New York Times Syndicate

No les hagas el feo,
estas frutas y verduras también son ricas

Imperfect Produce es una empresa emergente ubicada en San Francisco, que vende lo que denomina frutas y vegetales “cosméticamente discapacitados”, que por ser a simple vista imperfectos son rechazados por los consumidores.
New York Times
04 diciembre 2015 18:22 Última actualización 06 diciembre 2015 5:0
alimentos bonitos

Frutos chuecos o retorcidos suelen ser despreciados a pesar de que tienen las mismas propiedades que los más bellos. (NYT)

Las berenjenas están chuecas y un poco largas de la parte del tallo, lo suficientemente retorcidas como para que probablemente perdieran contra otras más redondeadas o simétricas en un concurso de belleza.

Es presumible que las hayan descartado en el campo donde las cultivaron o en los supermercados para los que estuvieron destinadas alguna vez. No porque sean incomibles; simplemente, porque no tienen el corte estético.

Sin embargo, la idea de que la comida real tiene curvas puede ser tan engañosa como la subversiva campaña publicitaria sobre la belleza de las mujeres.

“Encontramos que es realmente fácil convencer a la gente cuando se da cuenta de que puede pagar una fracción del precio por el mismo tipo de sabor y salud”, comentó Ron Clark, el director de suministros de Imperfect Produce, una empresa emergente, ubicada en la zona de la bahía de San Francisco, que ha estado vendiendo lo que denomina frutas y vegetales “cosméticamente discapacitados” los últimos seis meses. “Una vez que una persona está convencida, no se requiere mucho para que convierta a otras”.

1
  

Imperfect Produce entrega cajas de frutas y vegetales feos a domicilio, en la zona de la bahía. Una caja grande de productos mixtos -entre ocho y nueve kilogramos de frutas y vegetales, con cinco a ocho tipos de artículos, dependiendo de la temporada- cuesta 18 dólares, por ejemplo; una caja chica de fruta (de cinco a siete kilogramos) cuesta 12 dólares semanales. Clark depende, principalmente, de comprar los productos directamente a los agricultores y los complementa con lo que puede encontrar en los mercados mayoristas en Oakland, California.

Imperfect Produce

En el San Francisco obsesionado con la comida y las ciudades vecinas, la compañía se ha publicitado, en gran parte, dependiendo de sugestivas campañas en los medios sociales: a la fotografía de un pimiento de forma particularmente extraña, la acompaña el mensaje “muérdeme”. Un tomate particularmente protuberante está etiquetado con “mis curvas son buenas para ti”, y un limón muy grande es “más amor”.

En algunas partes del área de la bahía, donde comprar en el mercado de agricultores es la norma y un tomate orgánico de 10 dólares apenas si causa impacto, la noción de que los productos puedan estar ligeramente descoloridos o tener formas extrañas no parece ser algo difícil de convencer. Sin embargo, para Clark y sus colegas no ha sido fácil convencer a los supermercados de la corriente principal que sus productos perecederos deberían llenar los pasillos.

“Hay que dar un salto que no muchos compradores están dispuestos a dar”, dijo Clark. “Hemos esperado productos uniformes durante décadas, así es que eso no va a cambiar de un día para otro”.


La cadena de tiendas de abarrotes de Raley, con sede en el norte de California, vendió pimientos, peras y manzanas de Imperfect unos cuantos meses este año a un precio cerca de 40 por ciento menor al de sus contrapartes de aspecto más tradicional. Sin embargo, después de introducir el programa piloto con gran fanfarria, la cadena lo abandonó este otoño. Ejecutivos de la tienda declinaron comentar para este artículo.

Jordan Figueiredo, un especialista en desperdicios sólidos en el cercano valle de Castro, empezó una campaña en los medios sociales para promover los productos feos este año. Cada día, envía fotografías - zanahorias unidas arriba; manzanas con centros amplios, cualquier cosa de aspecto raro que atrape su imaginación. Empezó una petición para solicitarles a Wal-Mart y a Whole Foods que se comprometan a vender productos feos, pero ninguna de las dos cadenas ha aceptado todavía.

