New York Times Syndicate

¿Necesitan madurar los directivos de Uber?

Peter Thiel, el muy conocido inversionista, describió a Uber como la “compañía más éticamente discapacitada" en Silicon Valley, esto después de las críticas que han generado algunos comentarios y prácticas de los ejecutivos.
Joe Nocera
29 noviembre 2014 18:53 Última actualización 30 noviembre 2014 4:50
Travis Kalanick, CEO de Uber ha sido criticado por algunos comentarios que ha hecho. (Bloomberg)

Travis Kalanick, CEO de Uber ha sido criticado por algunos comentarios que ha hecho. (Bloomberg)

La aplicación Uber es una belleza. Un clic y muestra, de inmediato, la ubicación. Se hace clic en otro botón y dice qué tan rápido llegará un coche Uber para llevarlo a donde quiera ir.

Si se quiere un servicio en las horas de mayor tránsito, se cobra más – precios en aumento, como lo llaman en Uber _, pero se sabe por adelantado qué tanto más extra y brindan la oportunidad de aceptar o no. En la aplicación, es posible rastrear el coche que llegará a recogerlo.

Y, en efecto, llega el coche, usted se sube y se van. Se cobra la tarifa mediante la aplicación, así es que el dinero no cambia de manos del cliente a las del chofer.

Uber hace lo que hacen las mejores compañías de internet. Altera un modelo de negocios que ha existido durante muchísimo tiempo. En el caso de Uber, se trata del negocio de taxis, que, casi en todas partes, está excesivamente regulado.

Los choferes de taxi odian a Uber. En muchas ciudades, protestan contra ella – o pelean contra ella en los juzgados. En algunas ciudades, un servicio como el de Uber va contra la ley. Sin embargo, si usted vive en un lugar como la ciudad de Nueva York, Uber es una bendición. Es casi imposible conseguir un taxi en Manhattan cuando está lloviendo o durante el “cambio de turno” que empieza a alrededor de las cuatro o cinco de la tarde, justo cuando la gente sale de trabajar y más necesita un taxi. Solo hay cerca de 14 mil taxis amarillos en Manhattan, lo cual no es suficiente para nada.

Gracias a Uber, conseguir que lo lleven a uno a alguna parte es mucho más fácil que antes de que la compañía apareciera en escena. Lo que es más, a diferencia de muchas empresas emergentes, Uber parece ser una bastante bien manejada.

Si bien ahora tiene cinco años, ya está presente en más de 200 ciudades. Domina a los servicios rivales, como Lyft. Y está valorada en cerca de 17 mil millones de dólares. ¿Así es que, cómo es que todo eso – la creatividad para inventarse la idea, la habilidad para crear la compañía, la disciplina para hacerla funcionar – cuadran con la descripción de Uber que surgió en noviembre?

Al parecer, es una compañía que manejan jóvenes. Recientemente, Ben Smith, el editor de Buzzfeed, publicó un artículo sobre una conversación que sostuvo con Emil Michael, un alto ejecutivo de Uber, en la que éste indicó que la empresa podría realizar “investigación de la oposición” sobre la vida privada de los reporteros, especialmente la de Sarah Lacy de Pando Daily, quien ha sido una crítica feroz de la compañía.

Michael pensó que estaba hablando en confidencia, pero aun así es el tipo de fantasía vengativa que uno esperaría que hubiera superado un ejecutivo corporativo serio.

El artículo en Buzzfeed desató un torrente de otras críticas sobre la empresa. Alguna vez, el director ejecutivo de Uber, Travis Kalanick, le dijo a la revista GQ que la compañía debería llamarse “Boober” porque le facilitaba mucho conseguir mujeres.

Se dice han llevado a cabo una campaña de trucos socios contra Lyft, incluido el pedido de servicios que después se cancelan, así como de tratar de dañar su capacidad para completar una ronda de financiamiento.

Se ha rumoreado que Uber rastrea los trayectos de sus clientes, violando sus propias normas de privacidad. Y así sucesivamente.

Peter Thiel, el muy conocido inversionista, describió a Uber como la “compañía más éticamente discapacitada" en Silicon Valley. (Thiel, debe acotarse, tiene dinero en Lyft.)

Parte del problema es que, a un grado insólito, Uber tiene una mentalidad de “nosotros contra ellos”. Esa actitud se manifiesta cuando la compañía está peleando por las regulaciones para los taxis u otros obstáculos que le pone en el camino la elite de los taxis.

Sin embargo, también se filtra a la forma en la que percibe a todos con los que entra en contacto, incluidos los periodistas. Sin embargo, parte de ello es que, simplemente, no hay nadie en Silicon Valley dispuesto a decirles a los directores de Uber que maduren.

Tienen una excelente compañía que ha alterado a un sector anticuado, y, por tanto, los idolatran, sin importar cuán patán sea su comportamiento.

Se parecen al futbolista estrella de una universidad grande que puede salirse con la suya con cualquier cosa que haga porque anota “touchdowns” los sábados.

El talento en ingeniería y las habilidades empresariales no necesariamente implican madurez. Una de las cosas más inteligentes que hicieron los fundadores de Google fue contratar a Eric Schmidt, un veterano en tecnología, para ser el director ejecutivo hasta que uno de los fundadores, Larry Page, sintió que ya estaba listo para manejar la compañía.

Lo mismo pasó con Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, quien contrató a Sheryl Sandberg para que le diera a la compañía el lastre que él no estaba listo para proporcionar. Las compañías que nunca maduran tienden a seguir el camino de Groupon o MySpace, dos cometas hoy marchitos. Con todo lo buena que es la aplicación de Uber, hay límites a qué tanta mala publicidad puede absorber antes de que afecte a su balance. En Uber, son los internos los que manejan el asilo.

Eso tiene que cambiar, mientras todavía haya tiempo.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Trump quiere más autos estadounidenses en Japón; pero conductores japoneses, no
¿Ayuda moderna para quienes tienen el corazón roto? Ya está en internet
Te imaginas la casa más cara de Estados Unidos. Hay dos
El pueblo que se preprara para sus nuevos residentes: las FARC
Hormigas con genes modificados revelan cómo se organizan las sociedades
Estudia en Canadá y camina hacia la ciudadanía
Esta empresa transforma autos en convertibles
La secreta cueva artificial más grande del mundo que ahora atrae turistas
Cómo hacer que los robots de Estados Unidos sean grandes de nuevo
Así es la nueva ‘residencia’ del Chapo
Adultos mayores dan la bienvenida a nuevos amigos con baterías
Las personas poderosas deberían tener mascotas
Dos jubiladas de Colorado y su revolucionario negocio de envases de mariguana
Cuando ser melindroso para comer se vuelve un trastorno
Por qué 2017 puede ser el mejor año de todos
Privatización en EU podría ser una muy mala y cara idea
'No puedo dormir' ¿te suena familiar?
¿Nos estamos convirtiendo en robots digitales atados a un teléfono?
Para ser un súper anfitrión de Airbnb, conoce a tus huéspedes
Las luces están encendidas en Detroit
Combatiendo la diabetes, y poniendo el ejemplo
Alivia tu ira. En esta empresa puedes romper lo que quieras
Trump ya construyó un muro… en Escocia (y envió la cuenta a los residentes)
Proteja su vida digital en 7 fáciles pasos
La vida de un gaucho en el fin del mundo