New York Times Syndicate

La historia de las bicicletas que brillan
en la oscuridad

Pure Fix Cycles fue fundada por tres estudiantes que comenzaron a fabricar y vender bicicletas de una velocidad o "fixies". En un año, consiguieron ventas por un millón de dólares lo que les permitió seguir experimentando con nuevos productos. 
Claire Martin
18 abril 2014 18:7 Última actualización 19 abril 2014 5:0
Fix Cycles (New York Times)

La compañía Pure Fix Cycles introdujo al mercado sus bicis Glow que brillan en la oscuridad y en tan sólo dos semanas se agotaron.(New York Times)

Los ciclistas tienen más formas que nunca antes para destacarse cuando circulan: cascos naranja fluorescentes, gabardinas reflectantes, bocinas que imitan las de los coches y sistemas de iluminación con láseres rojos que se proyectan hacia abajo para crear un carril virtual. No obstante, hasta hace poco, no existía un método efectivo que iluminara todo el marco de las bicicletas.

“Las luces de la bici brillan hacia el camino y los ojos del bicicletista, pero no a la bicicleta misma”, dice Zach Schau, un cofundador de Pure Fix Cycles. Hace dos años, la compañía de Schau superó esa limitación, creando una línea de bicicletas que brillan en la oscuridad.

“Nuestra bici es, de hecho, la luz misma”, dice.


A Pure Fix Cycles la establecieron Schau, su hermano menor, Jordan, y dos de sus amigos de la infancia, Austin Stoffers y Michael Fishman, en 2010. Se les ocurrió el concepto de la empresa cuando los tres todavía eran estudiantes universitarios y su historia brinda lecciones para los emprendedores que planean empezar una carrera abriendo un negocio.

En el otoño de 2010, Stoffers y Fisherman, a la sazón en el último año en la Universidad de Wisconsin en Madison, pensaban en ideas al mismo tiempo que buscaban bicis baratas para desplazarse a sus clases.

En su búsqueda, se toparon con bicis con aparejos fijos, o “fixies”, un modelo de una velocidad, sin la llanta libre que mantiene inertes a los pedales de las bicicletas comunes mientras giran las ruedas. Las “fixies” eran caras en ese entonces: entre 700 y mil 200 dólares.

Stoffers y Fishman, ahora con 25 años, estaban convencidos de que podían hacer y vender versiones de las “fixies” por menos de la mitad.

“Porque es muy simple, pueden ser asequibles si se hacen bien”, pensó, según recuerda Stoffers.

1


Fix Cycles (New York Times)

Encontraron un fabricante en Asia que podía hacer las bicis baratas.

Luego, al revés de lo que hacían los competidores, entregaban las “fixies” directamente al cliente y a las tiendas, sin depender en distribuidores. Basaron la empresa en la zona de Los Angeles, donde vivía Zach Schau, y donde habían crecido los otros tres y él.

Desde el principio, hubo una demanda fuerte por las bicis, que se vendieron en 300 dólares. El primer lote de 165 salió en dos semanas, justo después de las vacaciones invernales en la universidad.
“Ganamos miles de dólares”, dice Schau, ahora con 27 años.

“Y recibíamos llamadas pidiendo más bicis. Había mucha promesa, mucha demanda”.

Sin embargo, al haber descuidado la planeación de capital, los fundadores de la empresa batallaron repetidamente para recaudar suficiente dinero para reponer y expandir el inventario durante su primer año de actividades. Es un tropiezo común entre los nuevos emprendedores, según H. Irving Grousbeck, catedrático consultor de administración en la Escuela de Graduados en Administración de Stanford.

“No planean con anticipación contemplando las necesidades de capital del negocio y, en consecuencia, se apresuran a compensar el terreno perdido”, dice Grousbeck.

“Empiezan el simulacro de incendio diciendo: 'Lo conseguimos con mi tío y tu primo, y el vecino de la misma calle y el dentista’”.