“Hay un verdadero problema de la gallina y el huevo porque los minoristas dicen que no van a vender esto porque la gente no quiere comprarlo, y la gente dice que quiere comprarlo, pero que los minoristas no quieren venderlo”, dijo Jonathan Bloom, quien escribió “American Wasteland”, donde explora por qué se desperdicia tanta comida en Estados Unidos. De 1974 al 2006, la cantidad de comida que desperdiciaron los estadounidenses aumentó en 50 por ciento, dijo, y agregó que los productos feos es “la droga puerta” para ver los problemas mayores y más complicados alrededor del desperdicio de alimentos en general.

“La mayoría de las personas realmente no perciben lo raro como algo mejor, más bien lo contrario”, dijo Bloom. “Sigue habiendo cierta noción visceral de que las cosas que parecen perfectas no nos harán daño”.

Imperfect Produce es solo una de las formas en las que los emprendedores y ambientalistas están tratando de resolver el desperdicio de alimentos, lo cual se ve cada vez más como una especie de epidemia. En Boston, el expresidente de Trader Joe’s abrió un mercado y tienda de alimentos preparados en donde se vende comida empacada cuya fecha de caducidad ya venció, pero que todavía es seguro (y sigue siendo sabrosa) consumirla. Los alimentos en el mercado, llamado Daily Table, también incluyen productos agropecuarios que se recogieron de campos y huertos locales.

En Imperfect Produce, Ben Simon, el director ejecutivo, y Ben Chesler, el director de operaciones, empezaron a trabajar en el desperdicio cuando eran estudiantes universitarios, cuando veían cómo se tiraban charolas de comida de las cafeterías del campus cada noche. Chesler y Simon crearon Food Recovery Network, que hoy tiene más de 100 universidades que donan la comida que no se consume a comedores comunitarios.

“Seguíamos oyendo hablar de cuánta comida no se consumía, aun en los campos”, dijo Chesler. “Vemos esto como una forma de hacer que más gente coma alimentos más saludables”.

1
  

Conocieron a Clark, quien había pasado más de una década trabajando para llevar a los bancos de comida de toda California, los productos agropecuarios que se habrían ido a la basura. Utilizando su relación con los proveedores, los tres han creado un negocio que ha atraído la atención de muchos de las luminarias tecnológicas en la región, incluida la firma de diseño Ideo, que recibe su propia entrega cada semana.

Imperfect Produce

Una semana de noviembre, la caja de productos de Imperfect incluyó aguacates, nabos, granadas, camotes, calabacitas y placamíneros.

“Están ofreciendo una forma caprichosa de comprender cuán poco razonable son nuestras especificaciones para los productos agropecuarios”, dijo Bloom. “Cualquiera que tenga un jardín puede comprender que la comida crece en formas divertidas y excéntricas; la noción de que es uniforme es solo una falacia”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
La energía eólica en alta mar se vuelve convencional para el sector energético
La vida a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México
Una aldea en busca de calor, durante los días más fríos de Alaska
Ecosexo, condones que ayudan al medio ambiente
El tren Yibuti-Etiopía muestra la experiencia y financiamiento de China
¿Por qué Silicon Valley no funcionaría sin inmigrantes?
Vino para gatos; ahora podrás brindar con tu mascota
Trump quiere más autos estadounidenses en Japón; pero conductores japoneses, no
¿Ayuda moderna para quienes tienen el corazón roto? Ya está en internet
Te imaginas la casa más cara de Estados Unidos. Hay dos
El pueblo que se preprara para sus nuevos residentes: las FARC
Hormigas con genes modificados revelan cómo se organizan las sociedades
Estudia en Canadá y camina hacia la ciudadanía
Esta empresa transforma autos en convertibles
La secreta cueva artificial más grande del mundo que ahora atrae turistas
Cómo hacer que los robots de Estados Unidos sean grandes de nuevo
Así es la nueva ‘residencia’ del Chapo
Adultos mayores dan la bienvenida a nuevos amigos con baterías
Las personas poderosas deberían tener mascotas
Dos jubiladas de Colorado y su revolucionario negocio de envases de mariguana
Cuando ser melindroso para comer se vuelve un trastorno
Por qué 2017 puede ser el mejor año de todos
Privatización en EU podría ser una muy mala y cara idea
'No puedo dormir' ¿te suena familiar?
¿Nos estamos convirtiendo en robots digitales atados a un teléfono?