New York Times Syndicate

La pornografía también impulsa la tecnología

Gracias a una herramienta de pago inmediato, la aplicación de mensajería Snapchat se han convertido involuntariamente en un vehículo sencillo y redituable de la pornografía. 
Nick Bilton
13 marzo 2015 16:2 Última actualización 15 marzo 2015 5:0
Ilustración pornografía y tecnología

El grupo que paga por pornografía en Snapchat es actualmente una pequeña fracción de los estimados 200 millones de usuarios de la aplicación, aunque va en ascenso.  (NYT)

La pornografía, se ha dicho, es un impulsor de la tecnología.

La tecnología ha incitado la adopción de la mayoría de las innovaciones tecnológicas de la última generación. Ayudó a acelerar el crecimiento de las cintas VHS, los CD y DVD interactivos, y en mucho de todo el Internet.

Ahora está llegando a su smartphone de una manera totalmente nueva, gracias a una aplicación de mensajería instantánea popularizada por adolescentes y que está siendo cortejada por grandes marcas de consumo.

Esa aplicación es Snapchat, y su no pretendida incursión en la pornografía empezó en noviembre, cuando el servicio dio a conocer una función llamada Snapcash, que permite a las personas enviar dinero usando Square, una plataforma de pago.

Es bastante simple de usar. Digamos que usted quiere pagar a alguien 20 dólares por una cena. Simplemente vaya al nombre de la cuenta de Snapchat de esa personas, teclee $20 y oprima enviar. La función, por supuesto, no se limita a cuentas de restaurantes. Se puede enviar dinero por una renta, un vale o un baile en el regazo virtual.

Y esos bailes en el regazo se han vuelto muy populares. Desnudistas y estrellas porno han empezado a usar Snapchat para enviar videos y fotos de sí mismos desnudos por una pequeña tarifa. Algunas transacciones son tan baratas como de uno a cinco dólares por unas cuantas fotos personalizadas. Los precios pueden alcanzar los dos dígitos por espectáculos sexuales personalizados.

Una morena en Snapchat esta semana, muy probablemente veinteañera, no usaba nada más que prendas íntimas reveladoras y ofrecía enviar fotografías personalizadas para las inclinaciones de una persona por 5 dólares. Los hombres ofrecían productos similares a precios comparables.

Quizá se pregunte por qué alguien pagaría por pornografía en línea cuando está disponible gratuitamente en todas partes. Por una cosa, una videocharla privada en su teléfono móvil con una persona desnuda es mucho más íntima y personal que un sitio web o incluso una webcam. (Me han platicado.)

Además, Snapchat no deja nada en el historial de búsqueda. No hay rastro de ello que pueda encontrar una pareja o un padre sobreprotector que husmee.

Para ser claros, el grupo que paga por pornografía en Snapchat es actualmente una pequeña fracción de los estimados 200 millones de usuarios de la aplicación. Pero está creciendo conforme la oferta satisface la demanda.

El principal obstáculo es encontrar a estos desnudistas de Snapchat. La mayoría operan en secreto, en parte porque la pornografía viola los lineamientos comunitarios de la compañía. Recientemente, Snapchat publicó un “Centro de Seguridad de Snapchat recordando a los menores que las fotografías de desnudos no estaban permitidas. ”No usen Snapchat para ninguna diablura ilegal y si tienen menos de 18 años o están comunicándose con alguien que lo sea: ¡Manténganse vestidos!", escribió la compañía.

Snapchat parece estar aplicando sus propias reglas. Hace unas semanas, como una prueba, añadí 30 cuentas de Snapchat que prometían compartir fotografías pornográficas, algunas sin costo, otras por una tarifa. Una semana después, 28 de esas cuentas habían sido cerradas.

“Tenemos en operación sistemas sofisticados que detectan el abuso y cierran cuentas que violan nuestras condiciones de uso”, señaló Snapchat en una declaración. “Somos muy agresivos sobre emprender acción y continuaremos nuestros esfuerzos en ese frente”.

Para evitar ser eliminados de Snapchat, los usuarios han convertido a docenas de foros sexuales en línea en virtuales centros de intercambio. Los desnudistas anuncian sus servicios ahí, y los espectadores interesados publican sus nombres de usuario de Snapchat. De esta forma, los desvestidos pueden aprobar a los vestidos antes de enviarles imágenes o recibir dinero en sus recipientes de propinas de Snapchat.

Algunos desnudistas también están evitando la expulsión al no cobrar a los usuarios en Snapchat. Más bien, ofrecen un avance diario en la aplicación de mensajería instantánea, luego atraen a las personas a sus sitios web personales, donde aceptan el pago a través de servicios de terceros como PayPal y Amazon.

Snapchat no es la única aplicación móvil en la cual ha florecido la pornografía encubierta. La aplicación de mensajería instantánea Kik, que permite a l gente charlar usando texto y fotos y compartir enlaces a charlas con webcams, también se ha convertido en terreno de juegos para la pornografía. Y aunque Twitter y Facebook no permiten a la gente enviar dinero, ambos son populares entre los actores porno que quieren interactuar con sus fanáticos.

Y, por supuesto, la pornografía no es nueva en Internet. Parece como si las webcams hubieran sido inventadas solamente para permitir a la gente pagar para que alguien más se desnude. Pero lo que está cambiando ahora es la rápida transferencia a la tecnología móvil. Según un estudio reciente realizado por Juniper Research, las videocharlas y los servicios de suscripción en dispositivos móviles representarán 2,800 millones de dólares en ingresos relacionados con la pornografía este año.

Un usuario de pornografía en Snapchat, que pidió no ser identificado por razones obvias, me dijo que la gente se sentía atraída a la naturaleza de uno a uno de la interacción, así como la privacidad incorporada.

Los desnudistas, mientras tanto, sienten que las aplicaciones móviles como Snapchat y Kik les dan control añadido. Los espectáculos presentados ante webcams a menudo terminan siendo grabados por los usuarios y subidos a sitios web, donde pueden ser vistos gratuitamente.

En compracion, las aplicaciones como Snapchat dificultan grabar video.

Stephen Yagielowicz, un analista de medios en línea con Xbiz que escribe sobre la industria del entretenimiento de adultos, dijo que pantallas más grandes, cámaras mejores y conexiones más rápidas en los teléfonos móviles habían creado un sitio propicio para que los desnudistas interactúen con su público directamente.

“Existe una confluencia de sexo y tecnología en marca que está eliminando a los intermediarios”, dijo, y señaló que “muchos actores han adoptado los espectáculos ante webcams como una fuente de ingresos”.

Aunque el co-fundador de Snapchat Evan Spiegel ha tratado de distanciar a la compañía de sus raíces sexuales, la realidad es que, como señalé en 2012, Snapchat era usado principalmente para enviar mensajes con contenido sexual en sus primeros días. Desde entonces, Snapchat ha adoptado un papel totalmente diferente, convirtiéndose en un portal para enviar mensajes y contar historias detalladas.

Pero – y es un gran pero – aunque los mensajes con contenido sexual ya no son el principal uso de Snapchat, es ridículo pensar que una aplicación que te permite enviar videos y fotos que desaparecen automáticamente no sea usado también para transmitir imágenes de desnudos.

Es igualmente absurdo añadir la capacidad de enviar dinero en una plataforma y no imaginar que esta función no será aprovechada de algún modo por quienes hacen o consumen pornografía. Después de todo, la pornografía es la madre de la innovación tecnológica.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica
Un pequeño bosque de una familia puede ayudar a salvar al planeta
Espiando los drones de Amazon
Esquizofrénicos en Venezuela, sin medicamentos y empeorando