Aunque los fundadores casi le piden dinero al dentista, también


Otro reto fue la falta de experiencia administrativa y una ineficaz división de responsabilidades. Cada uno de los cuatro hacía una cuarta parte de cada tarea, desde el envío de pedidos hasta escoger el color de las llantas o armar el presupuesto para anuncios.

Cada pequeña decisión era la gran decisión de todos”, cuenta Zach Schau. “Fue difícil”.

No obstante, en su primer año, Pure Fix Cycles consiguió ventas de cerca de un millón de dólares. El negocio era lo suficientemente fuerte para llamar la atención de un pequeño grupo de inversionistas, los que aportaron 300 mil dólares a la empresa emergente en 2011.

Poco después, evolucionaron con rapidez, en gran parte porque los fundadores contrataron a uno de sus inversionistas, Andy Abowitz, quien fuera vicepresidente senior de desarrollo de negocios internacionales en Priceline, para ser el presidente de la empresa. Bajo esta nueva guía, pudieron forjar sus propias especialidades con base en sus fortalezas individuales.

“En Silicon Valley, se llama supervisión de los adultos”, dice Grousbeck sobre este tipo de contrataciones. (Abowitz tiene 46 años) “Es una frase bastante cínica que se refiere a meter algo de experiencia administrativa”.

Los fundadores dicen que el auge financiero y haber sumado habilidades gerenciales les posibilitaron la experimentación con ideas nuevas, incluida la bici que brilla en la oscuridad.

1


Fix Cycles (New York Times)


Ya antes habían visto versiones individuales y únicas de tal bicicleta, pero la pintura que les pusieron era “supercara”, dice Zach Schau.

Estimó que únicamente la pintura costaría casi mil dólares por cada bici.

Como alternativa, su hermano trató de fusionar abalorios de vidrio reflectante a una bici con pintura en aerosol. Sin embargo, el resultado fue “esta cosa rugosa y repugnante”, dice Jordan. “No creo que funcionaría tan bien en la producción”.

Este experimento ejemplifica uno de los beneficios del emprendimiento joven. “La inocencia es felicidad”, dice Grousbeck. “No saben lo que no saben, así es que no hay mucho miedo”.

La compañía también buscaba alternativas incandescentes en otros países. Los fundadores pidieron en repetidas ocasiones a sus fabricantes asiáticos que hicieran una pintura fosforescente más barata, y en 2012 uno produjo un acabado activado por el sol que podía conservar el brillo por un máximo de tres horas.

Ansiosos por llegar al mercado, los fundadores de Pure Fix Cycles lanzaron su energía a mejorar la calidad de la pintura. Tres meses después, introdujeron sus bicis Glow y las 400 iniciales se agotaron en tan solo dos semanas, con un precio de 399 cada una. El marco y las ruedas – o solo el marco o solo las ruedas – brillan en la oscuridad.

Un negocio que tiene un producto similar es Mission Bicycle Co., con sede en San Francisco; sus bicis Lumen tienen una capa de pintura reflectante, como la que se usa en los letreros de las calles. Mission Bicycle, que hace cada bici bajo pedido, obtiene el terminado con una compañía de pinturas especializada en proyectos de ingeniería civil. El precio de una bicicleta Lumen por encargo empieza en 999 dólares.

Los fundadores de Pure Fix Cycles dicen que ser pionero en bicis que brillan en la oscuridad les dio un empujón financiero e incrementó el reconocimiento a su marca, ayudándolos a seguir desarrollando otros productos. Ahora venden una bicicleta con aparejos múltiples, así como unas para niños.

La compañía quiere expandir la línea Glow, y Jordan Schau, en particular, espera experimentar aún más con las tecnologías reflectantes, a pesar de sus desafortunados esfuerzos con los abalorios de vidrio.

“Existen otras formas de hacerlo”, dice, rebosante de optimismo. “Estoy investigando”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos