New York Times Syndicate
BUENA VIDA

Cuida el ambiente con un par de tenis

Parecen como de papel, pero están hechos de Tyvek, un ligero material 'eco-friendly' con el cual trabaja Steven Weinreb desde hace varios años para fabricar colecciones de tenis. 
The New York Times
06 septiembre 2014 19:2 Última actualización 07 septiembre 2014 5:0
Steven Weinreb y sus tenis elaborados con Tyvek. (FOTO: NYT)

Steven Weinreb y sus tenis elaborados con Tyvek. (FOTO: NYT)

Es típico que la gente que escoge por primera vez un par de tenis diseñados por Steven Weinreb se quede perpleja. “Todos dicen: 'Dios santo, son extremadamente ligeros y tienen un aspecto genial. ¡Pero si están hechos de papel! ’”, dice Weinreb. 

De hecho, los tenis están hechos de Tyvek, un material tan ligero como el papel, pero también resistente al agua y relativamente recio y transpirable. Las suelas son de hule. Weinreb vende en línea y en zapaterías boutique en todo Estados Unidos, mediante su compañía Civic Duty, con sede en Secaucus, Nueva Jersey.

Si se ha aislado el ático en los últimos 30 años, si se ha asistido a un concierto en el que hay que usar una banda en la muñeca para reentrar, o se ha enviado o recibido un paquete, es probable que se haya utilizado el Tyvek. Creado por DuPont en 1955, está hecho de fibras de polietileno de alta densidad y originalmente se utilizaba, y se sigue usando, para cosas como etiquetas y forros para libros. Tyvek también se ha usado en trajes protectores, banderines, empaques médicos e industriales, y cubiertas para coches y lanchas. Ahora, los diseñadores están haciendo zapatos, bolsas y otros accesorios con él.

1
   

   

tenis

Los tenis son una nueva adición en la tendencia minimalista en el calzado que establecieron marcas como Crocs y Vibram con su línea FiveFingers, conocidos como los tenis para correr descalzos. Tiempo atrás, las compañías de tenis deportivos han estado reduciendo el peso del calzado atlético, y Nike utiliza ahora hilo de poliéster en algunos de sus modelos ligeros.

"TECNOMODA POSMODERNA" 

“Lo llamo tecnomoda con sensibilidad y sustentabilidad”, afirma sobre los nuevos diseños Shawn Grain Carter, profesora adjunta de administración de la mercadotecnia de la moda en el Instituto de Tecnología en la Moda.

“Ahora tienes esta conciencia de no sólo la moda por la moda misma, sino la moda para proteger el ambiente”, comenta. “El Tyvek es un material no tejido que satisface ambas cualidades. Es postindustrial. Es futurista. Es posmoderno”.

Civic Duty comercializa sus tenis de Tyvek como buenos con el ambiente y apropiados para quienes rechazan la vestimenta hecha de productos animales. Civic Duty recicla el calzado de sus clientes en centros especiales, donde los convierte en “una mesa para pícnics o bancas para parque o algo más hecho del propio Tyvek”, señala Weinreb. (Para reciclar, los clientes deben mandarle de regreso las zapatillas usadas a la compañía). 

Desde la fundación de Civic Duty en 2009, sus ventas han sumado alrededor de ocho millones de dólares, comentó Weinreb.

Uno de sus competidores siguió un camino parecido, centrando su publicidad en factores ambientales y geniales. Los tres cofundadores de Unstitched Utilities, en East Brunswick, Nueva Jersey, se conocieron cuando trabajaban en Fila, la compañía de ropa y calzado deportivos.

Uno de ellos, Kevin Crowley, trabajó en el sector de trajes protectores. Hace varios años, el grupo empezó a experimentar con diseños de zapatos para Tyvek, y después hicieron pininos con el uso de revistas recicladas (tiras cocidas) como material para tenis. Ahora los venden hechos de Tyvek y de lona.

“El Tyvek es un material difícil de trabajar”, asegura Jack Steinweis, otro cofundador. “Debes saber realmente lo que estás haciendo, y nosotros tuvimos la información correcta”.

Steinweis y sus socios querían, en un inicio, hacer los tenis en Estados Unidos, pero no pudieron encontrar una fábrica dispuesta a trabajar con Tyvek o que lo pudiera hacer en forma costeable.

Unstitched Utilities empezó a hacer sus tenis de Tyvek en China, pero ya reubicó la fábrica a Vietnam. Las zapatillas, en versiones baja y de media caña, se venden entre 50 y 135 dólares el par en su sitio web y en cerca de 30 zapaterías en Estados Unidos.

1
   

   

tenis

Token Hu trabajaba en la firma de diseño Frog Design e inició hace dos años en China al tercer competidor en el mercado de los tenis de Tyvek, Unbelievable Testing Laboratory. Empezó a experimentar con los tenis de Tyvek porque era habitual que su esposa no encontrara unos que le gustaran y le quedaran bien porque tiene pies muy pequeños.

Finalmente, Hu dejó su empleo y empezó Unbelievable Testing Laboratory. Ahora está basado en Shanghái y Las Vegas, y dirige su publicidad a hombres entre 23 y 35 años.

La compañía vende los tenis en su sitio web en 68 a 78 dólares; también ofrece una cartera de Tyvek. Unbelievable Testing Laboratory empezó a utilizar una mezcla de Kevlar y microfibras en sus diseños. En septiembre, la empresa empezará una campaña en Kickstarter para ayudarse a financiar la manufactura de una nueva bota de Kevlar con Tyvek a la que llama Moon Boot.

Sus tenis pesan menos de una libra, más ligeros que muchos de los tradicionales para correr, así como de otros informales, como los marca Converse Chuck Taylor.

Los tenis de Civic Duty también están hechos en China. Según IBISWorld, la firma investigación de mercado, China es el mayor fabricante de calzado en el mundo, allá, una industria de 114 mil millones de dólares en 2013.

Los dueños de las compañías estimaron una duración aproximada de un año para sus tenis, la cual ponen a la par de los hechos con materiales más tradicionales.

Hay interrogantes sobre la sustentabilidad ambiental del Tyvek. Después de todo, está hecho de fibras plásticas. Y no es particularmente fácil que los consumidores reciclen las zapatillas.

“Todo depende del porcentaje de clientes que sí los regresan y de cuán diligente es la empresa sobre reciclarlos correctamente”, explicó Rachel Obbard, profesora adjunta en la Escuela Thayer de Ingeniería en Dartmouth, quien ha investigado e impartido clases sobre materiales para equipos deportivos. “En lo personal, no creo que cumpla con la etiqueta de 'producido en forma sustentable’”, sostuvo Obbard.

“El Tyvek es igualmente fuerte en todas las direcciones, resistente a la pintura, y tiene un excelente ratio entre fuerza y peso”, notó. Sin embargo, agregó que no es elástico y su transpirabilidad no es tan elevada como la de los tenis para correr tradicionales.

“Podría tener un par de tenis de Tyvek, superligeros e informales, que puedes meter en una mochila o una maleta”, afirmó. “No podría verme practicando algún deporte con ellos”.

Grain Carter reconoció que el Tyvek tiene limitaciones. Sin embargo, ve que son atractivos para la gente de la generación milénica, dispuesta a arriesgarse.

“Lo verán como arte; también lo verán como funcionalidad”, comenta. “Será una venta fácil en ese segmento demográfico particular”.

1
    

    

tenis
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos