New York Times Syndicate

Humanos buscan aprender de la amistad de los animales

Luego de que varios videos aparezcan con mayor frecuencia en la red mostrando a animales de diferentes especies conviviendo entre ellos, varios científicos han mostrado interés en el estudio de este tipo de relaciones. 
New York Times
07 febrero 2015 19:15 Última actualización 08 febrero 2015 11:45
Algunos científicos y especialistas aún son escépticos en cuento a la existencia de una amistad entre diferentes especies. (NYT)

Algunos científicos y especialistas aún son escépticos en cuento a la existencia de una amistad entre diferentes especies. (NYT)

Las travesuras de una cabra con un bebé rinoceronte, un cerdo protegiendo a un gato de la casa y una serpiente ratonera se hace amiga del hámster enano destinado a ser su almuerzo.

Pocas cosas parecen captar la imaginación del público con más confiabilidad que las interacciones amistosas entre diferentes especies.

Videos de parejas de animales inverosímiles retozando o acurrucándose se han vuelto tan comunes que están despertando el interés de algunos científicos, quienes dicen que invitan a un estudio más sistemático. Entre otras cosas, señalan los investigadores, las alianzas podrían ayudar a comprender cómo las especies se comunican, qué impulsa a ciertos animales a conectarse a través de líneas entre especies y el grado en que algunos animales pueden adoptar los comportamientos de otras especies.

1
TERRENO FÉRTIL PARA LA INVESTIGACIÓN

Sin embargo, hasta hace poco, cualquier sugerencia de que las relaciones entre especies podrían basarse simplemente en búsqueda de compañía, probablemente habría sido recibida con burla, desechada como un antropomorfismo. Eso ha cambiado al tiempo que las investigaciones han erosionado gradualmente algunos límites definidos entre el homo sapiens y otros animales. Resulta que otras especies comparten habilidades, anteriormente consideradas exclusivas de los seres humanos, incluyendo algunas emociones, uso de herramientas, contar, ciertos aspectos de la lengua, e incluso un sentido moral.
Seguramente, algunos científicos se muestran escépticos de que las relaciones cruzadas entre especies, ofrecen mucho más a la ciencia que una fuerte dosis de ternura.

Otros ven un terreno fértil para la investigación, incluso en enlaces formados en cautiverio o en otros entornos domésticos.

''Hay tantas preguntas’', dice Barbara Smuts, investigadora de primates en la Universidad de Michigan, que en 1985 sorprendió a algunos de sus colegas mediante la aplicación de la palabra ''amistad’' para describir lazos entre los babuinos hembras. ''Sabemos que esto está sucediendo entre todo tipo de especies. Creo que con el tiempo la comunidad científica se pondrá al día’'.

Mientras tanto, hay abundantes historias sobre animales que han rebasado las barreras entre las especies, algunas proporcionadas por los investigadores como Smuts, que describió la observación de cómo su perro Safi, una mezcla de pastor alemán de 80 libras, forjaba una amistad con un burro llamado Wister, en un rancho en Wyoming, en la década de 1990.

Al principio, Wister atacó y pateó al perro, reconociéndolo como una amenaza potencial. Pero poco a poco, Safi engatusó a Wister para interactuar, realizando repetidas insinuaciones de juego y corriendo arriba y abajo a lo largo de la cerca del corral donde estaba el burro.

Finalmente, como Smuts escribió en un ensayo de 2001, ”cada amanecer, después de haber sido liberado de su corral, Wister se paraba delante de nuestra puerta a rebuznar hasta que yo dejaba salir a Safi, y luego jugaban y paseaban juntos por horas”.

Smuts dijo que el perro enseñó al burro a recoger un palo y llevarlo en la boca, aunque, ''parecía que no sabía muy bien por qué andaba caminando por ahí con un palo en la boca.''

ANIMALES ME

Pareció también que los dos animales elaboraron un lenguaje común. Cuando Wister, varias veces el tamaño de Safi, pateaba accidentalmente al perro durante el juego, se paraba inmóvil, como si dijera: ''No quise hacer eso.'' Safi, por su parte, se levantaba y mordisqueaba el cuello de Wister, como diciendo ''eso duele’'. Luego los dos reiniciaban el juego donde lo habían dejado.

1
JUGUETEANDO CON LA PRESA

Barbara J. King, antropóloga de la Universidad de William And Mary, dijo que esperaba que los investigadores comenzarán a recopilar ejemplos de interacciones entre especies para crear una base de datos que mereciera un análisis científico.

''Creo que ni siquiera estamos en el punto de ser capaces de extraer patrones porque la base de datos es muy pequeña’', y agregó que el tema también podría beneficiarse de una definición rigurosa de lo que constituye una ''amistad’' entre los miembros de diferentes especies.

King sugirió algunos criterios. Una relación, propuso, debe ser sostenida; debe haber reciprocidad, con ambos animales participando en la interacción; y algún tipo de acomodo debe llevarse a cabo durante la relación, sea una modificación en su comportamiento o en la comunicación.

En algunos populares videos, existentes en el internet, King señala que, claramente estos criterios no están presentes. En un video en YouTube, que muestra a un hámster en la espalda de una serpiente, por ejemplo, no está claro si los dos son buenos amigos, o si la serpiente simplemente no tiene hambre.

Otro video, que muestra a una leona en Kenia ''adoptar’' a varios antílopes terneros, proporciona una idea de cómo la percepción puede diferir de la realidad. En el video, un conservacionista que observó a la leona dice: ''Mucha gente siente que esto tiene que ser un mensaje de Dios''.

Pero Craig Packer, un investigador de leones en la Universidad de Minnesota, que también apareció en el video, dijo en una entrevista reciente que la leona probablemente estaba jugando con su presa antes de matarla.

Convivencia especies. (NYT)
1
AMISTAD EN CAUTIVERIO

Sin embargo, incluso en cautiverio, las relaciones sostenidas evocan observaciones interesantes. Marc Bekoff, profesor emérito de ecología y biología evolutiva en la Universidad de Colorado en Boulder, dio ejemplos de la apertura con que se desenvuelven algunos animales criados juntos desde pequeños, presente en muchas especies durante algún tiempo después de su nacimiento.

''Esto demuestra que los animales jóvenes son realmente puertas abiertas’', dijo Bekoff, que ha estudiado durante mucho tiempo las emociones animales.

Eso ciertamente parece ser el caso en el San Diego Zoo Safari Park y, donde desde 1981 los instructores han emparejado guepardos con perros a una temprana edad. El zoológico ha encontrado que los perros tienen un efecto socializador sobre los asustadizos felinos, permitiendo a los entrenadores a que lleven a los chitas a eventos públicos como ''animales embajadores''.

Janet Rose-Hinostroza, una entrenadora de animales a cargo de los felinos en Safari Park, dice que se necesita un tipo especial de personalidad canina para lograr este tipo de relaciones de trabajo. En la selección de los cachorros, dijo que busca los que son de trato fácil, no demasiado dominantes y tampoco demasiado sumisos.

''Un cachorro que va a pasar encima de uno para tomar un juguete o trata de proteger su comida, no es el cachorro que estoy buscando’', dijo.

El perro y el guepardo encuentran gradualmente la forma de jugar juntos, dijo Rose-Hinostroza. A los perros les gusta luchar, pero el juego preferido de los guepardos es la caza, una manera de perfeccionar sus habilidades depredadoras.

''Pareciera que los guepardos dicen, '¡No, no, tú tienes que ser la gacela!''', Dijo Rose-Hinostroza.

La comunión entre las especies, dijeron los investigadores, puede inspirar a la especulación, no solo acerca de los animales, sino de los seres humanos que están tan fascinados por ellos.

Convivencia especies. (NYT)

En Haller Park en Kenia – donde Mzee, una tortuga de 130 años de edad, cuida a Owen, un hipopótamo bebé huérfano – un hombre que visitó el parque con su hijo miró a la tan dispareja pareja, y comentó durante un documental sobre el par ''Si dos criaturas muy diferentes se llevan así de bien, entonces ¿por qué no pueden llevarse bien los iraquíes, británicos, americanos, palestinos, israelíes?''

O como Haraway lo expresó: ''En una situación en la que el terrorismo se cultiva desde todos los ángulos, y se nos enseña a temer prácticamente todo, ¿por qué alguien debería de sorprenderse de que hay un profundo deseo de gozar los placeres del reino de paz?''

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Los texanos combaten el calor con esta agua mexicana
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero