New York Times Syndicate

¿Un menú de almohadas? Uno de varios deleites para dormir mejor

Menú de almohadas, la apuesta sibarita por el comfort en el sueño es una realidad para el Conrad Hotel en Indianápolis: una tendencia que se ha expandido a otros horizontes como la aromaterapia y gastronomía.
Brendan Prunty
08 agosto 2015 17:45 Última actualización 09 agosto 2015 5:0
Menú de Almohadas

La calidad en los servicios de atención hoteleros toma un nivel diferente: un menú de almohadas. (Cortesía)

NUEVA YORK. Jeremy Jones se considera un experimentado huésped de hoteles. Viaja frecuentemente por su trabajo como ingeniero químico y recorrió el planeta con su esposa, Angie; todo documentado en su blog de viajes.

Pero fue durante una estadía de dos noches en el Conrad Hotel en Indianápolis que probó algo por primera vez: un menú de almohadas.
Ofrecía una variedad de almohadas: diferentes firmezas, diferentes formas, para todos los diferentes hábitos al dormir. Jones se decidió por la almohada de agua, su esposa, por la almohada de apoyo. Para su agradable sorpresa, durmieron bien. Y de nuevo a la noche siguiente. Cuando regresaron a su casa en Pittsburgh, compraron almohadas similares a las que habían usado en el Conrad.

Los menús de almohadas ciertamente no son nuevos en la industria de los hoteles de lujo. Pero son solo una forma en que los hoteles están atendiendo cada vez más la calidad del sueño de sus huéspedes.
JW Marriott Hotels empezó su Programa de Revitalización Nocturna en 2013, para ayudar a los huéspedes a relajarse y dormir más profundamente cuando llegaran. El servicio fue más allá de la cama, con una mezcla de aceites aromáticos y una selección de chocolates de sabores destinados a relajar el cuerpo. El Peninsula Hotel en Manhattan ofrece colchones hechos a mano de Savoir Beds; una compañía de colchones de 110 años de antigüedad basada en Londres.


Ciertos hoteles en la cadena Starwood tienen un menú creado para ayudar a los huéspedes a dormir mejor. Las oficinas centrales de la compañía en Stamford, Connecticut, también tiene habitaciones concepto que prueban ideas como azulejos de piso iluminados para que sean visibles en la noche; un sistema operado con un smartphone que enciende las luces, el televisor y otros aparatos; e iluminación especializada para ayudar a reajustar los ritmos circadianos de los huéspedes después de viajes largos.

Incluso afuera de las cadenas de hoteles, un buen sueño nocturno es una industria creciente. El centro turístico Mohonk Mountain House en New Paltz, Nueva York, un albergue de 145 años de antigüedad, ha estado ofreciendo desde hace tres años un servicio de tratamiento de spa destinado a los privados de sueño.

El Benjamin Hotel en Manhattan ha llevado su servicio un paso más lejos, incorporando a una consultora del sueño hace dos años. Rebecca Robbins ayuda a asesorar a los huéspedes sobre una variedad de temas relacionados, incluidos cuál almohada seleccionar y qué comer antes de ir a la cama.

Antes de su llegada al Benjamin, el menú de almohadas del hotel pasaba casi inadvertido. Pocos huéspedes lo usaban e incluso menos empleados del hotel sabían cómo emparejar adecuadamente una cabeza con la mejor almohada para ella.

Ahora, Robbins, investigadora del sueño de la Universidad Cornell, ofrece pláticas dos veces al año al personal del hotel – a todos, desde el gerente general hasta el personal de cocina – sobre cómo ayudar a crear un mejor sueño nocturno para cada huésped.

“Los huéspedes aprecian que los miembros del equipo del Benjamin estén capacitados y respondan a las preguntas sobre los beneficios del sueño”, dijo el gerente del hotel, Steve Sasso.

Ahora, el Benjamin incluye varias almohadas, entre ellas la esponjosa almohada Cloud, la almohada Lullaby que toca música y la almohada Maternity que da apoyo al vientre de las huéspedes embarazadas.
Pero la campaña para una buena noche de sueño no termina ahí.
Los servicios incluyen un menú destinado a ayudar a relajar el cuerpo y el sistema digestivo para quienes llegan tarde en la noche, cortinas de bloqueo de luz en las habitaciones y un nuevo servicio de llamada de recordatorio para dejar de trabajar hecha desde la recepción en la cual se les dice a los clientes que empiecen a guardar sus cosas y se metan a la cama. Robbins también está disponible para los clientes para consultas sobre el sueño personalizadas.

“De eso se trata la hospitalidad”, dijo Henry Harteveldt, un analista de viajes en el Atmosphere Research Group. “Se trata de ser considerados y tratar de anticipar y satisfacer las necesidades de los huéspedes. No sobre lo que se podría esperar, sino estas cosas no anticipadas e inesperadas que realmente complacen al huésped. Sería grandioso si viéramos más hoteles haciendo algo así”.

Ahí es donde la industria del dormir mejor en los hoteles parece toparse con un obstáculo. Las comodidades para dormir se ofrecen en los hoteles de lujo, pero aún no se han filtrado a donde el huésped promedio reserva una habitación.

“Es algo que no había visto antes”, dijo Mark Moravits, de 32 años de edad, quien usó un menú de almohadas durante una reciente estadía en el hotel Conrad Chicago. “Es un lugar de cinco estrellas, así que uno espera cosas así”.

Moravits viajaba hasta tres veces al mes en su empleo anterior con un programa educativo sin fines de lucro y nunca había encontrado un menú de almohadas, un consultor del sueño o cualquier otro servicio personalizado para ayudarle a tener un mejor descanso nocturno. Es un cliente frecuente de Starwood Hotels, y ha llegado a comprar un cubrecama de la tienda en línea de la compañía.

Después de hospedarse en el Conrad, usar el menú para seleccionar una almohada con aromaterapia y dormir más cómodamente que en su propia cama, Moravits se preguntó porqué los hoteles donde regularmente se hospedaba no ofrecían el servicio.

“Me encantaría que está fuera la norma”, dijo Robbins, la investigadora del sueño. “En vez de hablar sobre añadir un dispositivo o el conector o cargador del iPod más reciente en la habitación, en la industria de la hospitalidad deberíamos estarnos enfocando más en el dormir”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica