New York Times Syndicate
the new york times

El torturador de las celebridades

Su nombre es Sebastien Lagree. Ha torturado con sus rutinas de pilates, cardio y entrenamiento de fortaleza a celebridades como Kim Kardashian, Michelle Obama y Sofía Vergara. ¡Conócelo!
The New York Times
26 septiembre 2014 20:2 Última actualización 27 septiembre 2014 5:0
Sebastien Lagree ha entrenado a celebridades de diversos ámbitos. (Tomada de Facebook)

Sebastien Lagree ha entrenado a celebridades de diversos ámbitos. (Tomada de Facebook)

Una tarde reciente, Sebastien Lagree se arrodilló y conectó un muelle acomodado para una caminadora. Se subió a la creación tipo Frankestein, una de muchas dispersas por las oficinas centrales de su compañía, Lagree Fitness, en Burbank, California, la cual se ubica en una bodega que recuerda al laboratorio de un científico loco.

“En estas máquinas, experimento tener una mezcla de tensión estática y variable”, comentó, pedaleando lentamente. “Es como los coches que hay, a gasolina, diesel y electricidad. Piensa en otra forma de impulsar un coche que sea energía limpia, esa abunda, es el tipo perfecto de energía que quieres. En eso estoy trabajando”.

Así es como Lagree pasa muchos de los días: jugando con la tensión y averiguando cómo usarla mejor en una parte del equipo para ejercitarse que inventó, el Megaformer, la base de ejercicios para quemar que mezcla Pilates, cardio y entrenamiento de fortaleza. Una plataforma poco firme, que se empuja o se jala, se extiende o se encoje, es la máquina que desafía a quien está arriba de ella en formas que no hace el Pilates tradicional.

“Le da al Pilates lo que le faltaba”, dijo Amanda Freeman, la fundadora del estudio SLT (Strengthen Lengthen Tone) Megaformer en Nueva York. “Siempre quise hacer Pilates, pero sentía que después tenía que hacer más ejercicio. No sudaba”.

En los últimos 13 años, Lagree ha construido una especie de imperio. Ha vendido miles de máquinas, que cuestan arriba de 7 mil dólares cada una, a más de 250 gimnasios que tienen licencia para usar su método. Con la promesa de esculpir los músculos delgados y largos, sus ejercicios han atraído a celebridades, incluidas Sofía Vergara y Kim Kardashian. Hasta Michelle Obama los hace.

“Estos ejercicios son realmente intensos y se trabajan tantos músculos distintos al mismo tiempo”, escribió Vergara en un correo electrónico. Se compró un Megaformer el año pasado y lo usa cuatro a cinco veces por semana, escribió. “Me encanta porque trabajas músculos que ni siquiera sabía que tenemos”.

Sin embargo, Lagree no manifiesta nada del entusiasmo del típico del gurú de la buena condición física. Aspiraba a ser actor que se hizo entrenador personal para vivir (“Pensaba que ser entrenador personal es peor que ser vendedor de coches”) y califica a su éxito como una especie de chiripa. Tampoco ha hecho ejercicio en un año.

“Tienes que entender que soy flojo”, dijo. “Nada de esto pasó porque lo haya planeado”.

Lagree, de 41 años, nació en Francia y creció en una granja a una hora al este de París. Se metió a hacer ejercicio cuando era adolescente y se dio cuenta de que sus hábitos de jugar videojuegos no ayudaban a su cintura o sus posibilidades con las mujeres. Después del divorcio de sus padres, se mudó a Oregón con su madre y lo atrajo el culto por la buena condición física, y pasaba 40 horas a la semana levantando pesas, tomando clases de aeróbicos y nadando.

“Cuando tenía veintitantos años, la buena condición física era mi religión”, contó. “El Gold’s Gym era mi iglesia e iba a rezar tres veces al día”.

1
  

   

Sebastien Lagree

Lagree estudio negocios en la Universidad Estatal de Portland y tiene una maestría en administración de empresas por la Universidad de Seattle. También modeló como trabajo secundario. Para una fotografía, posó en taparrabos, sosteniendo un arco y flecha hacia arriba, y cabello largo y rubio le caía sobre la espalda. El efecto es en parte de dios griego y en parte de Fabio.

“Me habló en una forma en la que nada antes lo había hecho”, dijo Lagree sobre la foto, la que adaptó para el logotipo de su compañía. “Me dio un sentido de propósito. Me dio la idea de ir a Hollywood”.

Aunque recibía mucha atención de los paparazis que pensaban que era el modelo italiano Fabio Lanzoni, no se materializaban los trabajos de actuación. A sugerencia de un amigo, presentó la solicitud para ser entrenador personal en el gimnasio Angel City en West Hollywood, California, y lo lanzaron a enseñar Pilates, una forma de hacer ejercicio de la que nunca había oído hablar.

“Pensé que era el mayor fraude”, dijo. “Mis antecedentes eran que para tener una buena condición física necesitas esforzarte, sudar, estar adolorido”.

Así es que Lagree repitió algunos movimientos de Pilates y desarrolló ejercicios que lo hicieron ser “una sensación de la noche a la mañana”, según dijo.

El y su esposa Danielle Lagree (se casaron el año pasado, 34 días después de conocerse en el bar Studio City), también tienen planes para incursionar en el mercado de los suplementos. Ella fue consentida de Penthouse y quiere abrir un dispensario de mariguana, y Sebastien Lagree piensa “que la mota tiene algunas cualidades herbales que se pueden meter en una bebida energizante”. También siente curiosidad por otras fuentes de energía poco convencionales.

“Quizá es una locura, pero, de hecho, la cocaína tiene muchos beneficios para la salud”, señaló. “La forma en la que la sintetizan no es buena, pero la gente en Perú mastica las hojas de coca y no enloquece”.

La idea, al final, es que el método Lagree se extienda mucho más allá de los ejercicios. A Lagree también le gustaría armar un equipo de carreras de coches, conseguir a los mejores DJs para que toquen en clases de Megaformer para transmitirlas a todo el mundo y, quizá, hasta producir una película de terror. Nada lo irrita más que la idea de que debería quedarse en los ejercicios, aunque planea reanudar pronto su propio régimen de Megaformer.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
El problema migratorio… de EU a Canadá
Cómo fue que una canción de esclavos se convirtió en himno deportivo
Kazaja, una creación post-soviética que está echando raíces
Cómo proteger tus dispositivos de los hackers
Un lago se volvió rosa en Australia, no es el único
NY espera menos turistas extranjeros, culpa a Trump
Las aerolíneas buscan engañar a tus papilas gustativas a 9 mil metros de altura
Así pasó una de las primeras Chicas Bond a una ‘vida normal’
Gorgojo del algodón: un enemigo común de EU y México
Por qué la cirugía bariátrica funciona cuando las dietas fracasan
El muro fronterizo partiría a una tribu y su conexión con tierras ancestrales
La energía eólica en alta mar se vuelve convencional para el sector energético
La vida a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México
Una aldea en busca de calor, durante los días más fríos de Alaska
Ecosexo, condones que ayudan al medio ambiente
El tren Yibuti-Etiopía muestra la experiencia y financiamiento de China
¿Por qué Silicon Valley no funcionaría sin inmigrantes?
Vino para gatos; ahora podrás brindar con tu mascota
Trump quiere más autos estadounidenses en Japón; pero conductores japoneses, no
¿Ayuda moderna para quienes tienen el corazón roto? Ya está en internet
Te imaginas la casa más cara de Estados Unidos. Hay dos
El pueblo que se preprara para sus nuevos residentes: las FARC
Hormigas con genes modificados revelan cómo se organizan las sociedades
Estudia en Canadá y camina hacia la ciudadanía
Esta empresa transforma autos en convertibles