New York Times Syndicate
THE NEW YORK TIMES

Un salto para jugarse la vida

No, la carrera de obstáculos para caballos más peligrosa no está en Inglaterra, como muchos pueden pensar. Es República Checa la que alberga el certamen más extremo: el "Velka Pardubicka", en el que incluso algunos animales resultan muertos. 
The New York Times
24 octubre 2014 4:23 Última actualización 26 octubre 2014 5:0
El Grand National de Inglaterra es la carrera de obstáculos para caballos más complicada del mundo. (NYT)

Hasta metro y medio deben saltar los caballos que participan en el Velka Pardubicka. (NYT)

PARDUBICE, REPÚBLICA CHECA.– Es posible que el Grand National de Inglaterra sea la carrera de obstáculos para caballos más famosa del mundo. Los caballos y sus jinetes saltan hasta más de metro y medio. 

Pero el salto más histórico, si no es que el más dramático y polémico, está aquí, cerca de una hora en coche del centro de Praga. El 12 de octubre, como ha sido el caso casi cada año desde 1874, se ha llevado a cabo el Velka Pardubicka (literalmente, el Gran Pardubice) y los caballos participantes se enfrentaron al Taxisuv prikop, o zanja Taxis, brutal, que, al paso de los años, ha reclamado muchas carreras y diversas vidas.

El Taxis ocupa un lugar sagrado en las carreras europeas, ya que no se permite a los jinetes practicar el salto y la única carrera donde existe es en el Velka, una severa prueba de resistencia en la que se hace a los caballos salir disparados a campo traviesa y realizar 31 saltos y casi siete kilómetros (un poco menos de cuatro veces la distancia del Derby de Kentucky). En las 124 carreras Velka, no ha habido una sola en la que hayan podido terminar todos los caballos que comenzaron.

1
   

   

caballos

A menudo, Taxis es donde se deciden las cosas. Llamado así por un príncipe del siglo XIX que persuadió a los organizadores para que conservaran el peligroso salto en lugar de omitirlo de la carrera por temor, el Taxis presenta su elevado seto y un foso con una profundidad de casi un metro y cerca de 5.8 metros de longitud.

Desde 1927, han muerto 24 caballos tras caer en el Taxis, incluida una yegua marrón llamada Zulejka, a la que sacrificaron en la carrera de ese año.

Fue una escena triste: rápidamente, trabajadores colocaron una cortina alrededor del animal en mal estado, al tiempo que tanto él como el jinete recibían atención médica. Más temprano esa tarde, durante una de las carreras preliminares, habían sacrificado a otro caballo, Tammy Classy, en forma similar, tras haberse caído en otro salto.

Las muertes no afectan a la popularidad de la carrera –fue abrumadora la muchedumbre que asistió este año–, pero las inquietudes conocidas que tienen las organizaciones por los derechos de los animales persisten perpetuamente en torno a las carreras de caballos. Las protestas contra el Velka alcanzaron un punto máximo hace más de 20 años, cuando un grupo de manifestantes irrumpió desde el bosque circundante, justo antes del inicio de la carrera de 1992, en un intento por cancelarla (solo consiguieron que se retrasara).

1
  

   

caballos

El Grand National, en el cual también ha habido numerosas fatalidades hípicas, ha sido en centro de la atención de protestas similares, aunque pareciera que recientemente ha menguado el desencanto con el Velka.

“Allá en los 1990, de hecho, los organizadores promovieron la carrera como algo en donde era posible que se presenciara alguna muerte; fue realmente horripilante”, señaló Filip Fuchs, un activista que participó en las protestas. “Se convirtió en símbolo del maltrato a los animales. El año siguiente a las protestas, hicieron cambios en la pista y fue bueno verlo. Algunas personas todavía están molestas por la carrera, pero no es el mismo tipo de problema que antes”.

Y, con todo, la seguridad sigue siendo un problema evidente. En 2013, terminaron solo seis de los 20 caballos que empezaron el Velka, y se sacrificó a uno porque se cayó; este año 17 de los 22 que salieron terminaron, pero tres se cayeron en Taxis. En los últimos ocho años, Zulejka fue la quinta que murió después de una caída en el Velka.

Quienes apoyan la carrera indican que, en general, las lesiones han sido menos en Taxis desde 1993, cuando los organizadores redujeron las dimensiones del salto y suavizaron el sitio de caída, que antes estaba cortado en un implacable ángulo recto. Además, se removieron del seto unos postes de madera con lo cual las ramas tienen algo de flexibilidad en lugar de la rigidez que, en ocasiones, había hecho que los caballos de saltos cortos dieran volteretas catastróficas.

“Cuando alguien mira desde afuera, quizá piense que es injusto o inseguro”, notó Jiri Janda, un funcionario responsable de mantener la pista en buenas condiciones. “Pero es muy diferente ahora que antes, y es de los primeros de la carrera, así es que los caballos están fuertes. Taxis es el salto característico y, por lo general, los caballos pueden con él”.

Vaclav Chaloupka, quien ganó la carrera en cuatro ocasiones, de 1969 a 1977, dijo que casi cada obstáculo en el Velka puede ser la perdición del jinete; una realidad que elogian los aficionados a las carreras por considerar que es uno de los grandes atributos que tienen. Incluso, el Grand National, el cual se efectúa cada abril, cerca de Liverpool, en Inglaterra, es una carrera con 16 obstáculos que los competidores recorren dos veces.

Aquí, cada obstáculo es único y hay una mayor variedad, ya que los caballos deben sortear setos, agua y vallas, así como una cuesta, conocida como "Banco Irlandés", en la que el corcel tiene que menearse hacia arriba y hacia abajo. Los puristas también alaban la conexión con el terreno natural que tiene el Velka, ya que los caballos corren parte de la carrera sobre pasto y parte sobre tierra o lodo, zigzagueando por toda una vasta pista en la que se pone a prueba hasta al mejor par de binoculares.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica