New York Times Syndicate

Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después

Algunos atletas olímpicos están recibiendo la medalla por su desempeño de hace ocho o cuatro años. Incluso algunos que terminaron en sexto lugar están descubriendo ahora que son medallistas de bronce. Así sucedio con la atleta Chaunté Lowe. Aquí la historia.
The New York Times
04 diciembre 2016 14:49 Última actualización 04 diciembre 2016 15:37
(The New York Times)

(The New York Times)

Después de la revelación de un enorme programa de dopaje manejado por el estado ruso, funcionarios deportivos han estado volviendo a analizar las muestras de orina de los Juegos Olímpicos de 2008 y 2012, celebrados en Beijing y Londres, respectivamente. Los resultados han obligado a reescribir por completo la historia de las Olimpiadas.

Después de un escrutinio más preciso se encontró que más de 75 atletas de esas dos Olimpiadas fueron culpables de violaciones de dopaje. La mayoría son de Rusia y otros países de Europa del este. Al menos 40 de ellos ganaron medallas. Están en marcha procedimientos disciplinarios contra otros atletas y se espera que aumente el número.

Cualquiera que examine los libros de historia de los Juegos Olímpicos de Beijing y de Londres pensará que son una ilusión. Se les va a retirar las medallas a decenas de atletas para otorgárselas a quienes fueron privados de su lugar en el podio.

“Los números son simplemente imposibles, increíbles”, comentó Gian Franco Kasper, miembro de la junta ejecutiva del Comité Olímpico Internacional. “Estamos perdiendo credibilidad. La credibilidad es una gran preocupación.”

1
  

  

Chaunté Lowe

Los resultados de los nuevos exámenes llegan en un momento de intenso escrutinio internacional sobre los atletas rusos. En mayo de este año, el jefe del laboratorio antidoping de Rusia reveló un complejo programa de dopaje y de trampa sistemática. A casi la tercera parte del equipo olímpico de Rusia se le impidió participar en los juegos de Río de Janeiro este año.

El COI anunció multas para 26 atletas hace unas semanas y para 12 más hace unos días. De pronto, y sin ninguna ceremonia, algunos atletas olímpicos están recibiendo la medalla por su desempeño de hace ocho años. Incluso algunos que terminaron en sexto lugar están descubriendo ahora que son medallistas de bronce.

“Esto reescribe por completo mi historia olímpica”, afirma Chaunté Lowe, atleta estadounidense de salto de altura que participó en cuatro Juegos Olímpicos pero nunca había ganado ninguna medalla.

Sentada en su casa, Lowe recibió un curioso mensaje por Facebook de una atleta alemana contra la que compitió en 2008. “¡Felicidades, medalla de bronce!”, decía el texto.

Cuando las tres mujeres que terminaron adelante de Lowe fueron descalificadas por dopaje _ las rusas Anna Chicherova y Yelena Slesarenko y la ucraniana Vita Palamar-, ella avanzó al tercer lugar, flamante triunfadora en un salto que dio cuando su hija de nueve años era apenas una bebé.

“No dejaba de hacer cuentas”, relata Lowe, que originalmente terminó en sexto lugar. “A ver, 6 … 5 … 4 … ¡Oh, Dios mío! Tienen razón. Y empecé a llorar.”

Junto con la alegría por su reconocimiento tardío, agregó, ella se dio cuenta del costo de las oportunidades perdidas. En 2008 su marido fue despedido. La casa de la pareja en Georgia fue ejecutada ese año, algo que Lowe dice que no hubiera ocurrido si ella se hubiera distinguido en Beijing.

“Yo era muy joven y promisoria en esos momentos, y los patrocinadores estaban interesados en mí”, afirma Lowe, ahora de 32 años. “Pero pierden mucho interés cuando una no se puede subir al podio.”

Edwin Moses, atleta olímpico de carrera con obstáculo y presidente de la junta de la Agencia Antidoping de Estados Unidos, afirma que es difícil medir “la agonía de ganar y perder, de ser despojados de las medallas”.

“No sé cómo puedan recuperarse de ese daño”, indicó. El COI generalmente llama a las federaciones que rigen cada reporte para que recojan las medallas de los atletas sancionados y las redistribuyan.

La gran mayoría de los atletas implicados en los nuevos exámenes compitió en eventos de atletismo y halterofilia.

Es práctica común que los funcionarios olímpicos almacenen las muestras de orina hasta por diez años para poder llevar a cabo exámenes adicionales en caso de que surja nueva información. Aunque la primera oleada de reexámenes empezó el año pasado, Grigory Rodchenkov, que por mucho tiempo fuera director de la agencia antidoping rusa, reveló en mayo a The New York Times que él había usado un coctel de sustancias prohibidas para mejorar el desempeño de decenas de atletas rusos en el curso de los últimos años.

El Dr. Olivier Rabin, de la Agencia Mundial Antidoping, que ha estado colaborando con el COI en los nuevos exámenes, confirmó que sus funcionarios habían sido informados respecto de las drogas específicas que usaban los atletas rusos. “Claramente, cuando se examinan los resultados, estos se relacionan con la información que se tiene sobre Rusia”, señaló Rabin.

Casi todas las violaciones entre atletas de todas las nacionalidades fueron de esteroides anabólicos stanozolol o turinabol, las mismas sustancias que permitieron que la Alemania del Este dominara globalmente en los años setenta y ochenta. Recientemente surgió una oleada de violaciones con turinabol entre las ligas mayores y menores de beisbol en Estados Unidos.

“Las viejas drogas de siempre funcionan muy bien para dar fuerza”, dictaminó Rabin. “Es por eso que siguen existiendo.”

Las drogas no fueron detectadas hace años por el laboratorio de exámenes del COI, durante los Juegos Olímpicos, pues la técnica de ese tiempo no era tan sensible para detectar pequeñas concentraciones residuales, según el Dr. Richard Budgett, médico y director científico del COI.

Los nuevos métodos de examen han prolongado el periodo en el que pueden detectarse en el cuerpo drogas muy conocidas.

“La ciencia avanza día con día”, afirma Rabin. “Tan solo en los últimos cinco años, la sensibilidad del equipo avanzó en un factor de 100. Ahora vemos cosas que antes era imposible ver.”

Rara vez se encuentran violaciones de doping durante los Juegos Olímpicos. En Londres, el laboratorio olímpico encontró solo seis posibles violaciones, una fracción de las decenas que fueron expuestas este año.

“Es triste decirlo”, comenta Lowe, “pero muchas veces, cuando los atletas van a estas competencias piensan que solo es necesario llegar cerca de los tres primeros, pues nunca se sabe quién va a dar positivo en el antidoping.”

Al continuar los reexámenes del COI, las posiciones de los pasados juegos de invierno también podrían trastrocarse. Los funcionarios se han enfocado en las muestras de los Juegos Olímpicos de este año, tratando de asegurarse de atrapar a los tramposos que tuvieron derecho de competir en río de Janeiro en agosto.

Con miras en los juegos de invierno de 2018 en Pyeongchang, Corea del Sur, se espera que el COI dirija su atención a las muestras de los juegos de invierno de 2010 en Vancouver, Canadá. Ya se han analizado 500 muestras de los juegos de invierno de 2006 en Turín, pero el COI no ha dado información sobre las violaciones descubiertas.

Conforme continúen las consecuencias del escándalo de dopaje en Rusia, también es probable que se pongan a juicio las medallas de los juegos de invierno de 2014 en Sochi, Rusia, en especial cuando la Agencia Mundial Antidoping publique los resultados de una investigación sobre los atletas rusos que se doparon en Sochi pero que fueron encubiertos por una operación coordinada por el gobierno. En ese grupo hay por lo menos 15 medallistas rusos, reveló Rodchenkov a The New York Times.

Un número tan considerable de violaciones en la delegación de un solo país en una sola Olimpiada podría hacer que los funcionarios del deporte consideren imponer multas antes de los próximos juegos.

“Decir que se está haciendo justicia es muy pretencioso”, afirma Franceso Ricci Bitti, presidente de la Asociación de Federaciones Internacionales de los Juegos Olímpicos de Verano y ex presidente de la Federación Internacional de Tenis. “Pero estamos avanzando.”

Kasper, ejecutivo suizo del COI que también supervisa el deporte de esquí, tiene una perspectiva más pragmática.

“Necesitamos dejar de fingir que el deporte es limpio”, afirmó. “Es un principio noble, pero en la práctica es entretenimiento, es drama.”

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos