New York Times Syndicate

Conoce el Amazon de la impresión 3D

Shapeways es una compañía que imprime en 3D los diseños que los usuarios crean. Las máquinas de esta startup producen unos 120 mil objetos por mes, lo que la ha llevado a ser descrita como el Amazon de la impresión tridimensional.  
Steven Kurutz
08 abril 2014 23:49 Última actualización 09 abril 2014 5:0
Printing (New York Times)

Shapeways (New York Times)

NUEVA YORK - Lo primero que hace Duann Scott cuando llega a la fábrica Shapeways en Queens es revisar los contenedores. Son amarillos y se apilan en una sala totalmente blanca que se asemeja al interior de una nave espacial, y contienen las últimas impresiones que saldrán de las máquinas, lo que realmente se puede acumular.

Shapeways, un servicio de impresión 3D y mercado en línea, ha sido descrito como el Amazon de la impresión tridimensional por su modelo por pedido, si no es que por su descomunal volumen: las máquinas escupen unos 120 mil objetos por mes, un flujo de marea de diseño que va desde lo mundano hasta lo asombroso.

Hace unos días, una búsqueda rápida por los contenedores reveló un par de anteojos plegables de marco negro, un modelo a escala de un biplano, un anillo de latón intrincadamente detallado, suficientes vagones de tren de plástico para formar un ferrocarril en miniatura y una estatuilla de dos minúsculas mujeres púrpura en diminutos trapecios de color púrpura.

Qué uso le darán a cualquiera de estas cosas, generalmente Scott no tiene ni idea. Pero eso no le quita la sonrisa la mañana de Navidad mientras anda de pesca en los contenedores.

Scott, un hombre alto y barbado de 39 años que nació en Australia, tiene el título de evangelista del diseño en Shapeways. Es juez en concursos de diseño 3D, da charlas en escuelas y empresas, y asiste a eventos como South by Southwest Interactive, en Austin, Texas, donde en marzo él y sus compañeros de trabajo tomaron un escáner 3D a los grupos. (Los invitados que así lo desearon fueron escaneados y podían ordenar una estatuilla de sí mismos imprimida por Shapeways.)

Scott también pasa una buena parte de su día buscando no sólo en los contenedores, sino todos los diseños subidos a la página web Shapeways, del equivalente a una pepita de oro tridimensional.

​Impresionado por el trabajo de algún diseñador, lo llamará y le ofrecerá el uso de los recursos de la empresa
, o presentará al diseñador en el blog de Shapeways, o le extenderá una invitación a una fiesta o, como lo hizo con Bradley Rothenberg, un arquitecto y diseñador con sede en Manhattan, recomendará a la persona de quien se trate con las marcas que tengan interés en la impresión 3D.

Después de ver a Rothenberg dar una charla hace como un año, Scott lo propuso a los representantes de Victoria’s Secret. El diseñador modeló alas de ángel de copos de nieve y otras piezas basado en bocetos del equipo de diseño de Victoria’s Secret, que luego fueron usados por las modelos en el desfile de modas de la marca a finales del año pasado, ganando atención para Shapeways, que imprimió las piezas de plástico de nylon.

“Mantengo mis ojos en el talento”, dijo Scott. “Siempre tengo este grupo de increíbles diseñadores en el fondo de mi mente, por si alguien necesita contactarlos.”

1
Servicio de impresión

En los contenedores de Shapeways se pueden encontrar las más diversas creaciones. 

Shapeways

Existen otros servicios de impresión tridimensional, incluyendo Sculpteo y Materialise, pero la mayoría están en Europa. Kraftwurx, una compañía de Houston, proporciona impresión por pedido y un lugar para que los diseñadores vendan sus obras, pero todavía no tiene la fuerte presencia pública de Shapeways, que patrocina concursos de diseño, trata de obtener diseñadores y socios talentosos con los museos.

