New York Times Syndicate

Este niño recibió una mano gracias a una impresora 3D

La tecnología que brindan las impresoras 3D ha traído consigo aplicaciones médica como la impresión de prótesis que resultan de menor costo que las de alta tecnología robótica. 
Jacqueline Mroz
06 marzo 2015 22:30 Última actualización 08 marzo 2015 5:0
La impresión 3D de prótesis representan una alternativa para las personas que no pueden pagar una de alta tecnología. (NYT)

La impresión 3D de prótesis representan una alternativa para las personas que no pueden pagar una de alta tecnología. (NYT)

NUEVA YORK – Los padres de Dawson Riverman trataron de ayudarle a sacar el mejor provecho de su situación.

Nacido sin dedos en su mano izquierda, Dawson pasaba apuros para desempeñar incluso las tareas más sencillas, como atarse las agujetas o sostener una pelota. “Dios te hizo especial de esta manera”, le decían sus padres. Pero para cuando tenía cinco años de edad, Dawson demandaba entre lágrimas saber por qué.

Los Riverman, de Forest Grove, Oregón, no podían permitirse pagar una mano prostética de alta tecnología para su hijo y, en cualquier caso, rara vez se hacen para niños. Luego llegó la ayuda a través de un extraño con una impresora tridimensional.

1
BENEFICIO INESPERADO

Él hizo una mano prostética para Dawson, en azul cobalto y negro, y no le costó nada a su familia. Ahora, el chico de 13 años de edad puede andar en bicicleta y sostener un bate de beisbol. Espera jugar como portero en su equipo de fútbol.

“Se está dando cuenta de que puede hacer cosas con las dos manos y no tiene que tratar de encontrar la manera de hacerlas”, dijo su madre, Dawn Riverman.

La proliferación de impresoras 3-D ha tenido un beneficio inesperado: Los dispositivos, resulta, son perfectos para crear prótesis baratas. cantidades sorprendentes de niños las necesitan: Uno de cada mil niños nace sin dedos, y otros pierden dedos y manos por lesiones. Cada año, unos 450 niños reciben amputaciones como resultado de accidentes con podadoras de jardín, según un estudio publicado en Pedatrics.

La impresión 3D de prótesis representan una alternativa para las personas que no pueden pagar una de alta tecnología. (NYT)

Los reemplazos prostéticos avanzados son dispositivos médicos complicados, accionados por baterías y motores electrónicos, y pueden costar miles de dólares. Incluso si los niños pueden manejar el equipo, crecen con demasiada rapidez para hacer práctica la inversión. Así que la mayoría sale adelante sin ellos, luchando para hacer con una mano lo que la mayoría de nosotros hace con dos.

E-nable, una organización de voluntarios en línea, pretende cambiar eso. Fundado en 2013 por el doctor Jon Schull, el grupo enlaza a niños como Dawson que necesitan prótesis de manos y dedos con voluntarios que pueden hacerlas en impresoras 3-D. Los diseños pueden ser descargados en las máquinas sin cargo, y los miembros que crean nuevos modelos comparten sus planos de software gratuitamente a otros.

Los materiales para una mano prostática impresa en 3-D pueden costar apenas entre 20 y 50 dólares, y algunos expertos dicen que funcionan tan bien, si no mejor, que muchos dispositivos más costosos. Lo mejor de todo es que a los niños y niñas regularmente les encantan sus prótesis hechas artesanalmente.

1
GRAN DEMANDA PARA AYUDAR

No están diseñadas para que parezcan partes de reemplazo. Un modelo popular, la Cyborg Beast, parece el miembro de un Transformer. La Raptor Hand y la Talon Hand 2.X no sugieren una discapacidad; insinúan los superpoderes de las tiras cómicas. Y no están hechas para esconderse; en realidad, pueden fabricarse en una variedad de impactantes colores fluorescentes, o incluso hacerse para que brillen en la oscuridad.

Los dedos se cierran flexionando la muñeca, lo cual tira de los “tendones” hechos con cables. Si se mueve la muñeca de nuevo, la mano se abre. Las manos se imprimen en partes, que son ensambladas por voluntarios, o por los padres y los propios niños.

Más de 50 grupos, como tropas de Niños Exploradores y Niñas Exploradoras y escuelas como el Convento del Sagrado Corazón en Manhattan, Nueva York, han creado manos para unos 500 niños.

“Tenemos a varios miles de personas en nuestro sitio que están pidiendo ayudar a hacer manos”, dijo Schull, un científico de investigación en el Instituto Rochester de Tecnología. “¿Qué pudiera ser más gratificante que usar tu impresora 3-D para hacer una mano para alguien?”

La impresión 3D de prótesis representan una alternativa para las personas que no pueden pagar una de alta tecnología. (NYT)
1
HANDOMATIC

Una herramienta en línea en el sitio web de E-nable, la “Handomatic”, es usada para ajustar la prótesis al niño. Un pare introduce una serie de mediciones, y la herramienta produce un diseño personalizado para el niño que puede ser descargado en el impresora.

Cada mano lleva unas 20 horas de impresión y otras dos o tres horas de ensamblaje. (Los diseños también pueden ser descargados de Thingiverse, un sitio web operado por MakerBot, un fabricante de impresoras 3-D.) Los tutoriales de ensamblaje están disponibles en YouTube.

La impresión 3D de prótesis representan una alternativa para las personas que no pueden pagar una de alta tecnología. (NYT)

No es mucho más difícil que armar un estuche complejo de Lego, dijo Ivan Owen, uno de los inventores de las manos impresas tridimensionalmente, quien hizo la mano de Dawson.

“Pusimos disponibles los diseños al dominio público para que no hubiera patente y todos pudieran hacer cualquier cosa que quisieran con ellos”, dijo. “Así que muchas personas contribuyeron con su tiempo para mejorar el diseño original. Me siento bendecido”.

En estos días, algunos expertos importantes en el diseño 3-D están colaborando con E-nable en prótesis mejoradas para niños. Las manos son ligeras, pesan menos de medio kilo, pero los dedos se mueven juntos, no por separado.

Y no funcionan para todos los niños: Quienes tienen amputaciones a mitad del brazo, por ejemplo, regularmente deben ser vistos por un especialista en prótesis.

Sin embargo, muy a menudo los niños son como Ethan Brown, de ocho años, quien nació sin dos dedos en su mano izquierda. Ahora usa una Cyborg Beast color negro y rojo, los colores de su escuela.
“Se ve incluso más genial que en la fotografía”, dijo. “Parece de Ironman o el Hombre Araña”.

Antes era blanco de burlas por su discapacidad, dijo su madre, Melina Brown, de Opelika, Alabama, quien ahora es voluntaria en E-nable. “Ahora es diferente de una manera genial, y los otros niños dicen que también quieren una mano nueva”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos