Secuenciarán el ADN para una mejor calidad de vida
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Secuenciarán el ADN para una mejor calidad de vida

COMPARTIR

···
New York Times Syndicate

Secuenciarán el ADN para una mejor calidad de vida

La empresa Human Longevity construirá la operación más grande de secuenciación del ADN humano del mundo, capaz de procesar 40 mil genomas humanos al año. Con ello, la población gozará de una mejor calidad de vida.

The New York Times
16/03/2014

Se cree que el acaudalado emprendedor J. Craig Venter engaña al envejecimiento y a la muerte. Este hombre espera hacerlo recurriendo a su primer amor: la secuenciación de los genomas.

Venter anunció en marzo que empezaría una nueva compañía, Human Longevity, que se centrará en resolver cómo puede vivir más la gente y llevar vidas más sanas.

Para hacerlo, la compañía construirá lo que Venter dice será la operación más grande de secuenciación del ADN humano del mundo, capaz de procesar 40 mil genomas humanos al año.

,,

La enorme cantidad de datos del ADN se combinará con otra información sobre la composición de la salud y el organismo de las personas de cuyo ADN se hace la secuenciación, con la esperanza de recopilar conocimientos sobre las causas moleculares del envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad, como las cardiacas y el cáncer.

Frenar el envejecimiento, si se puede hacer, podría ser una forma de prevenir muchas enfermedades.

“Tu edad es tu factor de riesgo número uno en casi todas las enfermedades, pero no es una enfermedad en sí misma”, dijo Venter. No obstante, su compañía también trabajará en el tratamiento de enfermedades del envejecimiento en lo individual.

Human Longevity señaló que ha recaudado 70 millones de dólares, en su mayor parte entre individuos acaudalados, algunos de los cuales han apoyado a la empresa ya existente, Synthetic Genomics. Venter refirió que la mayoría de esos inversionistas es K.T. Lim, un multimillonario malasio que maneja a Genting Berhad, un conglomerado de apuestas.

Sin embargo, una parte “nada insignificante” del financiamiento proviene de Illumina, el fabricante de maquinaria para la secuenciación del ADN, el cual domina el mercado. Human Longevity ordenó dos de los nuevos sistemas HiSeq X Ten con tecnología de punta de Illumina, cada una de las cuales tiene un precio de lista de 10 millones de dólares.

Se conoce más a Venter por haber tenido una operación con financiamiento privado para secuenciar el primer genoma humano, que empató con el Proyecto del Genoma Humano con fondos públicos en 2000. Hace poco, Venter informó que creó lo que algunos han llamado la primera célula sintética.

El año pasado, el director ejecutivo de Google, Larry Page, anunció que su compañía crearía la empresa contra el envejecimiento Calico, a la cual maneja Arthur D. Levinson, el exdirector ejecutivo de Genentech.

El director ejecutivo de Oracle, Larry Ellison, financió investigación anti-envejecimiento mediante su fundación. Debido a que el costo de la secuenciación está bajando rápidamente, otros grupos también están llevando a cabo enormes esfuerzos orientados a encontrar las claves de las enfermedades. Regeneron Pharmaceuticals anunció en enero uno para secuenciar 100 mil genomas humanos.

Hace poco, científicos reportaron que un estudio genético de 150 mil personas reveló una mutación que reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Illumina asegura que, con su nuevo sistema X Ten, el costo para secuenciar un genoma humano será de menos de mil dólares.

Venter comentó que su compañía planea secuenciar el genoma tanto de personas sanas como de las enfermas, desde niños hasta centenarios. La compañía también hará la secuencia de los microbiomas de las personas, es decir los microbios que viven sobre ellas y en ellas. Y firmó un contrato con otra empresa, Metabolon, que puede medir sustancias químicas en la sangre.

Algunos científicos externos elogiaron el esfuerzo:

“Creo firmemente que es algo científicamente maravilloso”, aseveró el doctor Thomas Perls, un profesor en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, quien ha estudiado la genética de los centenarios. “Busca lanzar mucho dinero a eso para hacer mucha ciencia rápidamente”.

Perls dijo que la mayoría de las personas deberían poder vivir hasta finales de los ochenta años, y si no es así es probable que se deba a estilos de vida poco saludables y no a la genética. Sin embargo, aceptó, la capacidad para vivir 105 años o más está impulsada fuertemente por la genética. "Estas personas parecen tener variaciones genéticas que las protegen de las enfermedades del envejecimiento".

No está claro que tan rápidamente, si es el caso, el examen minucioso de los datos producirá conocimientos utilizables y cómo la compañía ganaría dinero. Human Longevity ya ha dicho que planea vender los datos a farmacéuticas y, al final, beneficiarse de la venta de fármacos y pruebas de diagnóstico derivadas de sus hallazgos. También está considerando ofrecer terapia con células troncales.

El doctor Eric J. Topol, el director de Scripps Translational Science Institute sostuvo que, si bien la nueva compañía podría expandir el conocimiento, “falta muchísimo para traducirlo a significativas terapias con fármacos”.Y agregó: “no hay forma de saber si la longevidad se verá favorablemente influenciada”.

Si bien a Venter se le conoce por sus descubrimientos científicos, sus antecedentes en los negocios son ambiguos. Aunque tuvo éxito en su compañía anterior, Celera Genomics, en la secuenciación de uno de los primeros genomas humanos, no pudo hacer el negocio de la venta de los datos a las farmacéuticas porque los datos del rival Proyecto del Genoma Humano estaban disponibles en forma gratuita.

Mantener una ventaja comercial podría ser un problema para Human Longevity también, ya que muchas otras compañías e instituciones académicas se encuentran realizando demasiados estudios genómicos.

Mientras Venter puede tener razón al decir que la capacidad en cuanto al genoma humano de su nueva compañía será mayor que la de las demás, pareciera que no es mucho mayor. El Broad Institute en Cambridge, Massachusetts, por ejemplo, adquirió recientemente el equivalente a los sistemas 1.4 Illumina X Ten.

Venter dijo que su compañía espera incrementar su capacidad a 100 mil genomas al año. Sin embargo, aún a mil dólares por genoma, ello significaría que la compañía gastaría 100 millones de dólares al año tan sólo en secuenciaciones, sin contar todos los demás estudios que quiere hacer. Lo anterior es un gasto muy grande para compensar y significa que no se llegará muy lejos con los 70 millones de dólares que ha recaudado hasta ahora.

Obtener los genomas para probar también podría llevarse tiempo. Human Longevity dijo que colaboraría con el centro Moores Cancer en la Universidad de California en San Diego y ofreció secuenciar el ADN de tumores de todos los pacientes, así como el de células sanas. Al principio, no se les cobraría a los pacientes; al final, la compañía espera vender esos servicios.

Muchos centros de cáncer ya están haciendo pruebas de genes selectos en tumores para buscar mutaciones que pudieran indicar los tratamientos que serían mejores para los pacientes. Todavía no está claro qué tanto más se ganaría secuenciando todo el genoma de las células de los tumores.

La compañía tendrá su sede en San Diego, donde también se encuentra Synthetic Genomics, empresa que trata de utilizar sofisticadas técnicas de ingeniería genética para crear organismos que puedan producir combustibles, químicos y medicinas.

Asimismo, hay una unidad del centro de investigación no lucrativo de Venter, el J. Craig Venter Institute, en San Diego.

Venter será presidente y director ejecutivo de Human Longevity. Sus cofundadores, el presidente de X Prize Foundation, el doctor Peter H. Diamandis será el vicepresidente, y el fundador y director científico de operaciones de terapia celular en la compañía de biotecnología Celgene, el doctor Robert Hariri.