas de crédito en cada periodo de corte o, en el caso de los servicios de la casa, no pagar los cargos de reinstalación.
 
6) Tener un 'guardadito' para contingencias. Esta idea de mantener un monto para imprevistos ayuda a no quedarse sin dinero, que puede ser el origen de un retiro de efectivo con su consecuente pago de comisiones o caer en las redes de una casa de empeño por la urgencia.
 
7) Comer alimentos de casa. Debido a las distancias, una gran cantidad de personas destinan una proporción significativa de su ingreso en restaurantes y una forma obvia de evitarlo es llevarlos preparados. La mejor comida gourmet hecha en casa es más barata que ir a un restaurante. Suele traer otras ventajas que redundan en ahorro, como es el hecho de alimentarse saludablemente y requerir menos gastos médicos.
 
8) Cuidar el medio ambiente. Doble beneficio genera el ser consciente de nuestro entorno, pues se ahorra en conceptos de recursos, como es la energía, el gas y el agua. El reciclar nos conduce también a la posibilidad de erogar menos.
 
9) Cuidar los gastos de comunicación. Hoy en día, una parte considerable del presupuesto se va en la cuenta del celular. De hecho, hay opciones para estar 'conectados' sin salida de dinero y vale la pena hacerlo. ¿Cuántas veces llevamos a cabo llamadas que son innecesarias?
 
10) Ahorrar. Finalmente, la costumbre genérica que engloba a todas los demás y se convierte en un especie de 'chip' con el cual es posible normar las decisiones diarias, es preguntarse en cada una de ellas: "¿Cómo me ahorro aunque sea unos cuantos pesos?"
 
Si nos percatamos, los hábitos enumerados son 'pequeñas' acciones que hacen la diferencia en términos de 'salvar' ese recurso que bien puede ser el inicio o complemento del patrimonio familiar. Con el tiempo y la constancia, los resultados son sorprendentes.
 
De seguimiento...
 
Hablando de hábitos, reportan que el ahorro voluntario a través de las Afore apenas llega a 0.49%; es decir, que muy pocas personas han aprovechado esta alternativa para incrementar su fondo para el retiro.
 
Se antojan 2 razonamientos, uno, la falta de conciencia en la trascendencia de hacer un patrimonio para la vejez y, 2 la falta de difusión y facilidades por parte de las instituciones para que los trabajadores aprovechen esta opción que ha probado tener rendimientos muy atractivos de largo plazo y con ventajas fiscales.
 
Twitter y Facebook:
@finanzasparami
www.finanzasparami.com
Email:
atovar@finanzasparami.com