New York Times Syndicate

Una vacuna barata contra el cólera a punto de llegar

La vacuna, llamada Shanchol, tiene una duración de 5 años y está en fase de prueba con excelentes resultados en Bangladesh; contiene dos cepas abatidas, causantes de la enfermedad, se administra por vía oral y su presentación es un frasco pequeño. Y está a la espera de que la OMS la apruebe. 
Donald G. McNeil, Jr
17 julio 2015 16:38 Última actualización 19 julio 2015 5:0
Cólera

El cólera mata a cerca de 91 mil personas al año. (NYT)

Al parecer, una vacuna contra el cólera, barata y poco conocida, funciona tan bien que puede proteger a comunidades completas y, quizá, atajar epidemias explosivas, como la que mató a casi 10 mil haitianos en el 2010.

En un importante estudio que apareció publicado hace poco en The Lancet, se concluye que la vacuna dio protección de más de 50 por ciento contra el cólera a las personas a las cuales se les administró, y se redujeron los incidentes en los que estaba amenazada la vida, provocados por la infección, en cerca de 40 por ciento, en Bangladés, donde ha persistido la enfermedad durante siglos.

En un resultado que sorprendió a los investigadores, la vacuna funcionó muchísimo mejor que el método de suministrar cloro a las familias para que se lo añadan al agua y al jabón con el que se lavan las manos.

El estudio es “realmente muy importante, y probarlo en 270 mil personas es fenomenal”, dijo la doctora Louise C. Ivers, asesora en políticas sanitarias en Partners in Health, una beneficencia médica que combate el sida en Haití, pero que cambió a tratar el cólera ahí después del terremoto.

“En los últimos cinco años, la conversación ha cambiado de 'No deberíamos utilizar vacunas’ a '¿cómo podemos usarlas mejor?'”.

El doctor Eric Mintz, un experto en cólera en los Centros para El Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDCP, por sus siglas en inglés), dijo que el estudio “muestra que la vacuna es factible para la atención médica que brinda el gobierno”.

El cólera, que causa diarrea grave, mata a cerca de 91 mil personas al año, en su mayoría a niños. Es endémica en más de 50 países, la mayor parte de los cuales están localizados en Asia y Africa.

Cuando la infección se propaga en forma inesperada hacia un país nuevo, en el que nadie es inmune – como pasó después del terremoto en Haití, en el 2010, y en Zimbabue en el 2008 – puede abrumar a los sistemas de salud y matar a miles de personas en cuestión de meses.

Se presume que fueron los pacificadores de Naciones Unidas que provenían de Nepal los que introdujeron el cólera en Haití porque brotó rápidamente cerca de las filtraciones de aguas negras que salían del complejo donde estaban hospedados.

La enfermedad está generalizada en Nepal. Si se hubiese usado la vacuna en forma tan rutinaria allá como se hizo en el estudio, dijeron expertos, es posible que la bacteria nunca hubiera llegado hasta el Caribe y se podrían haber salvado muchas vidas.

UNA DE LAS GRANDES PLAGAS DE LA HUMANIDAD

En el siglo XIX, el cólera era una de las grandes plagas de la humanidad. Repetidas oleadas pandémicas de la bacteria Vibrio cholerae salieron de las aguas donde se originaron – el delta del río Ganges – a partir de 1817. La infestación de cólera en los ríos urbanos, como el Hudson y el Támesis, llevó a que ciudades como Nueva York y Londres gastaran fortunas en redes de tuberías para transportar agua potable limpia desde reservas distantes, así como en drenajes más profundos para sacar el agua de desecho cargada de bacterias.

La vacuna, llamada Shanchol, efectiva en forma sorprendente, se ha ido aceptando con lentitud.

Está basada en una que se hizo por primera vez en Vietnam, luego, en los 1990, en el Instituto Internacional de Vacunas de Seúl, en Corea del Sur, la mejoró un equipo coordinado por el doctor John D. Clemens, un científico estadounidense que hoy dirige el Centro Internacional de Investigación de Enfermedades Diarreicas en Bangladés. Shantha Biotechnics en India ha estado haciendo a la vacuna Shanchol desde el 2009.

La protección de la vacuna dura por lo menos cinco años y quizá más, aunque eso todavía no se ha probado.

Contiene dos cepas abatidas, causantes de la enfermedad, de la bacteria del cólera, se administra por vía oral y su presentación es un frasco pequeño. El régimen de dos dosis cuesta 3.70 dólares. La Fundación Bill y Melinda Gates, que pagó por la mayor parte de la investigación, espera lograr que el precio baje a menos de dos dólares conforme se incremente la producción.

Se hicieron llamados a usar la Shanchol cuando el cólera abrumaba a Haití a finales del 2010. Sin embargo, todavía no la había probado la Organización Mundial de la Salud; todavía no se publicaba el estudio que se llevó a cabo en Calcuta, en el cual se muestra cuán bien funcionaba, y eran pocas las dosis que estaban disponibles.

Los expertos acostumbrados a combatir al cólera con agua limpia y escusados seguros, también tenían miedo de que la vacuna consumiera demasiado del escaso dinero de los donadores.

“Era una reminiscencia de los primeros días del VIH, cuando algunas personas favorecían la prevención al tratamiento”, notó Ivers.

VACUNA PROBADA EXITOSAMENTE

La prueba de Calcuta en la que se muestra que la vacuna brindó a las personas 65 por ciento de protección contra la infección, se publicó, por fin, en el 2011. Al año siguiente, la organización Partners in Health la probó en unas cuantas aldeas haitianas donde la epidemia todavía persistía y encontró que presentaba casi la misma efectividad.

Médicos sin Fronteras utilizó la Shanchol en el 2012, durante un brote de cólera en Guinea, en Africa Occidental, donde la vacuna pareció ser altamente efectiva en las zonas rurales donde comenzó el brote, dijo Mintz de los CDC. Sin embargo, se acabaron las dosis una vez que la enfermedad llegó a la capital, Conakry. Al final, Médicos sin Fronteras concluyó que la vacuna había brindado protección de 86 por ciento en los primeros días. (El Ebola no llegó a Guinea sino hasta finales del 2013.)

Después de esos éxitos, la OMS empezó a almacenar la Shanchol para emergencias, contó el doctor Dominique Legros, un epidemiólogo y experto en cólera en el organismo. Desde entonces, se ha utilizado la vacuna en brotes en Sudán del Sur y Malaui.

Idealmente, notó que las reservas contendrían tres millones de dosis. Gavi, the Vaccine Alliance (una organización internacional), la ha incluido en la lista de vacunas que compra para los países pobres.

El estudio actual, mismo que se llevó a cabo en las vastas barriadas de Dhaka, la capital de Bangladés, fue el primer esfuerzo para administrar la Shanchol por medio de la atención de la salud gubernamental rutinaria a una población urbana en peligro constante de contraer la enfermedad. Fue una prueba muy grande, con casi 270 mil participantes divididos en tres grupos.

La Shanchol brindó 53 por ciento de protección a personas en el grupo que solo recibió la vacuna y 58 por ciento a quienes la recibieron junto con cloro, jabón y asesoría en cuanto a cómo lavarse las manos. Si bien el nivel de protección es más bajo que el de otros estudios sobre la vacuna, la población de las barriadas de Dhaka es excesivamente móvil, así es que solo se llegó a cerca de dos terceras partes de los residentes de cualquier barrio en el que se llevó a cabo la prueba, así es que la otra tercera parte podría haber seguido propagando la enfermedad o llevándola a zonas donde ya se la había combatido, explicaron los autores.

En un comentario publicado con el estudio que apareció en Lancet, dos epidemiólogos de la London School of Hygiene and Tropical Medicine dijeron que la Shanchol tiene “gran potencial para ayudar a controlar la enfermedad”, pero anticipan obstáculos, si es necesario repetir la dosis cada cinco años porque se necesitarían campañas sanitarias. El agua limpia y el control del drenaje siguen siendo las armas por excelencia en contra del cólera, notaron.