Opinión

Diez factores para evaluar tus finanzas en los 40

 
1
 

 

Paseantes en la Alameda. (Cuartoscuro/Archivo)

Regularmente cumplir cuarenta años se interpreta como una etapa de crisis existencial en donde te percatas de que la juventud se va y empiezan los achaques y los cuestionamientos sobre los logros económicos.

Siempre será muy relativo el tema de los “éxitos”, pero en la administración familiar hay algunos parámetros como punto de referencia. Analízalos y evalúa qué tan maduro te encuentras en tus finanzas.

1.- Fondo de contingencia. Es recomendable tener disponible al menos 15 días de tus gastos promedio. El monto requerido dependerá de las erogaciones, de la volatilidad de los ingresos y de la incertidumbre laboral.

2.- Fondo complementario de retiro. Si te confías en tu Afore, obtendrás en tu jubilación sólo 20 por ciento de tu último sueldo. Hay tiempo para un ahorro adicional, con el fin de que puedas retirarte en forma digna.

3.- Recurso para la educación de los hijos. Según el número de dependientes y la edad de los mismos, habrá un momento en que los gastos de colegiatura serán mayores, sobre todo si se decidió ingresar a una institución privada.

4.- Seguridad de vivienda. Aunque hay controversia en cuanto si conviene comprar o rentar, es crucial tener clara la viabilidad de largo plazo. La única excusa para no haber adquirido una casa o departamento es porque se esté invirtiendo de manera productiva el recurso.

5.- Balance financiero. Todos queremos disfrutar la vida con el producto del trabajo, pero debe existir un balance entre los gastos y el ahorro.

6.- Estrategia de inversión. A una edad madura es importante tener ya una estrategia de disposición de recursos; hay quienes prefieren los bienes raíces, otros los bancos y otros el mercado bursátil. La diversificación también es una opción.

7.- Coberturas. Es momento de contar, dependiendo del nivel de ingresos, con un soporte de seguros que te salve de actos catastróficos. Un buen balance entre seguros de auto, vida, gastos médicos mayores, escolares, etcétera.

8.- Limite en deudas. Acerándose a los 50 ya no es conveniente tener un endeudamiento elevado porque hay mayor riesgo de contratiempos. Hay que pensar en liquidar y alejarse de los créditos.

9.- Ingresos. Puede ser la última llamada para buscar ingresos mayores; es muy conveniente verificar el mercado y evaluar otro empleo, emprender o generar ingresos complementarios.

10.- Administración de pareja. A estas alturas, se sugiere involucrar en las decisiones a la familia, cuando menos a nivel de conocimiento.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿En qué invierto en 2016?
¿Ganas más?, evita que sea tu ruina
2016, mis finanzas en tiempos de volatilidad