New York Times Syndicate

Monica Lewinsky toma nuevo impulso por su pasado ‘slut’

Ahora con 41 años, quien fuera pasante en la Casa Blanca y saltara a la fama por su 'affair' con el entonces presidente Bill Clinton, tiene una maestría en psicología social por la London School of Economics.
The New York Times
27 marzo 2015 18:12 Última actualización 29 marzo 2015 11:19
Monica Lewinsky afirma que ha sido difícil retomar su vida. (NYT)

Monica Lewinsky afirma que ha sido difícil retomar su vida. (NYT)

Monica Lewinsky estaba sentada en un auditorio neoyorquino en febrero, viendo a unas adolescentes actuar en una obra de teatro titulada “Slut” (Zorra). Lewinsky iba de vaqueros y un bléiser, con el cabello recogido con un pequeño pasador. Se enjugaba las lágrimas.

En la escena, una joven estaba sentada en una sala de interrogatorios. Se le había pedido que describiera, en repetidas ocasiones, lo que había sucedido la noche en cuestión – cuando, dijo, se dirigían a una fiesta, un grupo de amigos la habían acorralado en un taxi y la habían atacado sexualmente. Los había reportado. Ahora lo sabían todos en la escuela; todos habían tomado partido.

“Mi vida se hizo añicos por completo”, dijo la chica, con voz temblorosa. Sus padres estaban en el salón contiguo. “Ahora soy esa chica”.

Terminó la obra y Lewinsky buscó un pañuelo desechable en su bolsa. Se le acercó una mujer y la llevó rápidamente al escenario.

“Hola, soy Monica Lewinsky”, dijo, visiblemente nerviosa. “Es posible que algunos de ustedes jóvenes solo me conozcan por la letra de una canción de rap”.

Rió la multitud, integrada, en su mayor parte, por mujeres de bachillerato y universidad. “Monica Lewinsky” es el título de una canción del rapero G.Eazy; su nombre es referencia en docenas de otras más: de Kanye, Beyoncé, Eminem, Jeezy. Y continúa la lista.

“Gracias por venir”, prosiguió Lewinsky, “y al hacerlo, se alzan contra el hecho de que las mujeres y muchachas sean el chivo expiatorio sexual”.

Cuando, después, se le preguntó que cuál era su reacción ante la obra de teatro, Lewinsky respondió: “Es realmente inspirador escuchar que la gente trae conciencia hacia este problema. Esa escena en la sala de interrogatorios fue difícil de ver. Una de las cosas que aprendí de los traumas es que cuando te das cuenta de que todo se repite, es útil reconocer cuando las cosas son diferentes”.

Mucho es diferente para Lewinsky hoy día, empezando por el hecho de que, hasta el año pasado, apenas si había aparecido en público en una década. Ahora con 41 años, quien fuera pasante en la Casa Blanca, otrora famosamente rechazada por el presidente como “esa mujer”, tiene una maestría en psicología social por la London School of Economics.

Divide su tiempo entre Nueva York y Los Angeles, donde creció, y Londres, y contó que le ha sido difícil encontrar trabajo.

En gran medida, ha adoptado una existencia discreta: con meditación y terapia, como voluntaria y pasando tiempo con amistades.

Sin embargo, la tranquilidad terminó en mayo pasado, cuando escribió un ensayo para Vanity Fair sobre las consecuencias de su amorío con el expresidente estadounidense Bill Clinton.

En el ensayo, que quedó finalista para un premio nacional de revistas de 2015.

Llegó el momento de quemar la boina y enterrar el vestido azul y darle un sentido a mi pasado...

Ese nuevo propósito, escribió, tiene dos aspectos: se trata de reclamar su propia historia – una que pareció metastatizarse _, pero también ayudar a otras personas a las que hayan humillado en forma similar.

“Lo que esto va a costarme”, escribió, “pronto lo voy a averiguar”. Al parecer, no le ha costado, al menos todavía no. De hecho, ocurrió lo contrario.

En los últimos seis meses, se ha presentado en una beneficencia organizada por el Centro Norman Mailer, en una presentación para la diseñadora Rachel Comey, en una cena en la Semana de la Moda en Nueva York, en la fiesta de Vanity Fair Oscar, y, como pareja de su amigo Alan Cumming en un fiesta después de los premios Golden Globes.

Hace poco, participó en un taller contra el acoso escolar en la escuela Horace Mann en Nueva York y se integró a un grupo de redes de contactos feministas.

Quizá lo más interesante sea que en octubre, en el escenario durante una conferencia de Forbes, habló por primera vez sobre el acoso digital (o ciberacoso), que ha afectado a todas, desde las blogueras hasta Jennifer Lawrence, hasta ella.

Solo llevó la declaración un paso más allá en el escenario principal de la organización TED en Vancouver, Columbia Británica, el 19 de marzo, donde hizo una crítica cultural mordaz sobre la humillación como una mercancía. El título de su disertación de 18 minutos, la cual recibió una estrepitosa ovación de pie, es: “The Price of Shame” (El precio de la vergüenza).

No es el primer intento que Lewinsky hace para reivindicarse. Sin embargo, tampoco es la Lewinsky de hace una década: la que creó una línea de bolsos de mano y probó suerte con la televisión de realidad.

A los 41 años, no tiene muchas de las cosas que una persona de su edad pudiera querer: una residencia permanente, una fuente evidente de ingresos, un camino claro para una carrera.

Lewinsky no llamaría a esto reivindicación, ésta, dice, es, simplemente, la Monica a la que “vieron muchos, pero que pocos conocieron de verdad”, como lo expresó en el escenario de TED.

“Esta soy yo”, me dijo. “Es una especie de evolución de mí misma”.

Me acerqué a ella después del ensayo en Vanity Fair porque, en parte, me intrigaba, pero también porque sentía algo de culpa. Cumplí la mayoría de edad en la época de Lewinsky. Ninguno de nosotros tenía la madurez para entender las complejidades o la dinámica del poder, del amorío del presidente con una joven pasante. Cuando yo tenía 16 años, una imagen dominante de Lewinsky parecía eclipsar a las demás: la de una zorra.

Claro que la pasante de 22 años era solo unos años mayor que yo. Así es que le mandé un correo electrónico. Le dije que me interesaba su esfuerzo por resurgir y que me había fascinado, en lo particular, la reacción, como si se estuviese dando una especie de ajuste de cuentas público. De pronto, feministas que permanecieron calladas en el primer asalto, la estaban defendiendo con expresiones como “tacharla públicamente de zorra” y “prejuicio mediático” para hacerlo.

Me dijo que lo lamentaba de verdad, pero que, simplemente, no podía avanzar con un artículo.

Intercambiamos correos electrónicos y llamadas telefónicas. Sí se haría el artículo, no, siempre no, mejor sí.

¿Quieren saber lo que es vivir en el mundo de Lewinsky? Aquí está. TED buscó a Lewinsky para que hablara en la conferencia, cuyo tema este año es “Truth and Dare” (Verdad y desafío), después de que vieron su discurso en Forbes. Kelly Stoetzel, la directora de contenidos de TED, dijo: “Parte de lo que yo creo que hace interesante a esta historia es que la gente podrá ver todas las dimensiones de Monica, no solo la persona sobre la cual se informó hace 17 años”.


La idea se estuvo macerando durante años. Lewinsky pensó a menudo en el precio que le cobró la vergüenza en su vida; en la licenciatura, estudió el impacto del trauma en la identidad.

Más adelante, Tyler Clementi, un estudiante de primer año en la Universidad Rutgers, se suicidó después de que su compañero de cuarto lo filmó cuando tenía relaciones íntimas con un hombre. Era el 2010 y la madre de Lewinsky estaba fuera de sí, “destrozada por el dolor”, como dijo Lewinsky en el escenario, “en una forma que yo no podía comprender del todo”.

Al final, señaló que se dio cuenta: para su madre, Clementi representaba a Lewinsky. “Revivía el 1998”, contó mirando más allá de la multitud.

“Reviviendo una época en la que se sentaba en mi cama cada noche. Reviviendo una época en la que hacía que me duchara con la puerta del baño abierta”.

“Era fácil olvidar”, dijo, “que 'esa mujer’ era dimensional, que tenía alma y que alguna vez estuvo entera”.

En la forma en la que lo cuenta Lewinsky, ella fue “la paciente cero” en el tipo de deshonra por internet que ahora vemos con regularidad.

Antes, le había preguntado a Lewinsky que qué buscaba lograr con una plataforma como TED. Me preguntó que si había leído el libro “Brief Interviews With Hideous Men” (Entrevistas breves con hombres monstruosos) por David Foster Wallace. En él, hay un capítulo sobre el sufrimiento y la historia de una chica que sobrevivió a las agresiones.

Lo que aguanta la joven es espantoso, dijo Lewinsky, pero al pasar por ello, aprende algo sobre sí misma: que puede sobrevivir.

“Eso es parte de aquello con lo que pensé que podría contribuir”, comentó. “Que en el peor momento de alguien, alojado en su subconsciente, podría estar el conocimiento de que había alguien más que era, en ese momento, la persona más humillada del mundo. Y que había sobrevivido”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
La vida de un gaucho en el fin del mundo
¿Qué no decir a un paciente con cáncer?
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos