New York Times Syndicate

Él huyó de Siria para evitar la cárcel y terminó viviendo en una

Más de 300 migrantes solicitantes de asilo en Holanda viven en antiguas prisiones, una medida temporal que ya se extiende por meses mientras aumenta la polémica. 
Nina Siegal
© 2016 New York Times News Service
08 julio 2016 18:44 Última actualización 10 julio 2016 18:45
Omar Nabhan huyó de Siria para evitar que el ejército lo reclutara. (NYT)

Omar Nabhan huyó de Siria para evitar que el ejército lo reclutara. (NYT)

HAARLEM, Holanda. Cuando el ejército sirio trató de reclutarlo a la fuerza, Omar Nabhan, de 27 años de edad, enfrentó una decisión terrible: convertirse en soldado en una guerra a la cual no quería unirse o enfrentar el encarcelamiento. Él y su esposa decidieron huir de su casa en Aleppo.

Así que es un cruel giro del destino que, después de cruzar el Mar Egeo en un barco que casi se volcó, y caminar a través de los Balcanes y luego hasta Holanda, hayan terminado viviendo en una prisión de cualquier manera.

Son dos de los más de 300 solicitantes de asilo que han sido ubicados en De Koepel, una de las 13 ex prisiones y cárceles que Holanda está usando para albergar a los migrantes y refugiados mientras son procesadas sus solicitudes.

 
 

 

En holanda, antiguas prisiones son usadas para dar asilo a refugiados. (NYT)


Nunca ideal, el reacondicionamiento de las prisiones vacías como refugios inicialmente fue aceptado como una respuesta de emergencia a la repentina afluencia de migrantes y refugiados procedentes de Siria, Irán, Eritrea, Afganistán y otros países a fines del año pasado.

Pero se ha vuelto cada vez más polémico a medida que los plazos para el alojamiento y el procesamiento de las solicitudes de asilo se prolongan por meses. Para los críticos y algunos de los albergados en las excárceles, una solución temporal ha tomado un aire de permanencia y la sensación de un encarcelamiento real.

“Las prisiones obviamente no ofrecen la sensación de privacidad e independencia para prepararse para la integración en la sociedad holandesa, o para su regreso y reintegración en sus propias sociedades”, dijo Jasper Kuipers, subdirector del Consejo Holandés para los Refugiados, un grupo activista financiado en parte por el gobierno. “No son adecuadas para ello”.

 
 

 

Prisiones de Holanda son usadas para dar asilo a refugiados. (NYT)


Cuando unos 58 mil migrantes inundaron Holanda el año pasado, el país no tenía suficientes refugios para todos, señaló en entrevista Klaas Dijkhoff, el secretario de estado para la seguridad y la justicia. Él analizó varias opciones, incluidos espacios de oficinas vacíos y campamentos de tiendas de campaña.

Pero, excepcionalmente para casi cualquier país, Holanda tenía un superávit de celdas carcelarias no ocupadas debido al desplome en las tasas de delincuencia, e incluso había estado rentando celdas a otros países, como Bélgica y Noruega.

Cuando llegaron los solicitantes de asilo, parte de una ola de más de un millón de migrantes que entraron en Europa el año pasado, los centros de detención vacíos parecieron una opción práctica, dijo Dijkhoff.

“En el momento en que lo hicimos, la afluencia era tan alta que si al final del día teníamos suficientes camas para las personas que estaban llegando, nos sentíamos orgullosos”, dijo.

Aunque las prisiones “no son instalaciones de cinco estrellas”, añadió Dijkhoff, sí tienen algunos “beneficios claros”, incluidas cocinas y habitaciones privadas.

En muchas, “incluso tienen un gimnasio, o una cancha al aire libre para jugar fútbol u otros deportes, lo que no se tiene en un edificio de oficinas acondicionado, por ejemplo”, dijo. “Y la mayoría de las veces, se tiene más espacio”.

 
 

 

Prisiones holandesas usadas para dar asilo a refugiados (NYT)


Otros son menos optimistas.

Pooria Bazhian, de 26 años de edad, y su madre, Nahid Mikaeilidiba, de 52, exmusulmanes que se convirtieron al cristianismo en Irán, donde la apostasía es castigable con la muerte, también han estado albergados ahí durante cinco meses.

“Este lugar fue construido para criminales, no para seres humanos libres que no cometieron ningún acto equivocado”, dijo Bazhian. “No se tiene ningún buen sentimiento aquí. No hay aire fresco. No hay espacio verde para caminar”.

Conforme el tiempo se prolonga, crecen las quejas, junto con la preocupación de que una solución rápida e imperfecta se haya convertido en la norma.

“Cuando nos consultaron sobre esto, dijimos, está bien, dado que esta es una emergencia, podemos aceptarlo”, dijo Kuipers del grupo activista.

“Pero ahora han estado ahí durante medio año, y no veo que se vayan”, dijo. “Me preocupa mucho que las exprisiones no sean temporales, sino el nuevo estándar”.

La Agencia Central para la Recepción de Solicitantes de Asilo del gobierno (conocida por su sigla en holandés de COA) operaba 40 centros de recepción, con espacio para unas 30 mil personas, en enero de 2015, antes de que empezara la crisis. Ahora opera 121 instalaciones.

 
 

 

Prisiones holandesas son usadas para dar refugio a migrantes. (NYT)


Unas 16 mil personas actualmente albergadas en instalaciones de la COA han recibido sus permisos de residencia, pero no pueden salir hasta que encuentren lugares permanentes donde vivir, y hay un retraso, dijo Dijkhoff.

El tiempo de espera antes de que los solicitantes de asilo puedan esperar una decisión sobre sus solicitudes, que era de seis meses cuando mucho, ahora típicamente empieza en siete meses y puede tomar hasta 15.

“No teníamos ninguna gran queja sobre el hecho de que no quieran permanecer en una prisión”, dijo el portavoz de la COA, Jan Willem Anholts. “Difícilmente recibimos quejas sobre las instalaciones; recibimos quejas sobre lo prolongado del procedimiento”.

Kuipers dijo que le preocupaba particularmente el efecto sicológico sobre las personas que huyen de la persecución y el encarcelamiento en sus países de origen. Los grupos de migrantes más grandes que llegaron a Holanda en 2015 fueron sirios y eritreos, dijo.

“Los eritreos huyeron de un régimen en su país donde el encarcelamiento era un problema enorme”, dijo Kuipers. “Muchos de los eritreos han estado encarcelados; yo sugeriría que la mitad de ellos”.

Añadió, refiriéndose al presidente Bashar Assad de Siria: “Para las personas que han estado en prisiones y han sido víctimas de tortura por parte del régimen de Assad, por ejemplo, puede desencadenar ciertos recuerdos”.

Sin embargo, muchos de los solicitantes de asilo están tratando de ser positivos. En un día reciente, Dawlat Derbas, de 34 años de edad, estaba sentada afuera haciendo un collage en el jardín de las mujeres, un expatio carcelario donde algunas han plantado cajas con flores.

Nieta de un refugiado palestino, Derbas siempre ha sido oficialmente apátrida, aun cuando nació en Siria. En Aleppo, tenía una casa, un auto y un empleo como maestra, y estaba trabajando para obtener un título de maestría en sociología, dijo.

“En Siria, lo tenía todo”, dijo, “pero no tenía libertad, y eso es muy importante. Aquí, no soy libre, no todavía”.

 
 

 

Prisiones holandesas son usadas para dar refugio a migrantes. (NYT)
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos
Llueven solicitudes de visa H-1B antes de que EU cierre sus puertas
Con grandes moños, esta youtuber se enfrenta a las chicas malvadas del colegio
¿Sombra de ojos perfecta? Estos blogueros de belleza son expertos
Ser positivo es bueno para la salud (en serio… sonríe)
China apuesta por tecnológicas emergentes en EU y pone nervioso al Pentágono
Un ‘Trump turco’, un proyecto hotelero y lazos extranjeros incómodos en Dallas
Cómo lidiar con un jefe que tiene la mitad de tu edad