En su papel de Flautista de Hamelin para impresión 3D por pedido, Scott ha sido pieza instrumental en el desarrollo de esa relación con la comunidad del diseño. Algunos diseñadores, como Rothenberg, utilizan las sofisticadas impresoras de la compañía, de alta precisión para hacer prototipos o producir su trabajo. Otros, sin embargo, están tratando la empresa como una plataforma todo-en-uno: fabricante, minorista en línea y lugar para impulsar sus carreras.

Susan Taing, que abrió un estudio de diseño tridimensional llamado Bhold, es una de los que ha desarrollado una estrecha colaboración con Shapeways. Taing, de 33 años, experimentó primero con la impresión y modelado en 3D como un hobby, diseñando cosas simples como un portacables para auriculares. El año pasado, ella usó Shapeways para imprimir el dispositivo, lo que ella llama la envoltura bsnug, y comenzó a vender la herramienta a través de la página web de Shapeways.

“Cada cierto tiempo pensaba más ideas en cuanto a lo que podía hacer con la impresión 3D”, dijo Taing, cuyas ofertas incluyen ahora el vaso bholdable espresso (69 dólares) y el receptor de sonido bheard (39.50 dólares), un amplificador acústico para smartphones.

“Había estado pensando en iniciar una empresa, y una vez que llegó el concepto, me pareció correcto.”

Fue el modelo Shapeways de “menor riesgo, menor barrera”, dijo Taing, que le hizo posible iniciar su propio negocio. Ya que Shapeways imprime sobre pedido, no hubo desalentadores costos de fabricación por adelantado; Shapeways también manejó los procesos largos y los internos, como la facturación, envío y servicio al cliente.

Taing simplemente subió un diseño para imprimir, fijó un precio por arriba del costo que Shapeways le cobró por imprimir y pagó la tarifa del proceso de 3.5 por ciento de su ganancia. Y le aseguraron que la oferta cumpliría exactamente con la demanda.

“No tienes que manejar inventario de algo que se puede necesitar o no”, dijo. “Es mucho menos desperdicio.”

1
Cooperación con otras empresas

Estudios de diseño encuentran en Shapeways la plataforma necesaria para desarrollar sus productos. 

Shapeways (New York Times)

Evan Gant, diseñador industrial en Massachusetts, dijo que si no fuera por Shapeways, muchas de las ideas que se le ocurren en su tiempo libre nunca hubieran salido de su cuaderno.

“Desarrollar un producto lleva muchísimo tiempo”, dijo. “No es solo la concepción y el diseño inicial, sino más allá de eso hay una enorme cantidad de financiamiento, tienes que encontrar el fabricante adecuado, tienes que entender las ventas al por menor.”

Es poco probable que Gant o cualquier inversionista externo hubiera dedicado recursos importantes para fabricar Button 2.0, un botón de camisa con un clip que él diseñó para asegurar un cable de auriculares. (Las cuerdas para audífonos callejeros, al parecer, son uno de los problemas de la vida moderna.) Pero después de subir un diseño asistido por ordenador modelo (CAD) para Shapeways, recibió un presupuesto de producción instantánea y ordenaron unos pocos para probar. Y una vez que perfeccionó su diseño, los vendió. Total de investigación y desarrollo: alrededor de 15 dólares.

“Creo que Shapeways cobró 2.50 dólares por hacer ese botón, y yo agregué 1.50 dólares,” dijo Gant, para su propia ganancia.

Con Shapeways a cargo de la fabricación y el trabajo interno, “lo que te queda es la conceptualización del diseño”, dijo. “Y documentarlo para que tu historia salga a la luz.”

Aunque Shapeways promueve diseñadores y trata de “aflorar”, de las decenas de miles de artículos a la venta en su sitio, lo que cree que son los mejores productos, el marketing se deja en gran medida a los diseñadores, así como los asuntos de patentes. Los diseñadores favoritos de Scott para trabajar, dijo, son los que se aferran a la forma y tecnología de impresión 3-D, pero que también pueden producir un buen vídeo o fotografía.

“Una vez que vemos que alguien lo puede hacer bien, los promovemos y los ayudamos a mejorar tanto como podamos”, dijo.

“Porque cuanto más exitosos sean ellos, más exitosos seremos nosotros.”

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos