New York Times Syndicate

Un ‘Trump turco’, un proyecto hotelero y lazos extranjeros incómodos en Dallas

Si bien Donald Trump se 'separó' temporalmente de sus negocios, estos siguen dando de que hablar y ahora es la ciudad de Dallas y su nuevo negocio Scion los que están elaborando una nueva trama de intrigas sobre sus vínculos de negocios.
Steve Eder y Ben Protess | New York Times News
31 marzo 2017 15:22 Última actualización 02 abril 2017 4:40
Mukemmel Sarimsakci, el desarrollador de bienes raíces también conocido como el "Trump Turco" (NYT)

Mukemmel Sarimsakci, el desarrollador de bienes raíces también conocido como el "Trump Turco" (NYT)

Antes de asumir la presidencia, Donald Trump prometió que su imperio empresarial se abstendría de nuevos acuerdos en el extranjero mientras él fuera presidente. Pero a medida que la Organización Trump da a conocer una nueva marca de hoteles, esa promesa no evita que la compañía traiga acuerdos extranjeros al país.

La compañía, ahora en gran medida dirigida por los hijos mayores de Trump, Eric y Donald Jr., ha seguido adelante con un proyecto hotelero en el centro de Dallas con una firma inmobiliaria que tiene profundas raíces turcas.

El hotel, de ser construido, formaría parte de la cadena Scion de la Organización Trump, una alternativa más asequible a su línea de lujo de cinco estrellas.

Una revisión que hizo The New York Times de documentos que incluyeron registros, correos electrónicos privados y sitios web archivados encontró que Alterra Worldwide, la empresa inmobiliaria que sería dueña del hotel y se asociaría con los Trump, tiene lazos de negocios en Rusia, Kazajistán y al menos dos docenas de países más.

Comúnmente, esa experiencia internacional sería un buen argumento de venta para la firma, pero es un factor que le causa complicaciones al hacer tratos con la compañía de Trump, donde ya se han planteado inquietudes internamente sobre algunas de las conexiones extranjeras de Alterra.

1
Donald Jr. y Eric Trump


Donald Jr y Eric Trump en la Torre Trump (NYT)


Estas revelaciones muestran que a medida que la Organización Trump extiende su nueva línea de hoteles en todo Estados Unidos ⎯ propiedades que los Trump administran y sus socios poseen ⎯, una asociación con Alterra invitaría a los enredos extranjeros y los potenciales conflictos de interés que la compañía dijo que buscaba evitar en sus tratos internacionales.

El presidente de Alterra, Mukemmel Sarimsakci, es un rostro conocido en Dallas, donde ha reclutado inversión extranjera para otros desarrollos inmobiliarios que merecieron elogios de los funcionarios de la ciudad.

Sarimsakci ⎯ quien es conocido como Mike, o, alternativamente, como el “Trump turco” ⎯ también es mencionado en un sitio web de consultores expertos que cobra 465 dólares por hora por asesorar sobre la realización de negocios en países como Irán, México y Nigeria. Y ha asesorado a los gobiernos de Sri Lanka, Azerbaiyán, Sudán y Georgia, entre otros, sobre energía renovable, reconoció ante el Times.

Su hermano y antiguo socio de negocios, Yusuf Sarimsakci, ha ayudado a supervisar desarrollos inmobiliarios en todo el mundo, incluido el Ritz-Carlton en Moscú cerca del Kremlin, el hotel donde Trump se hospedó en 2013 cuando su concurso de belleza Miss Universo se efectuó en la ciudad. En ese proyecto, Yusuf trabajó con un rico hombre de negocios kazajo que tiene vínculos con el líder intransigente de ese país.

“En construcción, hacemos negocios en Rusia, Kazajistán e Irak, y tenemos una gran oficina en Estambul”, dijo Mike Sarimsakci en 2015 en un evento de empresas emergentes en Texas, y añadió: “Y eso es dirigido por mi hermano, mi socio”.

La revisión del Times de los tratos de negocios internacionales de Alterra también encontró que Yusuf había trabajado con una variedad de empresas basadas en el secreto corporativo y los refugios fiscales como las Islas Vírgenes Británicas, una revelación de la enorme filtración de documentos legales y financieros conocida como los Papeles de Panamá.

Al menos tres de las empresa compartían un domicilio en las Islas Vírgenes Británicas que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ⎯ sin relación con Yusuf, quien nunca ha sido acusado de un delito ⎯ identificó como sede de una entidad norcoreana sancionada.

La revisión del Times encontró que Alterrra y sus socios han hecho negocios en países que tienen relaciones complejas y tensas con Estados Unidos; incluido Turquía, que se ha vuelto un lugar problemático para el gobierno de Trump. (Sarimsakci no respondió a preguntas sobre sus opiniones acerca de la política turca, aunque publicaciones en Twitter de 2015 muestran algún apoyo al gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan.)

En enero, Trump y sus abogados anunciaron su plan de ética, el cual incluía poner a su negocio en un fideicomiso administrado por sus dos hijos mayores y un ejecutivo, mientras también designaba a un asesor de ética externo y a un abogado especializado en cumplimiento de leyes para revisar los acuerdos potenciales.

La asociación potencial con la firma de Sarimsakci no ha superado todavía esos obstáculos éticos, y abogados que analizan el acuerdo han planteado en privado dudas sobre algunas de las conexiones extranjeras, incluidos los lazos de Yusuf con Rusia, según una persona informada del asunto pero que no estaba autorizada a hablar en público sobre los negocios de la Organización Trump.

1
El primer trabajo de Sarimsakci en Dallas: Alto 211


Alto 211 en Dallas, el primer edificio que desarrolló Sarimsakci (NYT)


Es posible que el acuerdo siga adelante solo si Sarimsakci acepta las restricciones sobre sus socios y el financiamiento del acuerdo. El proceso de revisión es iterativo, permitiendo a la Organización Trump reestructurar los acuerdos si el experto en ética plantea motivos de preocupación.

En una entrevista, Eric Danziger, director ejecutivo de la operación hotelera de la Organización Trump, dijo que la compañía había firmado cartas de intención con Sarimsakci y unos 30 socios más en todo el país, pero que no había acuerdos finales o garantías.

De todos esos socios, Sarimsakci es el único que ha sido públicamente confirmado, ya que ha pregonado el acuerdo potencial en los medios noticiosos locales.

“Ese dueño en particular se adelantó por la razón que sea”, dijo Danziger, quien añadió que había cuatro potenciales acuerdos de Scion en el área de Dallas, ciudad a la que llamó “un mercado perfecto para nosotros”. Dijo que una potencial asociación con Alterra seguía en la mesa y que los lazos extranjeros no le descalificarían automáticamente.

Al elaborar su política de ética presidencial, Trump otorgó consideración extra a los tratos internacionales, dada la cláusula de emolumentos de la Constitución que prohíbe a los empleados federales aceptar regalos de líderes o gobiernos extranjeros.

El mandatario prometió que las utilidades generadas por gobiernos extranjeros en los hoteles Trump existentes serían donadas a la Tesorería de Estados Unidos.

Se puede decir que los proyectos en Estados Unidos, incluso aquellos financiados con dinero extranjero, representan menos una amenaza de reputación o ética para la compañía y el presidente porque estarían sujetos a las leyes y regulaciones locales. Aun así, una vez que se involucra dinero extranjero, puede ser difícil rastrear sus orígenes.

Mike Sarimsakci ha sido citado en The Dallas Business Journal diciendo que el acuerdo sería financiado por su familia y socios de negocios en Turquía y Kazajistán. En declaraciones recientes a The Dallas Morning News, que ha hecho una crónica de las dificultades legales y de negocios de Sarimsakci en Estados Unidos, se retractó de esas declaraciones y dijo que el dinero provendría solo de él y dos socios estadounidenses. Declinó dar detalles al Times.

1
Larry Hamilton, otro de los socios


Larry Hamilton, un desarrollador de Dallas (NYT)


Aunque Sarimsakci ha dicho que espera trabajar en los hoteles Scion en varias ciudades, Dallas parece ser la primera.

Como los desarrollos inmobiliarios extranjeros han sido archivados, la marca Scion, anunciada en septiembre, es una parte esencial de los planes de expansión de la compañía. Además de Dallas, la Organización Trump está buscando ubicar hoteles Scion en Austin, Texas; Cincinnati; Nashville, Tennessee; y Charlotte, Carolina del Norte, parte de su estrategia para abrir hoteles de cuatro estrellas en mercados secundarios.

Pero Danziger, el director de la operación hotelera de Trump, advirtió que hasta la mitad de los acuerdos para los potenciales Scion podría frustrarse y que los socios potenciales no deberían adelantarse.

“Mi experiencia es la ballena que lanza un chorro de agua y es arponeada”, dijo.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos