New York Times Syndicate

Las apps para tener spa
en tu estancia Airbnb

Ya no es necesario que vayas a un hotel para recibir las atenciones de un spa, ahora también en tu estancia en las casas de Airbnb puedes utilizar aplicaciones que te llevan el spa a donde estés.
New York Times Syndicate
06 mayo 2016 20:50 Última actualización 08 mayo 2016 5:0
Llevar el hotel y el spa a Airbnb

Llevar el hotel y el spa a Airbnb (NYT)

Allá en los días anteriores a la economía compartida, si se quería que lo consintieran o arreglaran a uno, había que ponerse las pantuflas de tejido de rizo y marcharse arrastrando los pies rumbo al spa del hotel.

Hoy, intercambiar casas es algo común y rentar para pasar las vacaciones es un mercado de 24 mil millones de dólares, tan solo en el mercado de Estados Unidos, según Phocuswright, un despacho de investigación de mercados. Todavía se puede aparecer en el spa de un hotel o uno local para que le hagan a uno masaje o manicura. Sin embargo, el aumento en las aplicaciones y sitios web de belleza y bienestar por pedido no significa que haya que renunciar a la conveniencia de recibir tratamientos de belleza y la buena condición física cuando se renta un lugar para las vacaciones. Más bien, el bronceador en aerosol y el instructor de Zumba irán hasta usted.

Esos servicios todavía no se han generalizado. Sin embargo, si usted está de vacaciones en una ciudad grande, como Nueva York o Los Angeles, o cualquiera de las demás que se mencionan más abajo, usted puede pasar el rato en los alrededores del lugar que rentó y ordenar una pedicura tan rápido como Uber.

Por ejemplo, Priv, es una aplicación para usuarios de iOS y Android en Nueva York, Los Ángeles, Austin, Texas, y Londres. Con unos cuantos toques de su interface lavanda, un neoyorquino puede reservar masajes (150 dólares la sesión de una hora con una mesa que proporciona la terapista), bronceados con aerosol (60 dólares), aplicación de maquillaje (desde 75 dólares), hasta pestañas postizas y clases de maquillaje (35 dólares), corte de cabello para dama (100 dólares, incluido el secado con pistola), peinado con pistola (50 dólares), arreglo para caballeros (50 dólares por el corte de cabello, y 35 por recorte y arreglo de la barba), y entrenamiento personal (a partir de 80 dólares la hora) que incluye yoga, Pilates, kickboxing, zumba y gimnasia. En algunos casos, se puede reservar el servicio para varias personas (“manicura para tres” o “bronceado personalizado con aerógrafo para dos”).

Después de elegir un servicio, los usuarios pueden ver fotos de los profesionales, leer sobre ellos y checar sus calificaciones con estrellas que dieron otros clientes, así como la siguiente cita disponible. La aplicación incluye el impuesto y la propina para que usted sepa exactamente lo que está gastando; algo extra para quienes tienen un presupuesto limitado. No hay ningún cobro si se cancela dentro del periodo de gracia de cinco minutos después de recibir la confirmación de la cita o si se cancela una hora antes de la cita. Si se hace menos de media hora antes, se paga 50 por ciento de la tarifa. Es una de las políticas de cancelación más generosas de este tipo de sitios.

Si todo lo que quiere es un masaje, Soothe, una aplicación y sitio web, ofrece sueco, de tejido profundo, deportivo, prenatal y de parejas, que dan terapistas certificados prácticamente las 24 horas del día: siete días a la semana de 8 a.m. a media noche, incluidos los días festivos. La tarifa es simple: 129 dólares la hora; 179 dólares por 90 minutos y 219 dólares por dos horas. Está incluida la propina.

No se puede escoger al terapista, aunque si le gusta alguien que ya lo atendió antes, lo puede solicitar de nuevo. Y puede cancelar o reprogramar la cita hasta una hora antes de ella, sin sanción. Si se le asignó un terapista y usted cancela con menos de una hora de antelación, paga completo (las tarifas son menores para la reprogramación). Soothe no solo está disponible en destinos populares, como Miami y Nueva York, sino, también, en sitios a los que todavía no llegan otras aplicaciones de bienestar, como Atlanta, Houston, Indianápolis, Las Vegas, Minneapolis, Orlando, Phoenix, Portland, San Diego, Seattle y Vancouver, en la Columbia Británica.

Zeel, un competidor de masajes por pedido con una aplicación y un sitio web, deliciosamente minimalista, ofrece citas con terapistas autorizados, todos los días del año (incluidos los festivos también) en más de una docena de ciudades, incluidas Nueva York (y Long Island y el condado de Westchester), Los Angeles, Miami, Chicago y Washington. Los clientes pueden elegir masaje sueco, de tejido profundo, prenatal y deportivo, así como de parejas y espalda con espalda (masajes para dos o más personas, uno de tras del otro).

Glamsquad, una aplicación que ofrece servicios de maquillaje, uñas y cabello, no es de tan gran alcance. Es solo para usuarios de iPhone (si usted no tiene uno, puede solicitar una cita en línea) en la Ciudad de Nueva York (donde a uno también le pueden hacer manicura y pedicura), Los Ángeles y Miami. Las citas están disponibles a pedido y hasta con 30 días por adelantado, un beneficio para quienes les gusta planear. En Nueva York, el peinado con secadora cuesta 50 dólares; la aplicación de maquillaje, 75; la manicura, 35, y la pedicura, 50 dólares. Se agregaron a esas tarifas 20 por ciento de propina y un impuesto por el servicio. A diferencia de Priv, no obstante, usted puede leer sobre su estilista o escogerlo.

La política de cancelaciones también es más dura: si usted cancela en el transcurso de una hora antes de la cita, le cobran la tarifa completa, sea lo que sea que haya reservado. Si usted puede cancelar en el transcurso de cuatro horas antes, pero al menos con una hora de antelación, le cobran 50 por ciento.

Un servicio similar, llamado StyleBee también es una aplicación para iPhone y ofrece aplicación de maquillaje (85 dólares), peinado con pistola (50 dólares) y peinados con el cabello recogido (85 dólares), todo realizado por profesionales certificados en un puñado de ciudades grandes, como Los Ángeles, San Francisco y Nueva York. Si usted no tiene iPhone, puede solicitar una cita en el sitio web de la compañía. Al igual que con otras compañías de belleza por pedido, se incluye la propina (20 por ciento), pero a diferencia de otros sitios, StyleBee nota: “se aprecian las propinas adicionales”. Ello podría sumarse, si usted se siente obligado. No puede elegir ni leer sobre su estilista. El tiempo de gracia para las cancelaciones es 10 minutos después de hacer la reserva, y aunque cancele en el transcurso de cuatro horas antes de la cita, se le cobra completo.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos
Llueven solicitudes de visa H-1B antes de que EU cierre sus puertas
Con grandes moños, esta youtuber se enfrenta a las chicas malvadas del colegio
¿Sombra de ojos perfecta? Estos blogueros de belleza son expertos
Ser positivo es bueno para la salud (en serio… sonríe)
China apuesta por tecnológicas emergentes en EU y pone nervioso al Pentágono
Un ‘Trump turco’, un proyecto hotelero y lazos extranjeros incómodos en Dallas
Cómo lidiar con un jefe que tiene la mitad de tu edad
¿Cruzando la frontera? Te decimos cómo salvaguardar tus datos de las inspecciones
¿Qué hacer cuando el jefe tiene la mitad de edad del empleado?