New York Times Syndicate

Es tiempo de amapola y en Afganistán nadie la erradicará

En la provincia de Helmand, al suroeste de Afganistán, llamada la "capital de la producción de opio y heroína", acaba de empezar la temporada de cosecha de amapola, pero a diferencia de años previos, no habrá esfuerzos por erradicar esta práctica.
New York Times
16 abril 2016 18:58 Última actualización 17 abril 2016 5:0
opio

Afganistán representa 90 por ciento de la heroína mundial. (New York Times)

LASHKAR GAH, Afganistán- Los afganos tienen una expresión: "Bien, sin consideración a lo que ha ocurrido, seguimos flacos". En otras palabras, no se han vuelto ricos aún, sin consideración a cuánto lo hayan intentado.

Es una expresión oída a menudo aquí en la provincia de Helmand, la región suroeste que es la capital mundial de la producción de opio y heroína. Afganistán representa 90 por ciento de la heroína mundial; más de dos tercios de eso vienen de las amapolas de Helmand, con base en cifras de Naciones Unidas.

A veces la expresión es articulada con envidia: ¿cómo nos lo perdimos? Otras veces se pronuncia con codicioso sarcasmo: ¿cuánto más podemos obtener antes de que acabe el frenesí alimenticio?


Acaba de empezar la temporada de cosecha de amapola de este año, y las brillantes flores rojas son estridentes manchones a lo largo del paisaje profusamente irrigado. Pero, a diferencia de años previos, no habrá ningún esfuerzo serio por erradicar la cosecha de opio en Helmand, debido a una combinación de progresos del talibán y corrupción descontrolada, con ambas partes combatiendo por el narcotráfico.

Helmand es también la provincia más letal en Afganistán, con más de la mitad de todas las bajas del país en combate en el último año, han confirmado oficiales afganos.

Al enviado del Presidente Ashraf Ghani a Helmand, General Divisional Abdul Jabar Qahraman, se le ha dado la tarea reparar la situación. Él dice que buena parte de la razón por la cual Helmand se ha vuelto tan difícil es que muchísimos de sus combatientes tienen algo en juego financieramente para ver la continuación del narcotráfico y de la guerra en sí; algo que espera deshacer convenciendo a todas las partes de que hablen entre sí.

Dice que el problema es el síndrome de la cuarta esposa. La cuarta esposa (cuatro es lo máximo permitido bajo el islam) a menudo es varias décadas menor que el marido, así que su padre puede exigir un alto precio por la novia. La implicación es que grandes actores a ambos lados están hambrientos de dinero. Sin embargo, en algunos casos de prominencia en Helmand, hay realmente cuatro esposas en la imagen.

El gobernador alterno del talibán para la provincia, Mulá Manan, es de una familia pobre, pero incluso así tomó hace poco a una joven mujer como su cuarta esposa. "¿De dónde sacó este dinero?" dijo Qahraman. "Tuvo que pagar mucho por un matrimonio de ese tipo, y su padre ni siquiera tenía un burro". Como contrapunto, mencionó que el comandante de la Policía Nacional Afgana en el distrito Nad Ali, Hajji Marjan Haqmal, también había pagado solo 3 millones de afganis por una joven cuarta esposa; alrededor de 42 mil dólares, o más de tres años de salario para un comandante de distrito.

"Hay un gran juego en marcha, y Helmand está al centro de él", dijo Qahraman. "La guerra y lucha en Helmand es una herramienta para todos: están ganando millones de ellas".

Quienquiera que controle el territorio del opio controla un rico arroyo de ingresos. El talibán impone impuestos directamente a la cosecha; algunos oficiales gubernamentales también lo hacen, o solicitan sobornos con mayor frecuencia para hacerse de la vista gorda.

El esfuerzo bélico es otro rico objetivo para la corrupción, destacó Qahraman. "Hay una lucha armada y el lado del gobierno dispara tres rondas, pero dicen que son 50, y el otro bando, también devuelve algunas, y dice que son 100, y después cada una de las partes va a vender las rondas extras", dijo. "Los tipos que pelean son solo herramientas; sus comandantes ganan el dinero".

En los últimos 11 meses, han sido muertos tres mil soldados y agentes de policía del gobierno afgano en Helmand, con base en las cifras de Qahraman. Eso es la mitad o más de las estimados seis mil efectivos de seguridad afgana, oficiales de policía y soldados muertos en las 34 provincias del país en los últimos 12 meses… marcado aumento respecto del año pasado, con base en un oficial afgano de alto rango, quien habló anónimamente porque no tenía autorizado discutir las cifras en público.

1
 

 

Plantíos amapola Chiapas


"Si digo que no es tan mala, estaría mintiendo", dijo Qahraman. "Pero si digo que es abrumadoramente mala, estaría mintiendo igualmente. La situación es frágil. Cuando seamos fuertes, vamos a ganar. Cuando ellos estén fuertes, ellos van a ganar".

Las bajas civiles también están aumentando. En el Hospital de Emergencia de Lashkar Gah, administrado por un grupo de ayuda con base en Italia, las bajas aumentaron 10 por ciento en enero y febrero, a 405, comparado con el mismo periodo un año antes.

"Ahora ya no puedes ir con seguridad a ninguna parte en Helmand", dijo El General Divisional Esmatulá Dawlatzai, quien fue puesto a cargo en fecha reciente de todas las fuerzas policiales de Helmand. "No puedes dar un paso fuera de Lashkar Gah de manera segura, y eso es un hecho", agregó, refiriéndose a la ciudad capital de la provincia.

"Eso no va a cambiar hasta que hagamos algo con respecto a la corrupción política, que está siendo llevada a cabo desde Kabul e involucra a todos, ancianos, parlamentarios, políticos, todos ellos", prosiguió Dawlatzai. "En particular, la policía no es una policía nacional. No está peleando en beneficio de su país, sino por sus patrocinadores".

El Mulá Mayid Ajonzada, el vicepresidente de la provincia, dijo que todo lo que Helmand había recibido de Kabul era promesas vacías, conforme el talibán iba ganando cada vez más territorio. "El hecho es que nada se ha hecho con la excepción de llenar sus propios bolsillos", dijo. "Eso es todo lo que ellos hacen".

Los hombres nombrados para reformar a la policía y el ejército en Helmand, Dawlatzai y Qahraman, están enfrentando dificultades y muchos de los obstáculos son internos.

De 2014 a 2015, la erradicación del opio en Helmand casi se duplicó, lo cual generó gran aclamación en círculos encargados de hacer valer la ley. Sin embargo, este año el nuevo jefe de seguridad del ministerio de Combate a Narcóticos, Mayor Rahmatulá Alokozai, cuyo deber principal es la erradicación de opio, ha declarado que no habrá ninguna en 2016. Con el talibán en pleno control de cinco de los 14 distritos de la provincia de Helmand, y más de la mitad de su territorio, no sería posible, insistió Alokozai.

"Este año está totalmente fuera de control. El año pasado no fue como este", dijo el mayor en una entrevista. "Ahora que no tenemos seguridad, no podemos hacer nada. Es obvio".

Sin embargo, detractores de Alokozai dicen que él claramente no está interesado en intentarlo, quejándose de que no solo no está calificado para una posición tan crucial, sino que la gran cantidad de dinero que él pagó por su empleo sugiere que se puede ganar dinero cancelando la erradicación.

Cuando una carta oficial del ministerio del Interior de Afganistán, proponiendo a Alokozai como el zar de erradicación en Helmand, llegó al escritorio de Dawlatzai, el general dijo que él había garrapateado una nota a través diciendo: "Él ni siquiera debería estar en la fuerza de policía, ya no digamos en combate a narcóticos".

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica
Un pequeño bosque de una familia puede ayudar a salvar al planeta
Espiando los drones de Amazon
Esquizofrénicos en Venezuela, sin medicamentos y empeorando