New York Times Syndicate

¿Cómo crear energía con desperdicios de comida?

La búsqueda de energías alternativas llegó incluso a los estadios, como el de los Indians de Cleveland, en donde una empresa procesa los desperdicios de alimento que se generan y los convierte en energía y fertilizantes.
Diane Cardwell / New York Times News Service
15 mayo 2015 17:56 Última actualización 17 mayo 2015 5:0
El tanque para procesar los desechos tiene una capacidad de 11 mil 350 litros. (Foto: The New York Times)

El tanque para procesar los desechos tiene una capacidad de 11 mil 350 litros. (Foto: The New York Times)

CLEVELAND.- Mucho antes del inicio de un partido de los Indians de Cleveland en el Progressive Field, mientras los jugadores calentaban en el campo color verde esmeralda, la actividad era la habitual en la cochera detrás del jardín izquierdo par C.L. Gholston, un lavador de platos.

Había trasladado los contenedores grises llenos de sobras de la cocina – cáscaras de piña y melón, peladuras de zanahoria y extremos de jitomates – que eran parte de la mezcla que depositó en un aparato al que él llama la máquina de energía.

Construida por InSinkErator, el fabricante de eliminadores de basura, la máquina muele todo tipo de desechos de comida, incluida piel, grasa, carne y hueso, para producir una mezcla líquida que posteriormente es transformada en energía y fertilizante en una planta operada por la compañía de energía renovable Quasar.


A medida que los gobiernos y la industria buscan reducir las emisiones de metano – un gas que atrapa el calor que es más poderoso que el bióxido de carbono – limitando la cantidad de desechos orgánicos en los vertederos de basura, los grandes procesadores de alimentos están buscando nuevas formas de deshacerse de sus sobras. Los desechos de alimentos, estimados en unos 34 millones de toneladas al año,
según las cifras más recientes de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por su sigla en inglés), son el mayor componente de los rellenos sanitarios, que son responsables de aproximadamente 18 por ciento de las emisiones de metano de la nación.

Aquí en Cleveland, los Indians empezaron a usar el proceso el año pasado, siguiendo el ejemplo de los Browns, que comenzaron en 2013, y un casino se les unió recientemente en el esfuerzo. El sistema de InSinkErator, llamado Grind2Energu, está consiguiendo clientes en otras partes también, incluidas algunas tiendas de Whole Foods en Boston.

“Somos una nación de desperdicios”, dijo Steven M. Smith, director financiero de Quasar. La compañía, dijo, convierte “material que está siendo llevado a vertederos o incinerado – lo que no es bueno para la economía – y extraemos la energía y concentramos los nutrientes, y tenemos agua al final”.

Tanto InSinkErator como Quasar ven potencial en su sistema, que usa bacterias que se dan naturalmente para acelerar el proceso de descomposición. Menos de 5 por ciento de los desechos alimentarios estadounidenses se recuperan y reciclan, pero puede ser una potente fuente de energía para electricidad, calefacción y combustible de transporte.

Conforme cambian las políticas gubernamentales para alentar la extracción de la energía de la basura orgánica, Estados Unidos está empezando a ponerse al corriente. El Distrito Municipal de Servicios Públicos del Este de la Bahía en California, por ejemplo, ha estado canalizando los desechos de alimentos de los restaurantes y otros grandes productores a un procesador durante años como parte de un programa piloto federal, y algunas ciudades han experimentado con acciones similares. Harvest Power, una empresa inicipiente respaldada por Waste Management y Kleiner Perkins y basada en Waltham, Massachusetts, ha estado operando una instalación en Orlando, Florida, desde 2013 que convierte los desechos de Disney World en combustible y fertilizante.

En teoría, agregar alimentos a los digestores que procesan estiércol o aguas negras tiene ventajas, dijo Chad Kruger, director del Centro para Agricultura Sustentable y Recursos Naturales de la Universidad Estatal de Washington, destacando entre ellas que incrementa la producción de metano. Pero sin una infraestructura existente para manejar, transportar y procesar el material, construir ese tipo de sistema de energía ha sido demasiado difícil y costoso para que se extienda ampliamente.

“De algún modo, nos hemos estancado en algunos de estos asuntos”, dijo. “Dicho esto, la industria, los elaboradores de composta, en particular los más grandes, realmente están dedicados a esto, piensan que es lo correcto”.

La asociación entre Quasar e InSinkErator sigue a años de investigación y desarrollo en ambas compañías. Los administradores en InSinkErator habían estado analizando el potencial de la digestión anaeróbica y la producción de energía en plantas de tratamiento de aguas. Se toparon con Quasar, una compañía de rápido crecimiento que estaba incubando su negocio en el campus de investigación agrícola de la Universidad Estatal de Ohio en Wooster y que pretendía crear una red nacional de digestores.

“Una de las cosas que básicamente estaban buscando era una fuente de suministro limpia de material orgánico que fuera consistente y baja en contaminación pero tuviera alto contenido de energía en términos de potencial del metano”, dijo Matt Whitener, gerente general de la operación del Grind2Energy en Emerson, la compañía matriz de InSinkErator. “La tecnología de molienda in situ y en el punto de generación era la pieza faltante para hacer un modelo eficiente donde el generador de desechos alimentarios tenga un mecanismo para convertir su sobras de comida en una sustancia líquida”.

En el Progressive Field, Gholston y los demás lavaplatos introducen cargas de desechos de comida en el molino, que es entre 13 y 20 veces más poderoso que los modelos domésticos. La mezcla líquida con la consistencia de un batido de leche resultante de las peladuras de frutas y verduras descartadas, la pasta no comida, la grasa de cocina usada o las sobras de hot dogs que no pueden ir a un banco de alimentos es luego introducida en un tanque de 11 mil 350 litros.

Una vez que el tanque indica a Grind2Energy que está lleno, Quasar es alertado para que envíe un camión para llevar la masa a su planta, donde es puesta en gigantescos digestores anaeróbicos llenos de bacterias que descomponen la mezcla líquida. El sistema captura el gas liberado, el cual luego es convertido en electricidad para el molino o en combustible de transporte. Las sobras sólidas se vuelven fertilizante.

Por ahora, los trabajadores están introduciendo en la máquina solo desechos que no llegan al consumidor, excepto por los alimentos del Terrace Club, donde empleados limpian los platos y pueden evitar que contaminantes como servilletas de papel o envolturas plásticas lleguen a la mezcla. Los fanáticos de los Indians que cenaban ahí en gran medida no tenían idea del destino de sus encurtidos fritos sobrantes y hamburguesas con queso no ingeridas, pero expresaron apoyo para el programa.

“Eso es mejor a que se vaya al vertedero; reutilizar, energía, eso es genial”, dijo Jim Vanco, de 57 años de edad, un agente de bienes raíces comerciales que estaba comiendo alitas, calamares y aderezo de cangrejo con su hijo John, de 27, y su amigo Roger Riachi, de 49. “Eólica, solar; cualquier independencia que se pueda tener de Medio Oriente es mejor”.

A una mesa de distancia, Barb Saiter, de 60 años, y su hermano Bob, de 63, también dieron la bienvenida al enfoque.
“Usarlo como fuente de energía, eso funciona”, dijo ella. Él estuvo de acuerdo: “Demasiadas personas desperdician, es una sociedad de desechos”.

Y Gholston, quien hace unos ocho viajes a la máquina de energía durante los partidos y dedicó unos seis minutos a procesar unos nueve kilos de sobras de comida, dijo que había cambiado sus hábitos.

“Me hizo pensar en ser más ecológico en casa”, dijo, mientras cientos de empleados de Progressive Insurance usando delantales como su capataz, Flo, se preparaban cerca para las festividades previas al partido. Él y su esposa reciclan más ahora, pero también simplemente se ha enamorado del aparato.

“Disfruto las máquinas grandes”, dijo, señalando cómo la mezcla líquida pasa del aparato de molienda a través de tuberías al tanque. “Simplemente soy un tipo al que le gusta cualquier máquina”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica