New York Times Syndicate

Ecosexo, condones que ayudan al medio ambiente

La mayoría de la gente piensa en los ingredientes de su comida o maquillaje, pero pocos se ponen a analizar los componentes de los productos que usan en las partes íntimas del cuerpo.
David Gelles | New York Times
24 febrero 2017 14:55 Última actualización 25 febrero 2017 5:0
condones_veganos

condones_veganos

Una docena de empleados en Ricky’s, una tienda de artículos de belleza en el centro de Nueva York, se reunió debajo de una exhibición de lustrosas pelucas. A su alrededor, planchas para cabello, uñas postizas y estuches de maquillaje estaban apilados hasta el techo. Pero, esta mañana, los empleados se reunieron para informarse sobre un nuevo artículo inusual en los estantes: condones veganos no tóxicos y ecológicos.

Meika Hollender, la cofundadora y codirectora ejecutiva de Sustain Natural, se dirigió al grupo y mostró sus artículos. El látex en los condones de Sustain proviene de una plantación de caucho de Comercio Justo en el sur de India, explicó. La fábrica opera con energía solar. Y los condones están libres de nitrosaminas, posibles carcinógenos encontrados en muchas marcas populares.

“Todos están pensando en los ingredientes en su comida y su maquillaje”, dijo. “Pero nadie está pensando en los ingredientes que forman parte de productos que se ponen en las partes más íntimas del cuerpo”.

Hollender está tratando de hacer en la industria de los anticonceptivos lo que marcas como Honest, Mrs. Meyer’s y Seventh Generation han hecho para los productos de limpieza: lanzar alternativas totalmente naturales de artículos básicos del hogar como pañales, jabón de manos y toallas de papel.

Eso no es coincidencia. Jeffrey Hollender, uno de los fundadores de Seventh Generation, es el padre de Meika y dirige Sustain con ella.

“Mientras crecía, mi sueño era iniciar una empresa de condones con mi papá”, dijo Meika Hollender, de 29 años de edad, al personal de Ricky’s.

Seventh Generation fue un éxito instantáneo, alcanzando los 8 millones de dólares en ventas a los tres años de su fundación en 1988. Pero el mercado para los condones es mucho más pequeño que el mercado para los pañales y jabones. Y tres años después de fundar Sustain, los Hollender están trabajando para superar algunos primeros errores ⎯ y una base de consumo variable ⎯ mientras tratan de hacer que sus eco-condones se vuelvan convencionales.

Jeffrey Hollender, de 62 años de edad, decidió que quería iniciar Sustain mientras estaba en un viaje para surfear. Después de fundar Seventh Generation y alcanzar ingresos de cientos de millones de dólares, perdió el control y fue forzado por sus socios a salir en 2010.

En la playa, contemplando el significado de la vida y lo que debería hacer a continuación, se enfocó en los condones. Los condones, se imaginó, eran un producto que no habían recibido aún todo el tratamiento ambiental. Y sabía que eran un producto inherentemente sustentable, el látex se produce a partir de la sabia del árbol del caucho, un recurso interminablemente renovable.

Jeffrey Hollender quiso llamar inicialmente a la compañía Rain Forest Rubbers. Meika Hollender, que estaba trabajando en la industria de los productos cosméticos, lo convenció de tomar el nombre sugerido por un inversionista: Sustain.

Para dar a los nuevos condones una buena fe ecológica adicional, los Hollender se enfocaron en eliminar las nitrosaminas. Químicos comunes que están presentes en todo desde la carne procesada hasta los globos, se ha descubierto que las nitrosaminas son carcinógenas en dosis altas. Y aunque solo se encuentran cantidades minúsculas en la mayoría de los productos, incluidos los condones, la Organización Mundial de la Salud recomendó que los fabricantes de condones minimizaran las nitrosaminas en sus productos.

La Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) monitorea la presencia de las nitrosaminas en varios productos, pero no las ha prohibido por completo. Como resultado, se encuentran en pequeñas dosis en una amplia variedad de productos.

Los Hollender contrataron a un exempleado de Durex, otra marca de condones, que había descubierto cómo hacer látex libre de nitrosaminas. Y encontraron la plantación de caucho. Finalmente, para el pequeño número de veganos estrictos que tratan de evitar por completo el uso de cualquier producto animal, Sustain retiró la caseína, una proteína láctea comúnmente encontrada en los condones de látex tradicionales.

“Somos como el Seventh Generation para su vagina”, dijo Meika Hollender en Ricky’s.

1
 

 

condones veganos


Pero los condones veganos están resultando más difíciles de vender que las toallas de papel reciclado. Los Hollender se acercaron a más de 25 firmas de capital aventurero en busca de respaldo. Todas ellas dijeron no. En vez de ello, los Hollender han usado su propio dinero y financiamiento de amigos y familiares. Tres años después de fundar la compañía, la ventas han alcanzado el millón de dólares anualmente, y grandes tiendas como CVS y Target están exhibiendo sus productos, pero la marca aún no ha entrado realmente en el terreno convencional.

Coyote Amrich, directora de compras y desarrollo de producto en Good Vibrations, una cadena de tiendas de artículos sexuales, dijo que más clientes están preguntando por Sustain y otras marcas amigables con el medio ambiente.

“Hay una creciente conciencia ambiental”, afirmó. “Pero ¿eso significa que todos quieren saber si su condón es vegano? No”.

Sustain no es el primer condón de su tipo. Glyde, una marca rival, también hace condones veganos que están certificados como de Comercio Justo, una designación usada por los fabricantes para connotar prácticas agrícolas sustentables. Y ciertas variedades de las principales marcas de condones, que incluyen a Trojan, Durex y Lifestyles, también están libres de nitrosaminas.

Lo que es más, los Hollender han estado bajo ataque por lo que sus críticos describen como un alarmismo peligroso. Poco después de fundar Sustain en 2014, los Hollender financiaron un reporte de dos grupos sin fines de lucro, el Proyecto de Tecnologías de Salud Reproductiva y el Centro para la Salud Ambiental, que evaluaba los niveles de nitrosaminas en los condones. Luego Sustain empezó una petición que alentaba a la FDA a prohibir las nitrosaminas en los condones, y su cuenta de Twitter publicó un video separado titulado “¿Los condones te están matando?”

La reacción fue rápida, con blogueros que escribieron artículos con titulares como “Los cigarrillos causan cáncer; los condones, no”.

“Entraron en la industria de los condones esperando cambiar al mercado, quizá sin comprender que algunas personas ya habían descubierto eso”, dijo Amrich. “El mercado está listo para ellos, pero han tenido algunos desafíos”.

Hoy, Meika Hollender ha moderado su mensaje. “No estoy diciendo que los condones causen cáncer”, dijo en una entrevista.

Sin embargo, Sustain aún promueve el hecho de que sus condones están libres de nitrosaminas en su empaque. “Esto es lo que resonó entre los consumidores”, dijo. “Quizá porque es una gran palabra química alarmante”.

Sustain vende más que solo condones. Produce un lubricante personal que usa aloe, en vez de petróleo, como su base. Ese cambio puede ayudar a las mujeres a evitar la vaginosis bacteriana, una infección desagradable que puede hacer a las mujeres más susceptibles a las enfermedades de transmisión sexual. Y la compañía también está comercializando toallitas limpiadoras “para después del juego”, hechas de algodón e ingredientes orgánicos.

Esperando dar un impulso a las ventas, Sustain estaría cambiando su empaque en febrero. En vez de las cajas anteriores que llevaban imágenes de piedras, ríos y bambú, los nuevos logotipos presentan una ilustración de dos personas besándose.

La actualización sugiere que Sustain está aprendiendo, dijo Amrich. “No se promueven los condones de la misma manera en que se promueven las toallas de papel”, dijo.

En Ricky’s, los empleados fueron receptivos al mensaje de Hollender, y los condones de Sustain fueron exhibidos de manera prominente al lado de las cajas registradoras.

“Un par de los gerentes son veganos”, dijo un empleado de la tienda. “Así que eso ayudó”. 

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Los texanos combaten el calor con esta agua mexicana
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero