New York Times Syndicate

Estos son los temas de dinero que seguramente generan conversación

No hay momento como el presente para poner sobre la mesa unas cuantas grandes preguntas sobre la búsqueda de dinero. Aquí los 
siete mejores temas que tienden a dejar fría a la gente y las emociones que se envuelven en torno a las finanzas personales.
New York Times
02 septiembre 2016 22:54 Última actualización 03 septiembre 2016 5:0
gastos

(NYT)

Es la temporada de la excursión prolongada, la lenta caminata por la playa, el tiempo de ocio en el que finalmente se puede solo hablar y pensar por al menos algún momento. Aun si usted no puede salir de vacaciones estas dos semanas siguientes, muchos centros de trabajo estarán más tranquilos de lo normal, lo que quizá permita una escapada temprana y una cena más prolongada.

No hay momento como el presente, entonces, para poner sobre la mesa unas cuantas grandes preguntas sobre la búsqueda de dinero.

Lo que sigue es las siete mejores consultas que pude encontrar que tienden a dejar fría a la gente y hacerla abrirse a cualquier cantidad de dinero que tenga y las emociones que se envuelven en torno a las finanzas personales.

No encontrarán mucho sobre inversiones en lo que sigue, ya que hoy en día es fácil colocar el dinero para el retiro en un fondo a plazo fijo que automatiza todo, o inscribirse en un programas informático barato para extender los ahorros en una colección de fondos indexados.

En cambio, el centro de atención aquí es la familia, los sentimientos y el futuro, a menudo incognoscible y que aún así tenemos que planear. Sírvase helado y prepárese una bebida para adultos, e ingiéralos en orden.


¿Qué lecciones sobre el dinero aprendieron de sus padres?
Yo utilizo esta pregunta cuando asesoro a mis amistades y a mi propia familia, por dos razones. La primera es que puede ayudar a tener una culpa autoimpuesta. ¿Están determinados a mantener una cierta clase social o a subir un peldaño de la escalera porque sentirán que son menos exitosos en los ojos de sus padres si no lo hacen? ¿No están contentos en un trabajo administrativo porque sus padres trabajaron tan duro para mandarlos a la universidad y no pueden hacerse el ánimo de renunciar? ¿Les preocupa de alguna forma estarles fallando a sus hijos si la escuela a las que los mandan no es tan buena como la de ustedes?

También, es crucial ser explícitos con uno mismo y con el cónyuge, si se tiene, sobre cómo los padres son modelos a seguir, si es que lo son. ¿Qué específicamente les enseñaron que les ha ayudado? ¿Y, cómo, en su silencio sobre algunos aspectos del dinero, pudieron haberles fallado a ustedes?

¿Qué es lo que la palabra “dinero” les conjura?

Este poco de asociación de palabras puede parecen elemental, pero su poder le llegó a lo más hondo a Peg Eddy, una planeadora financiera en San Diego, cuando una clienta respondió con la palabra “comida”.

La madre de la clienta era alcohólica y los vales de comida se acababan cada mes, así es que empezó a trabajar a los 11 años y creció para ser una académica exitosa. Debido a esa historia, se requirió de mucho trabajo y conversaciones para que voluntariamente gastara dinero en cosas que podía comprar fácilmente. Eddy describió una especie de momento victorioso cuando, un día, recibió una llamada de la clienta para decirle que saliera a ver su coche nuevo.

Otras respuestas comunes a la pregunta incluyen a la seguridad, la libertad, la recompensa y la carga. Una persona particularmente honesta le respondió a Eddy con una palabra: “control”.

¿Cuántos hijos le gustaría tener cuando se retire?

El crédito de esta adivinanza es para Derek Tharp, un planificador financiero en Cedar Rapids, Iowa, quien dijo que se inspiró muchísimo en un libro titulado “Selfish Reasons to Have More Kids” (Razones egoístas para tener más hijos) por el economista Bryan Caplan.

Tharp dijo que era frecuente que las parejas más jóvenes a las que asesoró pensaran demasiado en el costo financiero de los hijos en el corto plazo y la cantidad de atención que necesitan lo más pequeños. Los anima para que consideren con más cuidado su futuro como personas, a los que querrán mejorar sus posibilidades de estar rodeados por nietos, y tener hijos adultos que pudieran ayudarlos en la ancianidad.

Que conste que Tharp no tiene hijos, pero lleva poco tiempo de casado y espera que Eli, la perra de la familia, no sea el último ser viviente al que atiendan su esposa y él.

¿Cuál creen que sea la idea que tienen sus hijos al respecto?
A veces, la gente que llama a Julie Ford, una planificadora financiera en Nueva York, para que la ayude se encuentra en cierto grado de apuros financieros. Si tienen hijos, dice Ford, les formula esta pregunta sabiendo muy bien que lo más seguro es que la ansiedad parental también se haya transferido a los hijos.

Es frecuente que invocar a las personitas, dice, haga que los adultos sean mas honestos y vulnerables. “Yo también trato de darles ideas sobre cómo involucrar a los hijos en las conversaciones sobre el dinero”, contó. “Si necesitan hacer grandes reducciones al presupuesto o las vacaciones parecerán distintas si se va hacia delante, los hijos lo pueden manejar. Puede ser un momento pedagógicamente aprovechable, y eso puede ser algo así como un aspecto positivo”.

Háblenme de su situación financiero cuando recién se conocieron.

Cuando Ted Halpern, un planeador financiero que tiene dos oficinas en los suburbios de Washington, siente que se está gestando la tensión al hablarles a las parejas, las golpea con esa oportunidad narrativa. “Pasan de una cara más tensa a un brillo en los ojos”, dijo. “Y se miran entre sí y se dan cuenta de que, sí, todavía se aman”.

Con un conjunto de clientes, recordaron su primera cita en un Honda Civic con un asiento trasero roto y vidrios en las ventanas que se controlaban manualmente. Así es que pidió un seguimiento: imaginen si yo hubiera podido ofrecerles una propuesta en ese entonces en la que 20 años después estarían casados, tendrían hijos sanos y su propio negocio con el ingreso que tienen hoy. ¿Habrían firmado ese contrato?

La esposa se inclinó hacia delante. “Con sangre”, dijo.

Por lo general, la gente responde afirmativamente, dijo Halpern. Y ayuda recordarle un punto más general, si es que están riñendo por dónde hay que reducir los gastos. Discuten por algo que ya tienen.

¿Cuáles son las cosas más importantes en su vida?

Kevin Reardon, un planeador financiero en Pewaukee, Wisconsin, ha probado con diversas preguntas importantes y perspicaces al paso de los años, incluida tres que sugiere George Kinder, quien ha entrenado a muchos planificadores. ¿Cómo viviría en forma diferente si usted estuviera completamente seguro financieramente? ¿Qué cambiaría si supiera que solo le quedan cinco o 10 años de vida? ¿Y qué lamentaría si supiera que moriría mañana?

Al final, Reardon se quedó con esta pregunta más básica, que, de inmediato no sugiere nada relacionado con el dinero. “Pero si llegas al por qué y a lo que motiva a alguien, todo lo demás solo cabe desde ahí”, dijo. Eso significa usar la respuesta y trabajar hacia atrás para establecer objetivos financiero en torno a estos asuntos de gran importancia.

¿Para ti, qué aspecto tiene el retiro?

Muchos de nosotros pensamos que sabíamos lo que significaba esa palabra hace ya algún tiempo, y quizá algunos de nosotros todavía sepamos. La independencia financiera. No tener que trabajar en un empleo para sobrevivir. Viajar. Una edad en particular.

No obstante, Rick Kahler, un planeador financiero en Rapid City, Dakota del Sur, ha oído la siguiente respuesta en dos ocasiones: me muero.

Un cliente que dijo eso, un médico, tenía cierta prueba empírica que ese sería su destino ya que todos los parientes varones se habían muerto al año o dos después del día en el que dejaron de trabajar.

Kahler dice que lo ayudó llegar a una descripción muy general que es un poco más optimista: el retiro significa hacer lo que yo quiero, cuando yo quiero, con quien yo quiero. Una vez que resolvemos eso, un retiro exitoso es solo cuestión de rellenar la agenda de actividades e invitar a otros a unirse.

>