New York Times Syndicate

Puse a prueba a Siri y sus amigas, y todas reprobaron

Los asistentes personales Siri, de Apple Cortana, de Microsoft; M, de Facebook; y la asistente de voz en las apps de Google fueron probadas y calificadas una a una por el New York Times, estos fueron sus resultados.
New York Times
05 febrero 2016 19:20 Última actualización 07 febrero 2016 5:0
  [Siri es un asistente de voz de dispositivos Apple / Bloomberg]  


Apple dijo que Siri se había “vuelto más rápida y más lista”. (Bloomberg)

Cuando hace poco le pregunté a Alexa que qué equipos jugarían en el Súper Tazón, respondió, en forma algo monótona: “El ganador del Súper Tazón 49 es los Patriotas de Nueva Inglaterra”.

“Vamos, ese fue el Súper Tazón del año pasado”, dije. “Hasta yo lo hago mejor”.

En ese momento, estaba solo en mi sala. Estaba hablando con la compañera virtual dentro de Echo, los bafles inalámbricos de Amazon, la cual salió a la venta en junio. Conocida como Alexa, la elite cibernética de Silicon Valley, obsesionada con la tecnología, le ha dado reseñas entusiastas y se ha convertido en uno de los miembros más recientes del club de las asistentes virtuales.

Los llamados Horrorosos Cinco, los gigantes de la tecnología _ Apple, Microsoft, Amazon, Facebook y Google, ahora parte de Alphabet _ ofrecen asistentes virtuales, que manejan tareas tediosas en respuesta a comandos verbales o pulsaciones de las teclas, en diversos aparatos. Siri, de Apple, es la más conocida, ya que ha estado disponible desde el 2011, pero Microsoft ahora tiene a Cortana; Facebook está probando una llamada M, y Google incluye su asistente de voz en sus aplicaciones de búsqueda.

Estas compañías van a presentar planillas de anotaciones sobre su progreso con los informes de ingresos trimestrales en las próximas semanas, así es que, ¿qué mejor momento para repartir tarjetas de calificaciones a sus asistentes artificialmente inteligentes? Con eso en mente, yo puse pruebas a las asistentes y califiqué sus capacidades al realizar 16 tareas en categorías que, por lo general, disfrutan la mayoría de los consumidores: música, productividad, viajes y traslados cotidianos, cenas, entretenimiento e intereses, como los deportes.

Al final, ninguna de las asistentes de voz obtuvo una calificación que enorgullecería al padre exigente. A continuación están los resultados, en términos de la media a partir de 4.0.

_ Google (Google): 3.1
_ Siri (Apple): 2.9
_ Cortana (Microsoft): 2.3
_ Alexa (Amazon): 1.7

La de Apple fue la más fuerte en tareas de productividad, como llevar la agenda y los correos electrónicos; Google estuvo mejor en las tareas de viajes y las relacionadas con los traslados cotidianos. Alexa sobresalió en música y Cortana estuvo mediocre en todos los aspectos. Facebook quedó fuera del sistema de calificación porque la compañía negó acceso a M, aunque sí estuve con ella dos horas en la cuenta de un amigo. Más al respecto más adelante.

Apple dijo que Siri se había “vuelto más rápida y más lista”, y habla más idiomas que otras asistentes. Microsoft dijo que apenas “estaba rascando la superficie” en cómo Cortana puede ayudar a las personas. Google dijo que quiere que los teléfonos inteligentes hagan más de las tareas pesadas, para que los usuarios puedan hacer un montón de cosas con solo hablarle a Google. Amazon no respondió las solicitudes para comentar.

En cuanto al frente de la productividad, Siri, a la que se llama presionando el botón de inicio en el iPhone o diciendo: “Hey, Siri”, fue la que mejor pudo agendar una reunión con un amigo en Hawái, checar lo que estaba en mi agenda para el día siguiente, enviar un correo electrónico y leer en voz alta el correo más reciente. Otras solo pudieron completar algunas de esas tareas _ Google no pudo leer mi último correo en voz alta y Alexa no pudo elaborar uno, ni crear una cita en la agenda.

Siri también estuvo bien en las tareas relacionadas con la música, pero Alexa lo hizo mejor. Ambas asistentes pudieron tocar la canción “Hey” de Pixies, poner el episodio más reciente del podcast “Radiolab” y tocar música del género instrumental. Sin embargo, Alexa, a la que se llama con simplemente decir: “Alexa”, pudo tocar estaciones específicas de música en Pandora, mientras que Siri solo pudo abrir la aplicación Pandora.

Google, que integra a la asistente controlada con la voz en la aplicación móvil Google, logró las calificaciones más altas en terminación de las tareas de viajes y relacionadas con el traslado cotidiano. Respondió perfectamente a la pregunta: “¿Cómo está el tránsito hasta el 221 de Main Street?”, al mostrarme qué tanto tiempo me llevaría manejar hasta ahí.

En tanto a las tareas relacionadas con comida, Google y Apple empataron. Cada una de las asistentes pudo encontrar una lista de restaurantes indios cercanos. Solo la asistente de voz de Google pudo ordenar comida a domicilio, pero con un proceso poco intuitivo que requirió mencionar un restaurante en particular que entrega a domicilio mediante una de las aplicaciones a las que Google se ha unido. Siri fue la única capaz de reservar en un restaurante.

En cuanto a intereses especiales, les hice dos preguntas bastante obvias a cada asistente: ¿quién ganó los partidos de futbol americano del domingo pasado y quién jugará en el Súper Tazón?

Google, Cortana y Siri cargaron los marcadores de los partidos de la Liga Nacional de Futbol para el domingo. Sin embargo, solo Google y Cortana pudieron decir que los Panteras de Carolina se enfrentarían a los Broncos de Denver en el Súper Tazón, mientras que Siri solo pudo decir que el gran juego se llevaría a cabo el 7 de febrero en el estadio Levi, en Santa Clara, California. Alexa, por otra parte, estaba igual que yo, sin tener ni idea de los deportes: no pudo responder a ninguna de esas preguntas.

Eso me trae a la elusiva asistente M de Facebook. La red social negó mi solicitud de conocerla _ solo un número reducido de probadores ha tenido acceso a ella _, así es que utilicé la cuenta Messenger Facebook de un amigo privilegiado para conocerla. De acuerdo con la compañía, M está controlada en parte con inteligencia artificial y en parte por humanos; uno se comunica con M, enviándole mensajes por el servicio de Facebook, tal como se haría con un amigo.

En el limitado tiempo que pasé con M, le pedí que manejara algunas de las tareas más mundanas: llamar a la compañía del agua para preguntar sobre mi recibo, averiguar qué carnes están de oferta en la tienda Whole Foods de mi localidad e indagar cuándo sería la temporada más barata para que mi editor volara a Hong Kong (no es que quisiera deshacerme de él).

M ponderó unos minutos antes de responder cada pregunta, lo que me hizo sospechar que una persona maneja la mayor parte de las tareas. Así es que le pedía que programara una sesión de fotografías en el estudio de un amigo mío. En cuestión de minutos, sonó el teléfono del estudio y contestó mi amigo.

_ Hola, llamo en nombre de mi jefe _ dijo M, que sonaba como una joven. Quiere saber si ustedes tienen la capacidad para una sesión de fotografías a las 2 p.m. de mañana.

M dejó un número telefónico con un código de área 650, que incluye a Menlo Park, en California, donde están las oficinas centrales de Facebook.

_ No escuché su nombre _ dijo mi amigo del estudio.

_ Mi nombre es M _ respondió la asistente no tan virtual. Messenger es el apellido.

_ ¿Es griego? _ preguntó mi amigo del estudio de fotografía. M rio nerviosamente.

En otras palabras, es probable que M sea más capaz que todas las asistentes virtuales, pero, en gran parte, porque son humanos los titiriteros que manejan las tareas que no puede realizar la inteligencia artificial. Eso me hace dudar de que muchos consumidores llegarán a conocer a M, al menos, en su estado actual, en el que es gratis.

“M todavía está en sus etapas muy pero muy tempranas”, dijo Facebook en un boletín. “Todavía no nos concentramos en escalar a M a un gran número de personas”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos