New York Times Syndicate

Cientos de leones marinos en peligro de muerte en California

Las aguas inusualmente cálidas están impulsando a los peces y otros alimentos lejos de las islas costeras donde los leones marinos se reproducen. Cuando las madres pasan tiempo lejos cazando para alimentarse, cientos de cachorros hambrientos nadan y llegan a tierra desde San Diego a San Francisco. 
Jack Healy
27 marzo 2015 16:57 Última actualización 29 marzo 2015 5:0
Lobos marinos

Lamentablemente de los mil 450 lobos marinos recogidos en las playas, unos 720 son tratados y salvados. (NYT)

CAPISTRANO BEACH, California - Para cuando Wendy Leeds llegó junto a él, el cachorro de león marino tenía pocas esperanzas de sobrevivir.

Igual que los otros más de mil 450 leones marinos que han sido arrojados a las playas de California este año, en lo que los expertos animalistas llaman una crisis cada vez mayor para estos animales, este cachorro de ocho meses de edad estaba muriéndose de hambre, varado y a cientos de kilómetros de una madre que aún necesita cuidarlo y enseñarle a cazar y alimentarlo. Las costillas sobresalían de su piel aterciopelada.

El cachorro se había acostado en la playa durante horas, llegando a ser el blanco de un perro agresivo antes de lograr escabullirse a la terraza de una casa de un millón de dólares, frente al mar, donde el propietario lo protegió con un paraguas y llamó a control de animales. Allí entró Leeds, experta en cuidado animal del Pacific Marine Mammal Center, que al igual que otros centros de rescate de California, está siendo inundados con llamadas sobre leones marinos perdidos y demacrados.

''Se está volviendo una locura’', dijo.

Los expertos sospechan que las aguas inusualmente cálidas están impulsando a los peces y otros alimentos lejos de las islas costeras donde los leones marinos se reproducen y destetan a sus crías. A medida que las madres pasan tiempo lejos de las islas cazando para alimentarse, cientos de cachorros hambrientos están nadando lejos de casa y arribando a tierra desde San Diego a San Francisco.

1

Muchos de los cachorros están dejando las Islas del Canal, una cadena de ocho islas frente a la costa sur de California, en una búsqueda desesperada de alimentos. Pero son demasiado jóvenes para viajar lejos, bucear profundo o verdaderamente cazar por su cuenta, dijeron los científicos.

Este año, los equipos de rescate de animales han reportado cinco veces más rescates de leones marinos que lo normal – mil 100 sólo el mes pasado. Los cachorros están apareciendo bajo muelles de pesca y en patios, a lo largo de las entradas y en los acantilados rocosos. Uno fue encontrado acurrucado en una maceta.

Recientemente, SeaWorld San Diego, dijo que cerraría su show de leones marinos y nutrias durante dos semanas, para poder prescindir de seis de sus especialistas en animales para dedicarlos a desarrollar esfuerzos de rescate y recuperación.

''Hay tantas llamadas, que no podemos responder a todas’', dijo Justin Viezbicke, que supervisa los asuntos de animales en California para la National Oceanic and Atmospheric Administration. ''La realidad es que no podemos llegar a todos estos animales''.

Como los animales heridos proliferan, los encuentros con los seres humanos están creciendo. Algunas personas ofrecen ayuda equivocada como rociar a las crías con agua o tratar de arrastrarlas de nuevo al océano. Otros se toman selfies con los animales varados, los acarician o dejan que sus niños los monten, dijeron los rescatistas.

León marino
1

Cuando Leeds se acercó al tembloroso león marino en Capistrano Beach, frunció el ceño ante un montón de atún cerca de su hocico. ''¿Alguien ha tratado de alimentarlo?'', preguntó.

Muchos están enfermos con neumonía, sus ladridos guturales silenciados por una rasposa tos. Los parásitos han invadido su sistema digestivo. Algunos están tan cansados que no pueden salir corriendo cuando los rescatistas se les acercan con redes y toallas, y los levantan para meterlos en jaulas para mascotas.

''Llegan a tierra, porque si no lo hicieran, se ahogarían'', dijo Shawn Johnson, director de ciencia veterinaria en el Marine Mammal Center en Sausalito. ''Son sólo huesos y piel. Están realmente al borde de la muerte’'.

Este año es el tercero en cinco que los científicos han visto un número tan grande de animales varados. Los investigadores dicen que se preocupan por las consecuencias a largo plazo del calentamiento global y el aumento de las temperaturas del océano, en una población de lobos marinos que ha evolucionado a lo largo de miles de años de criar casi exclusivamente en las Islas del Canal, confiando en que los flujos circulantes de las corrientes ascendentes del Pacífico, traigan anchoas, sardinas y otras presas.

Lobos marinos
1

''El medio ambiente está cambiando demasiado rápido’', dijo Sharon Melin, bióloga de vida silvestre con el National Marine Fisheries Service, quienes encontraron que las crías en las Islas del Canal pesan un 44 por ciento menos que los normales. ''Su historia de vida es mucho más lenta, y no pueden mantener el ritmo''.

Los grupos de rescate y rehabilitación, como el Pacific Marine Mammal Center, en Laguna Beach, tienen la idea de las salas de emergencia de las grandes ciudades. Los voluntarios y miembros del personal llegan con cajas de lobos marinos recién varados, para ser pesados y examinados. Les afeitan números en las pieles color marrón de los animales, calientan a los más fríos en baños de agua salada, y tratan de engatusarlos para que vuelvan de nuevo ser saludables con comidas de arenque, jarabe de maíz, aceite de salmón y otros nutrientes.

Muchos han repuntado, aumentado de peso y han rebasado los corrales interiores y la alimentación por sonda para comer peces pequeños y están retozando en piscinas al aire libre. Los recién llegados se encuentran demacrados, con tristeza interior, letárgicos y escuálidos. Los que se recuperan se divierten en el exterior tomando el sol como si fueran personas, en una terraza, y rodando alrededor de la manguera de aspersión y de vez en cuando aletean alrededor de las pequeñas albercas en sus corrales. Después de cuatro o cinco semanas, muchos deberían estar listos para ser liberados de nuevo al océano.

Pero las tasas de mortandad son alarmantes, y los miembros del personal dicen que tienen que tomar decisiones rápidas y a veces dolorosas, para aplicar la eutanasia en los animales con pocas probabilidades de sobrevivir. De los mil 450 lobos marinos recogidos en las playas, unos 720 están siendo tratados, dijo Viezbicke de NOAA.

Michele Hunter, directora del centro de cuidado de los animales, dijo: ''Es muy difícil ver tanta mortandad''.

Lobos marinos