New York Times Syndicate
BUENA VIDA

Las Maldivas: un destino, dos mundos

Las islas Maldivas son un lugar paradisíaco donde los complejos hoteleros transpiran lujo y exuberancia. Sin embargo, como en casi todos los destinos, está el pueblo con sus usos y costumbres. Aquí, en Las Maldivas, lo que impera es el islamismo. 
The New York Times
13 septiembre 2014 17:25 Última actualización 14 septiembre 2014 5:0
Las Maldivas, un lugar plagado de riquezas marinas. (Fotos: NYT)

Las Maldivas, un lugar plagado de riquezas marinas. (Fotos: NYT)

Las Maldivas, una sarta natural de más de mil islas de coral frente a la costa occidental de la India en el Mar de Laquedivas, son conocidas principalmente como un destino vacacional glamoroso, el tipo de sitio donde las supermodelos y sus próximamente ex novios van para retiros en un bungalow en la playa. Su reputación es hedonista y decididamente de calidad superior. A principios de este año, el duque y la duquesa de Cambridge pasaron sus vacaciones en el país justo antes de su gira real por Australia y Nueva Zelandia. Tomaron un hidroavión a un centro turístico de cinco estrellas en el remoto atolón de Noonu en el extremo noroccidental de la nación.

Pero Las Maldivas, a diferencia de las Bermudas o Saint Barts, son más complejas que muchos retiros para los turistas europeos. Están gobernadas por un gobierno islámico; uno, de hecho, que se está volviendo más extremista cada año. Los ciudadanos maldivos, que son principalmente musulmanes sunitas, no pueden practicar otra religión que no sea el islamismo. El cerdo y el alcohol están ampliamente prohibidos, excepto, por supuesto, en los hoteles turísticos que atienden a viajeros extranjeros. Cuando mi novia Cheyne y yo llegamos al aeropuerto, nos topamos con un reporte noticioso que anunciaba que el país había abandonado recientemente su código legal casi laico e impuesto la ley sharia.

Quizá está en la naturaleza de unas vacaciones escapistas a la playa escapar: ignorar la cultura local y, en esencia, enfrentar el mar con la tierra a la espalda. No hay duda de que en el curso de seis días, pasados en tres centros turísticos, Cheyne y yo escapamos a indulgencias extravagantes, ya fuera que significaran masajes en un spa submarino o nadar con rayas en un arrecife de coral. Pero la atmósfera de decadencia, aunque ciertamente absorbente, no estaba herméticamente sellada. De vez en cuando, la vida real – o la vida real de los maldivos – se colaba a nuestro ensueño.

1
   

    

Las Maldivas

La cultura vacacional local está dominada por centros turísticos opulentos o aislados. La mayoría de los turistas nunca ponen un pie en áreas que no están supervisadas por la industria turística. Llegan al aeropuerto y de inmediato son pastoreados por empleados uniformados del Hyatt o el Sheraton a embarcaderos cercanos, donde lanchas los llevan velozmente en viajes de 40 minutos a islas distantes.

Aunque Cheyne y yo pasábamos un día en Malé, nos encontramos en una lancha motora a la tarde siguiente. Era una embarcación de gran potencia que se dirigió al elegante Hotel Per Aquum en la isla Huvafen Fushi, un banco de arena privado en el atolón Malé Norte. Mientras abordábamos, salieron las toallas y el agua de coco. Después de entregarnos nuestros chalecos salvavidas, un asistente nos dijo orgullosamente que en Dhivehi, el idioma nativo de las Maldivas, Huvafen Fushi significaba "Isla de Ensueño".

Para hacer honor al nombre de la isla, fuimos recibidos en el muelle de Huvafen Fushi por un equipo sonriente de empleados. Nos estrecharon la mano y nos dieron la bienvenida usando nuestros nombres. Mientras avanzábamos hacia el carrito de golf que nos llevaría a un recorrido, esparcieron pétalos de rosas frescos a nuestros pies.

Hufaven Fushi es un frondoso refugio del mundo donde los caminos de terracería atraviesan los manglares y caminos de madera curtida dan rodeos por los bajos, que conecta a una aldea de chozas nativas sobre pilotes, cada una diseñada en un falso estilo primitivo. El centro turístico, que se enorgullece de su privacidad, tiene solo 44 habitaciones.

Después de almorzar en Raw, el restaurante macrobiótico de Huvafen Fushi, nuestro guía de ese día, Afzal Ali, uno de los mayordomos privados (o thakurus) del hotel, nos mostró la habitación más costosa y exclusiva de la instalación, una villa digna de una pareja real que se renta por 22 mil dólares por noche en la temporada alta y se ubica solitaria al final de un camino de madera con nada más a la vista que el mar. Aquí se exhibían Las Maldivas en toda su ostentosa extensión: bocinas ambientales, asoleadero con jacuzzi, escalera privada que desciende al océano, una piscina interior conectada con el patio exterior por medio de un muro de cristal operado por control remoto.
“Lo que ofrecemos es una escapada, un sueño de lujo y alejamiento”, nos dijo el gerente, Marc Gussing, durante la cena.

Antes de reunirnos con Gussing, yo había hecho una búsqueda de noticias en Google sobre las Maldivas y apareció un artículo que describía un reporte que había sido publicado días antes por Amnistía Internacional.

En el informe, el grupo había instado a los funcionarios maldivos a investigar una incursión policiaca en abril en un festival de música que había tenido lugar en la isla deshabitada de Anbaraa.

“Aunque no hay leyes que prohíban la música en las Maldivas y el atuendo islámico no es obligatorio, la acción de la policía parece haberse enfocado en poner fin al festival y en forzar a las mujeres a usar faldas y blusas para cubrirse”, decía el reporte.

1
¿ALGO ESTÁ CAMBIANDO EN LAS MALDIVAS?

    

Las Maldivas

Mientras comíamos nuestro cordero y bebíamos nuestro Pomerol, pregunté a Gussing si era difícil operar un centro turístico de lujo en un país donde la ley islámica está siendo aplicada de manera estricta.

Huvafen Fushi presume, por ejemplo, de tener la bodega de vinos más grande en el Océano Índico, una cámara con clima controlado que tiene botellas de Romanée-Conti que vende por casi 30 mil dólares. ¿Ha habido algún problema con el gobierno?, pegunté. 

“Si puedo llenar una bodega con 6 mil botellas de vino en un banco de arena, no se puede decir que el gobierno no sea complaciente”, me dijo Gussing con una sonrisa. "¿Las cosas están cambiando en las Maldivas? Sí. Pero ¿los clientes internacionales lo han visto? ¿Están expuestos a ello? “No”, se respondió él mismo. “Simplemente pasan de largo”.

Como descubrí pronto, no era del todo cierto que los visitantes a Las Maldivas no se vieran afectados por la cultura islámica del país. En 2007, por ejemplo, 12 turistas extranjeros – de Inglaterra, China y Japón – resultaron heridos después de que extremistas musulmanes hicieron estallar una bomba en Sultan Park cerca de la principal mezquita de Malé.

Es importante mencionar que ni una sola vez durante nuestro viaje Cheyne o yo nos sentimos incómodos o inseguros. Lejos de ello: Nadamos solos en playas vacías; paseamos despreocupadamente solos debajo de las hojas de las palmeras.

Sin embargo, al final de la visita, yo sentí la necesidad de explorar lo que las Maldivas tenían que ofrecer más allá de la cuidada burbuja de los centros turísticos, así que una tarde concerté un viaje a la isla no desarrollada de Guraidhoo, un lugar con calles sin pavimentar y perros sueltos, que alberga a unos 2 mil ciudadanos maldivos.
.
Mi guía, Imran Janeen, se sintió complacido de mostrarme el hospital de Guraidhoo y su desvencijado astillero donde 20 hombres sin camisa se afanaban en un enorme yate de madera que, me dijeron, había estado en construcción durante los dos últimos años. Le pregunté a Imran sobre la religión en Guraidhoo, si se practicaba estrictamente el islamismo. Me dijo que habría tres mezquitas en la isla, que tiene sólo 12 hectáreas.

Por otro lado, dijo, también había siete casas de huéspedes, ocho o nueve restaurantes (dependiendo de la temporada) y, asombrosamente, 50 tiendas de recuerdos.

1
   

    

Las Maldivas
1
   

    

Las Maldivas
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos