New York Times Syndicate

Los lentes para dormir mejor

Casi todos los dispositivos con los que tenemos contacto diariamente emiten luz azul que inhibe el sueño; sin embargo, ya existe una solución. 
Kate Galbraith
24 abril 2015 15:14 Última actualización 25 abril 2015 5:0
Los lentes para dormir mejor


Están aumentando las opciones para bloquear la luz azul, aunque expertos advierten que pocas han sido adecuadamente probadas como para afirmar que sirvan. (NYT)

La mayoría de las noches, antes de ver el programa de comedia nocturno o leer correos electrónicos en su teléfono, Matt Nicoletti se pone un par de anteojos de color anaranjado que compró por 8 dólares en Internet.

“Mi novia piensa que me veo ridículo con ellos”, dijo. Pero Nicoletti, un consultor de hospitalidad de 30 años de edad en Denver, Colorado, insiste en que los anteojos, que pueden bloquear ciertas longitudes de onda de la luz emitida por las pantallas electrónicas, facilitan dormir.

Estudios han demostrado que esa luz, especialmente de la parte azul del espectro, inhibe la producción corporal de melatonina, una hormona que ayuda a la gente a conciliar el sueño.

Están aumentando las opciones para bloquear la luz azul, aunque expertos advierten que pocas han sido adecuadamente probadas para determinar su efectividad y la mejor solución sigue siendo evitar los dispositivos electrónicos con luz brillante en la noche.

Un estudio suizo entre 13 varones adolecentes, publicado en agosto en The Journal of Adolescent Health, demostró que cuando los chicos usaron anteojos de color anaranjado, también conocidos como bloqueadores de azul y que se ha demostrado evitan la supresión de melatonina, en la noche durante una semana, se sintieron "significativamente más soñolientos que cuando usaron anteojos transparentes.

Los muchachos miraron sus pantallas, como tienden a hacer los adolescentes, durante al menos unas cuantas horas en promedio antes de ir a la cama, y fueron monitoreados en el laboratorio.

Los adultos mayores quizá se vean menos afectados por la luz azul, dicen expertos, porque el amarilleo del cristalino y otros cambios en el ojo en envejecimiento filtran crecientes cantidades de luz azul. Pero la luz azul sigue siendo un problema para la mayoría de la gente, y un estudio anterior entre 20 adultos de entre 18 y 68 años de edad encontró que quienes usaban anteojos teñidos de ámbar durante tres horas antes de ir a la cama mejoraron su calidad de sueño considerablemente en relación con un grupo de control que usó lentes teñidos de amarillo, que bloqueaban solo la luz ultravioleta.

Los dispositivos como los smartphones y las tabletas a menudo son iluminados por diodos de emisión de luz, o LED, que tienden a emitir más luz azul que los productos incandescentes. Los televisores con luz posterior LED son otra fuente de luz azul, aunque como típicamente se les ve desde mayor distancia que las pequeñas pantallas como las de los teléfonos, quizá tengan menos efecto, dijo Debra Skene, profesora de neuroendocrinología en la Universidad de Surrey en Inglaterra.

Los LED también son cada vez más populares como luces para habitaciones, pero las bombillas “blancas cálidas”, con menos azul, tienden a ser una mejor opción que las “blancas frías” para su uso en la noche. La compañía de iluminación Philips también produce una bombilla, llamada Hue, que puede cambiar la intensidad de los colores que la componen vía una aplicación, y GE anunció en marzo una bombilla LED con azul reducido, destinada a ser usada antes de ir a la cama.

“Conceptualmente, cualquier cosa que reduzca la exposición a la luz azul en la noche será útil”, dijo Christopher Colwell, un neurocientífico en la Universidad de California en Los Ángeles. “Conozco a algunos aficionados a los videojuegos que apuestan por esos anteojos de color anaranjado”.

Pero los anteojos anaranjados no son una panacea, dijo Skene.
“No se trata solo de deshacerse del azul para que todo esté bien”, dijo.
La intensidad de la luz, además del color, puede afectar el sueño, afirmó, y todas las marcas de anteojos teñidos de anaranjado han emprendido suficientes pruebas independientes para determinar su capacidad para ayudar al sueño.

Las pantallas que no tienen luz posterior, como algunos lectores de libros electrónicos, son preferibles a las típicas pantallas de iluminación brillante, dijo Skene.

Nicoletti dice que los anteojos anaranjados que él usa, una marca de seguridad industrial llamada Uvex, hace que algunos colores, notablemente azules y verdes, sean más difíciles de distinguir. También usa aplicaciones diseñadas para alterar el impacto de la luz azul de sus dispositivos dependiendo de la hora del día: una aplicación llamada f.lux para su computadora y Twilight para su teléfono móvil.

Otras ideas están proliferando. Una compañía de Ohio llamada LowBlueLights.com, por ejemplo, ofrece filtros que dice bloquean la luz azul cubriendo las pantallas de dispositivos electrónicos como el iPhone o el iPad. Otros productos de la compañía incluyen luces LED “de azul bajo” y anteojos anaranjados.

Durante el día, dicen expertos, la exposición a la luz azul es buena. La mejor de todas es la luz solar, que contiene muchas longitudes de onda de luz diferentes.

“Eso es lo que nuestro cerebro conoce”, dijo Kenneth P. Wright Jr., director del laboratorio del sueño y cronobiología en la Universidad de Colorado en Boulder.

Un estudio de 2013 que él encabezó, publicado en la revista especializada Current Biology, demostró cuán diferentes pueden ser las cosas sin las luces nocturnas: Después de que los participantes habían acampado en las montañas durante una semana, sus cuerpos empezaron a prepararse para dormir unas dos horas antes de lo normal.

Aparte de suspender todos los dispositivos electrónicos por la noche, dicen expertos, es aconsejable usar una pantalla pequeña en vez de una grande; atenuar la pantalla y mantenerla lo más lejos de los ojos como sea posible; y reducir la cantidad de tiempo que se pasa leyendo en el aparato.

“Si la persona puede mirar al iPhone por 10 minutos en lugar de tres horas, eso marca mucha diferencia”, dijo Skene.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
La vida de un gaucho en el fin del mundo
¿Qué no decir a un paciente con cáncer?
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos