New York Times Syndicate

Un pequeño bosque de una familia puede ayudar a salvar al planeta

Los bosques familiares, heredados de una generación a otra, representan un enorme recurso que no ha sido usado para combatir los estragos generados por el cambio climático.
New York Times
14 octubre 2016 17:12 Última actualización 15 octubre 2016 5:5
bosque


Más de la mitad de las 304 millones de hectáreas de bosques en Estados Unidos son de propiedad privada. (NYT)

La familia de Eve Lonnquist ha sido dueña de un bosque en las montañas del noroeste de Oregón desde que su abuela compró el terreno en 1919. Su padre, con 95 años de edad, todavía vive en la propiedad de 64 hectáreas. Y ella y su esposa manejan hasta allá desde su casa, justo en las afueras de Portland.

Sin embargo, a últimas fechas, Lonnquist, de 59 años, retirada hace poco, ha estado pensando en el futuro del terreno de su familia. Como muchos dueños de pequeños bosques, extraen algún ingreso de la explotación forestal y le gustaría seguir haciéndolo. Sin embargo, también le gustaría ver que el bosque, con sus grupos de abetos Douglas, alisos y cerezos, esté protegido de la tala indiscriminada o que se lo vendan a constructoras.

“Para nosotros, la propiedad es la historia de nuestra familia”, comentó.

Más de la mitad de las 304 millones de hectáreas de bosques en Estados Unidos son de propiedad privada, la mayoría de las cuales está en manos de personas como Lonnquist, con terrenos de 405 hectáreas o menos. Estos bosques familiares, arguyen las organizaciones ambientalistas, representan un recurso enorme, sin explotar, para combatir los efectos del cambio climático.

Conservar los árboles y ganar dinero con ellos podría parecer incompatible. Sin embargo, Lonnquist está esperando hacer ambas cosas al capitalizar la capacidad del bosque para limpiar el aire, convirtiendo el carbono almacenado en el bosque en créditos que se pueden vender a contaminadores que quieren o necesitan compensar su huella de carbono.

1
 

 

bosque

“Los árboles son la forma número uno en la que se puede quitar el carbono de la atmósfera y almacenarlo en la vegetación en el largo plazo”, dijo Brian Kittler, el director de la oficina regional occidental del Instituto Pinchot para la Conservación, que tiene un programa en Oregón para ayudar a los dueños de bosques familiares a desarrollar proyectos potencialmente rentables sobre el carbono.

Ya se han enlistado como almacenes de carbono a bosques más grandes por todo el mundo, gracias a programas como la iniciativa de Naciones Unidas para la reducción de emisiones de la deforestación y la degradación de bosques en los países en desarrollo (REDD), que fomentan la conservación forestal en todo el mundo a cambio de créditos que se pueden vender en los mercados globales de carbono.

Algunas grandes madereras, incluida Potlatch, también han entrado en los mercados y han reducido la explotación forestal a niveles por debajo de los límites legales para recibir millones de dólares en créditos.

Sin embargo, hasta ahora, los dueños de pequeños bosques, hasta los que tienen una mentalidad conservacionista, como Lonnquist, no se han apresurado a abrazar el almacenamiento de carbono basado en el mercado. Muchos ni siquiera conocen su existencia y es frecuente que quienes sí saben de ella encuentren desconcertantes las complejidades.

Algunos dueños creen, equivocadamente, que para entrar en los mercados del carbono deben renunciar a los ingresos por la explotación forestal. Y algunos son renuentes a perder la capacidad de convertir sus árboles en dinero en efectivo con rapidez, se han resistido a firmar contratos para mantener un bosque por 15 a 125 años.

Aun más abrumador es que el costo de llevar un bosque al mercado del carbono _ un proceso que involucra realizar un inventario de los árboles, tasar el contenido de carbono del bosque, estimar el crecimiento futuro y someterse a varios niveles de auditorías _ ha sido tan alto que se eliminaría cualquier ganancia para la mayoría de los pequeños terratenientes.

Durante años, las organizaciones ambientalistas, como el Instituto Pinchot y Nature Conservancy, han estado buscando una forma de eludir estas trabas, instruyendo a los dueños sobre el potencial de los mercados para generar ingresos y encontrar formas de reducir los costos.

“Tradicionalmente, tu única herramienta para generar ingresos ha sido la cosecha periódica de madera”, comentó Josh Parrish, el director del programa de trabajo en los bosques de Nature Conservancy, que están trabajando con los dueños de bosques particulares en Pensilvania y Tennessee. “Lo bueno del carbono es, esencialmente, que se le está pagando a la gente para que mejore la administración forestal”.

De hecho, si los dueños de pequeños bosques pueden superar las barreras, los mercados de carbono pueden ser rentables, proporcionando una buena inyección inicial de dinero y luego pagos anuales en cantidades mucho menores.

Los créditos de carbono del bosque de Lonnquist podrían darles aproximadamente 235 mil dólares en los primeros seis años y alrededor de 6 mil dólares al año después de eso, comentó Kyle Holland, el director administrativo de la firma Ecological Carbon Offset Partners de California que ayuda a los dueños de pequeños bosques a entrar en los mercados del carbono.

Lonnquist y su familia todavía pueden talar, pero sobre una base limitada, siempre que se apeguen a un plan de administración del bosque y mantengan un nivel constante de almacenaje de carbono por medio del crecimiento continuo del mismo.

Es factible que se fortalezca el argumento económico para que los dueños particulares entren en los mercados del carbono. Los bosques, especialmente en zonas como el noroeste de Estados Unidos, donde los árboles crecen muy altos y son gruesos, tienden a atraer precios más altos que los de muchas otras medidas de conservación. Y, con el pacto sobre el clima del año pasado en París, algunos analistas esperan que aumenten los precios del carbono, ahora en cerca de tres a 12 dólares por tonelada en Estados Unidos.

Kittler dijo que el instituto de conservación, que subsidia la preparación del bosque de Lonnquist con la ayuda de una subvención federal y que se ha asociado con la firma de Holland para el proyecto Oregón, espera alentar a más dueños a entrar en los mercados.

A Lonnquist y otros propietarios se les dará la opción de vender créditos en el mercado mundial o en el de California, creado de conformidad con la Ley de soluciones al calentamiento mundial, del 2006 en el estado.

Acontecimientos recientes en la silvicultura pueden ayudar a que la posibilidad sea más atractiva al bajar los costos iniciales para los dueños. La compañía de Holland, por ejemplo, ha desarrollado una herramienta digital _ un teléfono inteligente equipado con un láser para medir distancias y un inclinómetro para medir la altura _ que él cree reducirán enormemente los gastos de realizar un inventario forestal, lo que es típico que cueste entre 40 mil y 100 mil dólares, o más, dependiendo de la superficie del terreno.

Los dueños particulares de bosques que solicitan el servicio de Holland pagan 75 dólares por la inscripción y reciben el teléfono inteligente. Si después de realizar el inventario deciden continuar con el proyecto del carbono, le pagan 1,350 dólares para completar el proceso.

Algunas pequeñas propiedades no almacenan suficiente carbono para hacer que siquiera valga la pena realizar el esfuerzo. El precio del carbono, dijo Holland, tiene que ser de 10 dólares o más la tonelada “para que salgan las cuentas” del dueño. Y todavía se necesita la aprobación de los métodos nuevos, como los de Holland, por parte de las empresas que verifican los inventarios forestales o fungen como registros oficiales del mercado.

Sin embargo, Jessica Orrego, la directora de silvicultura del Registro Estadounidense del Carbono, dijo que tales avances podrían ser la clave para incorporar a los dueños de pequeños bosques.

“Apoyamos totalmente”, dijo. “Somos defensores de la innovación. Pensamos que es extremadamente importante en el mercado del carbono”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
La vida de un gaucho en el fin del mundo
¿Qué no decir a un paciente con cáncer?
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos