New York Times Syndicate

Por qué 2017 puede ser el mejor año de todos

Las noticias giran en torno a lo que hace y lo que hará Donald Trump en su presidencia y como afectará a EU y al mundo; esto hizo que no nos diéramos cuenta que 2016 fue el mejor de la humanidad y que este año será...
New York Times
27 enero 2017 18:20 Última actualización 29 enero 2017 4:55
Una de las mejores noticias de este 2017, menos pobres en el mundo (New York Times)

Una de las mejores noticias de este 2017, menos pobres en el mundo (The New York Times)

Existe un amplio consenso de que el mundo está en las últimas y cada titular nos recuerda que la vida está empeorando.

Excepto porque no es así. De hecho, según algunas métricas importantes, el 2016 fue el mejor año en la historia de la humanidad. Y, probablemente, el 2017 será todavía mejor.

¿Cómo puede ser? Estoy tan horrorizado como cualquiera con la elección de Donald Trump, las matanzas en Siria y así sucesivamente. Sin embargo, si bien temo lo que Trump le hará a Estados Unidos y al mundo, aplaudo a quienes se le enfrentan; el gobierno de Trump no es lo más importante que está pasando. Pueden responder a esto:

En cualquier día normal, la cantidad de personas en todo el mundo que viven en pobreza extrema:

A) Aumenta en cinco mil personas debido al cambio climático, la escasez de alimentos y la corrupción endémica.

B)
Se queda más o menos igual.

C)
Se reduce en 250,000 personas.

Las encuestas de opinión muestran que alrededor de 9 de cada 10 estadounidenses creen que la pobreza mundial ha empeorado o sigue igual. Sin embargo, de hecho, la respuesta correcta es C. Cada día, un promedio de cerca de un cuarto millón de personas en todo el mundo se gradúa de la pobreza extrema, según cifras del Banco Mundial.

O, si se necesita un mayor estallido de buenas noticias, se puede considerar lo siguiente: apenas a partir de 1990, se ha salvado la vida de más de 100 millones de niños con vacunas, promoción de la alimentación materna, el tratamiento de la diarrea y más. Si casi lo peor que le puede pasar a un padre es perder a un hijo, ahora hay la mitad de las probabilidades de que suceda, en comparación con ese año.

Cuando empecé a escribir sobre la pobreza mundial a principios de los 1980, más de 40 por ciento de todos los humanos vivían en pobreza extrema. Ahora, son menos de 10 por ciento. Parece ser que para el 2030, solo será tres o cuatro por ciento. (Se define a la pobreza extrema como la población que viven con menos de 1.90 dólares por persona al día, ajustados a la inflación.)

Durante casi toda la historia humana, la pobreza extrema ha sido la condición por omisión de nuestra especie y ahora, durante nuestro turno, casi la estamos eliminando. Se trata de una transformación asombrosa que yo creo que es de las cosas más importantes que están pasando en el mundo hoy, sin importar cuáles son las noticias desde Washington.

Claro que seguirá habiendo pobreza de un tipo menos extremo, cantidades más reducidas de niños que seguirán muriendo innecesariamente y la desigualdad sigue siendo inmensa. Oxfam calculó este mes que solo ocho hombres ricos son dueños de tanta riqueza como la mitad más pobre de la humanidad.

No obstante, la desigualdad mundial del ingreso está, de hecho, bajando. Mientras que la desigualdad en el ingreso ha aumentado dentro de Estados Unidos, ha disminuido en el ámbito mundial porque China y la India han sacado a cientos de millones de la pobreza.

Todo esto puede parecer distante o irrelevante en un momento en el que los estadounidenses están traumados por la juramentación de Trump. Sin embargo, permítame tratar de tranquilizarlos, en tanto que yo también me tranquilizo.

En un viaje reciente a Madagascar para informar sobre el cambio climático, me impactó que varias madres a las que entrevisté nunca antes habían oído hablar de Trump, ni de Barack Obama, o, siquiera, de Estados Unidos.

Su obsesión era más desesperada: mantener vivos a sus hijos y lo asombroso fue que esos niños, a pesar de una desnutrición grave, estaban todos vivos gracias a las mejoras en la ayuda y la atención de la salud, lo que refleja las tendencias que son más grandes que un solo hombre.

Parte de los avances más notables han sido en las enfermedades a las que - ¡gracias a Dios! – pocas veces se enfrentan los estadounidenses.

La elefantiasis es una enfermedad horrible, que desfigura y es humillante, causada por un parásito, que lleva a que las piernas de una persona crezcan enormemente hasta parecerse a la de un elefante. En los hombres, la enfermedad puede hacer que el escroto se hinche a proporciones grotescas, de tal forma que cuando caminan tienen que llevarlo en una carretilla casera.

Con todo, unos 40 países ahora van camino a eliminar la elefantiasis. Cuando se ha visto la angustia que causa – o la lepra o el gusano de Guinea o la polio o la ceguera de río o el tracoma – es imposible no sentirse atolondrado ante los logros registrados contra todas ellas.

Existe un progreso similar con el empoderamiento de las mujeres y la reducción del analfabetismo. Hasta los 1960, la mayoría de los humanos siempre había sido analfabeta; ahora, 85 por ciento de los adultos es letrado. Y casi nada marca tanta diferencia en una sociedad como poder leer y escribir.

Michael Elliott, quien murió el año pasado tras haber liderado la campaña One, con la cual se combate la pobreza, solía decir que estamos viviendo en “una edad de milagros”. Tenía razón, pero el progreso sigue siendo demasiado lento, y una pregunta básica es si Trump seguirá los esfuerzos bipartidistas estadounidenses para combatir la pobreza mundial.

Un cuestionario de cuatro páginas del equipo de Trump parece indicar dudas sobre el valor de la ayuda humanitaria.

Una razón del escepticismo del equipo de Trump puede ser la creencia de que no hay esperanza para la pobreza mundial, que nada cambia las cosas, así es que mantengamos la perspectiva. Si Trump puede causar un daño enorme a Estados Unidos y al mundo en los próximos años, desde ya debemos cuestionarlo a cada paso.

Sin embargo, cuando los titulares me disgustan, me conforto con la reflexión de que existen fuerzas en el mundo que son más grandes que Trump, y que en la larga historia de la humanidad, es probable que éste, todavía, vaya a ser el mejor año hasta ahora.

Hay que recordar: lo más importante que está pasando no es un tuit de Trump.

Lo que es infinitamente más importante es que, hoy, van a sobrevivir unos 18 mil niños que en el pasado habrían muerto de enfermedades simples; alrededor de 300 mil personas tendrán electricidad, y unos 250 mil se graduarán de la pobreza extrema.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos