Nikkei

¿Por qué el turismo médico de Estados Unidos prefiere a Asia?

La atención médica solía ser un asunto local, pero hoy es un negocio cada vez más globalizado. Los pacientes viajan miles de kilómetros para conseguir mejores servicios o más asequibles que los que encuentran en sus propias comunidades.
Daisaku Yamasaki/ Toyoaki Fujiwara
03 marzo 2015 20:18 Última actualización 04 marzo 2015 6:27
NIKKEI.  ¿Por qué el turismo médico prefiere a Asia?

Y para ahorrar en la cobertura, los empleadores también animan a los trabajadores a ir al extranjero para recibir tratamiento. (El Financiero)

TOKIO/BANGKOK – La atención médica solía ser un asunto local, pero hoy es un negocio cada vez más globalizado. Los pacientes viajan miles de kilómetros para conseguir mejores servicios o más asequibles que los de sus comunidades.

El mercado mundial del turismo médico se estima en 55 mil millones dólares y se prevé que siga creciendo a una tasa anual de 20 por ciento.

La cifra anual de turistas sanitarios ya supera los 11 millones de personas, según el proveedor de información Patients Beyond Borders; la mayoría acude a países asiáticos, que llevan años cortejándolos.

Tailandia, Malasia, Singapur, India y Corea del Sur han promovido activamente sus servicios entre los pacientes internacionales desde los 90. Los países, al ver que el turismo médico era una eficaz forma de atraer fondos extranjeros, han relajado las regulaciones desde la crisis monetaria asiática de 1997.

Una encuesta realizada por Nikko Asset Management reveló que Tailandia y Singapur fueron los dos principales destinos médicos del mundo en 2012.

Tailandia, que recibió 2.5 millones de pacientes, obtuvo ingresos por tres mil 730 millones de dólares al cambio actual, Singapur atendió a cerca de 850 mil pacientes e ingresó 809 millones de dólares.

Pero aunque Asia es hoy el principal destino, el mercado podría cambiar. Alrededor del 10 por ciento de los turistas sanitarios son ciudadanos estadounidenses y pronto podrían tener una opción mucho más cercana: Cuba.

Los pacientes de EU

Estados Unidos se ha vuelto líder en la externalización de la atención sanitaria debido, sobre todo, a que sus costos médicos son altos para los estándares mundiales. Patients Beyond Borders estima que en 2014 alrededor de 1.2 millones de estadounidenses viajaron al extranjero para recibir atención médica. Los empleadores que cubren las primas de seguros de sus trabajadores han visto subir los costos, lo que les empuja a externalizar la atención sanitaria.

Una encuesta elaborada por McKinsey en 2011, después de la introducción de la Ley de Cuidado de la Salud a Bajo Precio (conocida como “Obamacare”), preguntó a mil 300 empleadores cuánto habían aumentado sus gastos médicos en los tres años anteriores. El 65.5 por ciento dijo que había enfrentado incrementos del 3 por ciento o más; 13 por ciento dijo que sus costos habían aumentado un 12 por ciento o más.

Un desglose más detallado muestra que las empresas más pequeñas son las que lo llevan peor. Sólo el 7.6 por ciento de las empresas con más de 500 empleados dijo haber soportado un incremento de 12 por ciento; entre las pequeñas y medianas empresas con más de dos empleados y menos de 50, el 16.9 por ciento dijo haber enfrentado tales aumentos.

Varias organizaciones estadounidenses vinculadas al turismo médico están buscando maneras de ayudar a las microempresas a hacer frente a este reto. En uno de los programas, las empresas se unieron para enviar a 200 empleados al extranjero para tratarse, ahorrándose dinero en el proceso.

Usando como referencia los precios nacionales promedio de diversos procedimientos, Patients Beyond Borders estima que en Tailandia se alcanzan ahorros de entre 50 y 75 por ciento, en Malasia de 65 a 80, en India de 65 a 90 y en Corea del Sur de 30 a 45. En comparación, la organización señala que los pacientes pueden ahorrar de 45 a 65 en México.

Los países asiáticos no sólo ofrecen costos más bajos, también brindan servicios que no se consiguen con facilidad en los mercados más desarrollados. Entre ellos tratamientos que están restringidos por ley en los países occidentales debido a los efectos no confirmados como algunas cirugías cosméticas y prácticas controvertidas, como la maternidad subrogada.

Además, la calidad de la atención en la región ha mejorado de manera dramática, con un número cada vez mayor de hospitales equipados con las últimas tecnologías. Médicos estadounidenses o europeos trabajan en los centros médicos orientados a la población local rica, pero también atienden a turistas.

La mayoría de los turistas son personas sanas que necesitan chequeos médicos, personas que requieren operaciones de corazón o cáncer y las que buscan una cirugía cosmética o implantes dentales.

La geopolítica

Dennis Brown, CEO de Bumrungrad International, empresa líder en servicios médicos con sede en Bangkok, cree que el clima político internacional también beneficia a Asia.

“Los factores geopolíticos también son determinantes en las variaciones del volumen del turismo médico. Después del 11-S vimos cambios en el turismo procedente de Medio Oriente así como después de otros sucesos relacionados con el terrorismo en Londres y Mumbai. En esta última semana, alcanzamos nuestro máximo histórico en el volumen de pacientes de Medio Oriente en el hospital”, señaló en un foro celebrado en Hong Kong el 20 de enero.

Empero, un reciente acontecimiento geopolítico podría empañar el liderazgo de Asia. El presidente Barack Obama anunció a fines del año pasado que su gobierno normalizaría las relaciones diplomáticas con Cuba. Suponiendo que ambas partes sigan esa ruta, el fin del embargo podría ser un elemento de cambio para el turismo médico.

El sistema de salud de Cuba es ampliamente respetado y la apertura diplomática podría permitir que los estadounidenses reciban tratamiento en el país caribeño. La Habana está a una hora de vuelo de Miami y el país ya atiende a pacientes de Canadá y de otras partes.

Con todo, incluso si Cuba llegara a quitarle a Asia algunos pacientes estadounidenses, muchos observadores del mercado creen que Tailandia y otros actores regionales establecidos tienen lo que se necesita para competir.

Las más importantes instituciones médicas en Bangkok, como el Yanhee Hospital, no se limitan a tratar a los pacientes, ofrecen una gama completa de servicios para la comodidad de sus clientes, incluyendo comidas especiales.

Las principales compañías médicas de la región, como el IHH Healthcare de Malasia y Raffles Medical Group de Singapur, se han estado preparando para una mayor competencia, expandiéndose en mercados extranjeros y aprovechando sus conocimientos de gestión.

A medida que la competencia se intensifique, se centrará en tres factores clave: bajos costos, facilidad de acceso y alta calidad.