New York Times Syndicate

En EU, Apple y Google ya venden energía eléctrica

En Estados Unidos, Apple y otras empresas como Wal-Mart y Google han recibido una designación federal por su subsidiaria en energía que les permite convertirse en vendedores de electricidad al mayoreo.
New York Times
02 septiembre 2016 21:17 Última actualización 04 septiembre 2016 9:50
apple

Apple podría reducir el costo de su carga de electricidad, la cual alcanzó 831 millones de kilovatios-hora en el último año fiscal. (NYT)

En el centro de Palo Alto, California hay una Tienda Apple, una caja de vidrio metida entre un restaurante tailandés y una farmacia CVS, cuyo letrero reza: "Esta tienda opera 100 por ciento con energía renovable".

Si resultan los planes de Apple, podrá decir lo mismo no solo en sus operaciones por toda California, sino también más allá, ya que la empresa se orienta a satisfacer sus crecientes necesidades de electricidad con fuentes ecológicas, como las energías solar, eólica e hidroeléctrica.

Como otras grandes empresas antes que ella, incluidas Wal Mart y Google, Apple recibió hace poco una designación federal por su subsidiaria en energía que permite que se convierta en vendedora de electricidad al mayoreo, de costa a costa, en Estados Unidos. En efecto, Apple está creando su propia compañía de servicios públicos ecológicos, si bien su principal cliente es ella misma.

Los motivos pueden ser económicos, tanto como lo son ambientales. En tanto mayorista, Apple podría reducir el costo de su carga de electricidad, la cual alcanzó 831 millones de kilovatios-hora en el último año fiscal; suficiente para alimentar a unos 76 mil hogares durante un año.

Sin embargo, como un creciente número de corporaciones, Apple está decidida a reducir las emisiones de bióxido de carbono por la producción de electricidad; una de las fuentes más grandes de los gases invernadero que contribuyen al calentamiento mundial.

1
 

 

apple

En una ambiciosa empresa, Apple contrató con First Solar para empezar a comprarle a California Flats, una granja de energía solar que se está construyendo ahora, poco menos de la mitad de la energía a finales de año.

De acuerdo a las disposiciones del contrato, Apple pagará 848 millones de dólares por la electricidad en más de 25 años y recibirá la producción total de la granja al vencimiento del mismo. Es uno de los contratos de energía limpia comercial más grandes hasta ahora.

Lisa Jackson, quien fuera la jefa del Departamento de Protección del Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés), ahora es la ejecutiva de Apple que supervisa la política ambiental, las iniciativas sociales y loas asuntos con los gobiernos en todo el mundo, dijo que espera que puedan servir de modelo para muchos otros grandes usuarios corporativos de energía que ahora están abrazando la energía limpia.

“Se trata solo de otro tipo de forma innovadora de llevar esa energía a la red para que tengamos que optar por la red mixta de California que todavía incluye combustibles fósiles”, dijo Jackson.

Google, que recibió su designación federal de venta al mayoreo de energía de la Comisión Federal Reguladora de la Energía en el 2010, es una gran partidaria del enfoque que ahora está adoptando Apple.

1
 

 

apple

“Operar cualquier tipo de negocio, tener previsibilidad en términos de tus costos de operación puede ser muy importante”, notó Gary Demasi, el director de operaciones de la energía del centro de datos y estrategia de locación en Google, la que ha sido una destacada inversionista en energía limpia, así como usuaria. “La energía renovable, desde una perspectiva de los costos, ahora es competitiva con otras formas de energía, mucho más todavía de lo que fue hace unos cuantos años”.

En Estados Unidos, la capacidad generadora de los proyectos corporativos de energía limpia ha sido de más del doble cada año desde el 2013, según el Centro de Negocios de Renovables del Instituto de las Montañas Rocallosas, el cual rastrea los contratos que se anuncian públicamente. En el 2015, 11 compañías firmaron contratos por valor de 3.23 gigavatios, aproximadamente el equivalente a cinco plantas de carbón, en comparación con 1.18 gigavatios el año anterior.

Los ejecutivos enfrentaban presiones mayores por parte de los accionistas y los clientes para mostrar que están haciendo su parte en el combate del cambio climático. Al mismo tiempo, ha explotado el uso corporativo de la energía, impulsado en muchos casos por las demandas voraces de la nube informática.

“Todos nos estamos convirtiendo en grandes jugadores de la energía, y esto es un cambio”, dijo Brian Janous, el director de estrategia energética en Microsoft. “La energía no es algo en lo que Microsoft o Amazon o Google realmente hayan tenido que pensar alguna vez antes de que llegara la nube”.

Organismos ambientalistas, como el World Resources Institute, están ayudando a impulsar ese cambio. En mayo, ayudó a crear una coalición de organizaciones no lucrativas, la Renewable Energy Buyers Alliance, que tiene más de 60 corporaciones en su red, incluidas McDonald’s y General Motors, así como Google y Wal Mart.

1
 

 

Apple

Aun cuando las compañías dicen que estos contratos significan que están operando sus negocios con energía renovable, en realidad, es frecuente que la energía limpia no fluya directamente a sus instalaciones. Es típico que compren energía renovable en cantidades que se equiparen con lo que extraen de la red; un sistema de intercambios que Jackson de Apple compara con el uso de un cajero automático.

“El dólar que depositas en el banco podría no ser exactamente el mismo billete que sacas”, dijo.

Robert F. Shapiro, un socio en el despacho de abogados Chadbourne & Parke, quien se concentra en las finanzas y energía de los proyectos, lo describe como un simbolismo significativo.

“De hecho, están recibiendo la energía de su compañía local de servicios públicos, que puede ser de carbón”, dijo Shapiro. “Pero se considera que ellos han metido en el mundo la energía neutral en carbono, que se considera que han utilizado para su carga”.

Para llevar el rastro de los créditos de energía limpia, los generadores de electricidad funcionan con registros que emiten certificados numerados.

“La energía fluye hacia la red. Los electrones van a donde van”, comentó Tawney. “Pero debido a que hay un certificado de energía renovable, nadie más puede reclamar el mismo beneficio de cero carbono”.

Tales complejidades son necesarias, dicen los ejecutivos y los defensores de la energía limpia, porque no siempre es factible instalar suficientes generadores de energía renovable en las corporaciones para satisfacer todas sus necesidades energéticas.

Wal Mart, a pesar de haber instalado paneles solares, turbinas eólicas y celdas de combustible en las tiendas y los centros de distribución, solo puede cubrir cerca de la tercera parte de las necesidades energéticas que requieren esas operaciones. Así es que también compra energía renovable de generadores y compañías de servicios públicos, dijo David Ozment, el director de energía en las tiendas Wal Mart

Procter & Gamble, otro miembro de la alianza de compradores de energía, ha arreglado la adquisición de todo el vapor de un generador de biomasa que se está construyendo en una planta en Georgia, donde fabrica el papel higiénico Charmin y el papel absorbente Bounty, dijo Jack McAneny, el director de sustentabilidad de la compañía.

Sin embargo, ello fue posible, comentó, solo debido a la ubicación de la planta cerca de una fuente de residuos de madera y pulpa para combustibles, así como a la cooperación de los socios de P&G. Entre éstos, se encuentra la compañía local de servicios públicos Georgia Power, la cual comprará la electricidad del generador para sus clientes de Constellation, la compañía que desarrolló, será la dueña y va a operar el generador

En Apple, donde la compra o la producción de energía renovable ha sido de más del triple desde el 2012, se preferiría no tener que hacer todo lo posible para asegurar el suministro de energía limpia, dijo Jackson. Sin embargo, la red pública de energía, simplemente, todavía depende demasiado de los combustibles basados en el carbono para hacer eso posible.

“Si las cosas fueran como quisiéramos, solo podríamos decir: ‘Queremos 100 por ciento de energía verde en todas partes que usemos energía’”, notó Jackson.

“Lo mejor sería que pudiéramos operar cada una de nuestras tiendas, cada uno de nuestros centros de información, cada complejo de oficinas, cada edificio que tenemos, 100 por ciento renovable; y que no tuviéramos que pasar un montón de nuestro tiempo y gastar nuestra energía resolviendo cómo lograr que se haga eso”.

>