New York Times Syndicate

Una pelea por el tablero de tu coche

Aunque recientemente los vehículos autónomos y eléctricos se han convertido en la obsesión de empresas tecnológicas como Apple o Google, en realidad son pocos los ojos que se han puesto en la próxima generación de tableros. 
Aaron M. Kessler y Brian X. Chen
13 marzo 2015 15:52 Última actualización 15 marzo 2015 5:0
Teblero de auto

Android Auto está a punto de hacer su debut en los autos de los estadounidenses después de dos años en desarrollo. (NYT)

Cuando Google fue anfitrión de un campamento de entrenamiento Mountain View, California, en febrero para su sistema operativo Android, hubo algunos nuevos rostros en la sala: los fabricantes de autos.

Hicieron el viaje para enterarse sobre Android Auto, un nuevo sistema de tablero de instrumentos destinado a permitir que un smartphone permita la operación de la pantalla central de un auto. Tareas tan variadas como navegación, comunicación y aplicaciones de música, interactúan constantemente con la nube. Y con el conductor.

Una escena similar está desarrollándose a pocos kilómetros en Apple, donde un sistema rival, CarPlay, ha sido desarrollado para usuarios de iPhones.

Después de años de ser tratada como una interesante industria colateral, los autos se han convertido en la obsesión más reciente de Silicon Valley, y Apple ha asignado a unos 200 ingenieros a trabajar en tecnología de vehículos eléctricos mientras que Google dice que imagine que el uso público de lo autos sin conductor se dé en un plazo de cinco años.

Pero en ninguna parte esa obsesión está manifestándose más inmediatamente que en la batalla por desarrollar la próxima generación de sistemas de tableros de instrumentos de los autos. En las próximas semanas y meses, las concesionarias en todo Estados Unidos empezarán a vender vehículos capaces de operar Android Auto, Apple CarPlay, o ambos.

Los sistemas van mucho más allá de la actualmente disponible conexión Bluetooth para reproducir música o hacer una llamada de manos libres, y permiten al sistema operativo de Google o Apple esencialmente hacerse cargo e la pantalla central y ciertos botones dentro del auto.

“Los consumidores han hablado”, dijo John Maddox, director asistente del Centro de Transformación de la Movilidad de la Universidad de Michigan. “Esperan tener coordinación entre su teléfono y su vehículo”.

En las oficina centrales de Google, Android Auto está a punto de hacer su debut en los autos de los estadounidenses después de dos años en desarrollo. Si se conecta un smartphone con un cable USB, el sistema enciende la pantalla de un auto. La pantalla del teléfono, mientras tanto, se pone en negro, y no debe ser tocada mientras se conduce.

CarPlay de Apple funciona de manera similar, con íconos alegres para llamadas telefónicas, música, mapas, mensajes y otras aplicaciones que aparecen en la pantalla central del auto. (Apple declinó hacer comentarios para este artículo.)

Aunque la idea de conductores conectados constantemente que recorran los caminos plantea preocupaciones sobre los distractores al conducir, ambas compañías dicen que sus sistemas están diseñados con el objetivo contrario: hacer que los conductores que juguetean con el teléfono celular estén más seguros.

“Analizamos lo que la gente hace con sus teléfonos en el auto, y asustaba”, dijo Andrew Brenner, quien encabeza al equipo de Android Auto de Google. “Uno quiere decirles: ”Hey, no, no hagan eso’".

Brenner dijo que su equipo intentó imaginar cómo minimizar la distracción durante las tareas que la gente realiza frecuentemente mientras conduce, y también decidir qué debería evitarse completamente en el auto. Google incluso creó su propio laboratorio de distracciones del conductor, para probar diferentes variaciones.

Android Auto, por ejemplo, no tiene botón de “retroceso” como la versión del smartphone. Ni tampoco botón de “recientes”. Google Maps ha sido ajustado para presentar tipografía más grande y calles menos detalladas, para una lectura más fácil mientras se conduce.

Ninguna acción debería tomar más de dos segundos; en congruencia con los lineamientos voluntarios del Departamento de Transporte.
“Las cosas que no mostramos son igual de importantes como las que mostramos”, dijo Brenner.

La música definitivamente está incluida. ¿Video en descarga continua? Definitivamente no. La mayoría de las redes sociales también serán bloqueadas, y los textos solo pueden enviarse con órdenes de voz. Las aplicaciones en la pantalla están optimizadas para la velocidad: mire, toque y regrese la vista al camino.

“Estas son las pequeñas miradas a la pantalla que la gente realiza en el auto”, dijo. “Queremos algo que sea muy de un vistazo, que pueda verse y hacerse rápidamente”.

Cuando empezó el proyecto de Android Auto, incluía a un grupo básico de fabricantes de autos como General Motors, Audi, Honda y Hyundai. Ahora, mientras se prepara para su debut, aproximadamente dos docenas de marcas de autos se han suscrito para ofrecerlo pronto. Apple ha hecho equipo con aproximadamente el mismo número de marcas, muchas de las cuales ofrecerán los dos sistemas.

La mayoría de los fabricantes de autos están manteniendo silencio sobre sus fechas de inicio exactas, pero se espera que Hyundai actúe dentro de poco, y Volkswagen ha indicado la disponibilidad para su próximo Golf. GM ha dicho lo mismo sobre su subcompacto Spark.
Uno de los adoptadores más extendido será Ford, que este año empezará a ofrecer Android Auto y CarPlay en conjunción con la renovación del muy criticado sistema Sync del fabricante. Para fines de 2016, estarán disponibles en todos los Ford que se vendan en Estados Unidos.

“No queremos que la gente tenga que tomar una decisión sobre el vehículo con base en el teléfono móvil que tienen”, dijo Don Butler, director ejecutivo de Ford para vehículos conectados y servicios de conexión. “Queremos dar cabida a todos los clientes y todos sus dispositivos”.

Un área donde los fabricantes de autos están pasando apuros, pero los gigantes de la tecnología han encontrado más éxito, es el reconocimiento de voz. Usar comandos de voz tiene enorme potencial para ayudar a que los ojos de los conductores permanezcan en el camino. El desafío es que funcionen.

“En muchos de los sistemas que existen ahora en los autos, la interfaz de voz es casi inutilizable”, dijo Maddox, el experto en transporte de la Universidad de Michigan. “Es imprecisa, la gente se siente frustrada y simplemente dejan de usarla”.

El Estudio de Calidad Inicial 2014 de JD Power encontró que los consumidores citaron un mal reconocimiento de voz como su experiencia más insatisfactoria cuando compraron un auto nuevo.

En CarPlay de Apple, Siri, el asistente controlado por voz, guía al sistema, y la compañía ofreció especificaciones a los fabricantes de autos para asegurarse de que la voz de un usuario sea fácilmente comprensible dentro del auto. Si el auto de un usuario tiene una pantalla táctil o perillas de control, CarPlay puede ser controlado así también.

Google ha adoptado medidas similares para asegurarse de que los consumidores puedan hablar como lo hacen normalmente.

Pero pese al ímpetu que ha tomado fuerza en Silicon Valley, no todos los fabricantes de autos están convencidos de la idea de ceder sus tableros de instrumentos a los gigantes de la tecnología.

John Hanson, el gerente nacional de comunicaciones tecnológicas avanzadas de Toyota, dijo que aunque la compañía dialogó frecuentemente con Google y Apple, no tenía planes para adoptar Android Auto y CarPlay en Estados Unidos.

“Quizá eventualmente terminemos ahí, pero en este momento preferimos usar nuestras plataformas patentadas internas para ese tipo de funciones”, dijo Hanson.

Fiat-Chrysler, que se considera tiene una de las mejores plataformas de infoentretenimiento en el mercado, se ha suscrito para apoyar a los sistemas de Google y Apple. Pero un poco de lamentación es evidente. “Confiamos en que nuestros sistemas ofrecen una buena experiencia a nuestros clientes”, dijo Eric Mayne, vocero de Chrysler. “Pero tampoco nos aferramos a ellos”.

placeholder