Mercado negro de madres de alquiler en China da 10 mil nacimientos al año
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mercado negro de madres de alquiler en China da 10 mil nacimientos al año

COMPARTIR

···
New York Times Syndicate

Mercado negro de madres de alquiler en China da 10 mil nacimientos al año

La maternidad de alquiler es ilegal en China, pero hay un mercado negro en auge debido al aumento de parejas ricas y educadas que están desesperadas por tener un hijo.

Ian Johnson
17/08/2014

WUHAN. En una pequeña sala de conferencias desde donde se domina el horizonte cubierto de esmog de esta ciudad, Huang Jinlai describe su oferta a la élite sin hijos de China: por 180 mil euros, un bebé con su ADN, el género de su elección, nacido de una mujer rural consentida pero cautiva.

El arreglo es ofrecido por la Compañía de Tecnología Médica para Planificación de Bebés de Huang, que tiene sucursales en cuatro ciudades chinas y hasta 300 nacimientos exitosos cada año.

Como en la mayoría de los países, la maternidad de alquiler es ilegal en China. Pero una combinación de creciente infertilidad, una reciente relajación de la política de un hijo por familia y un imperativo cultural de tener hijos han dado paso a un mercado negro en auge para las madres de alquiler que expertos dicen produce más de 10 mil nacimientos al año.

,,

La industria vincula a parejas desesperadas por hijos con mujeres pobres desesperadas por dinero en un mundo turbio de intermediarios en línea, clínicas privadas dudosas y costosos viajes a otros países.

“El mercado clandestino de China demuestra que existe la necesidad de las madres de alquiler en la sociedad”, dijo Wang Bin, un profesor asociado en la escuela de derecho de la Universidad de Nankai. “Y donde hay una necesidad, hay un mercado”.

El aumento en los casos de maternidad de alquiler a menudo está vinculado en el incremento en las parejas chinas más ricas y mejor educadas que esperan hasta acercarse a los 40 años para iniciar una familia, una tendencia que hace más difícil concebir. Algunos académicos dicen que la grave contaminación del aire, el agua y el suelo de China contribuyen a una mayor infertilidad, aunque esa afirmación no se ha demostrado científicamente.

En cualquier caso, el no reproducirse es menos una opción que en Occidente. La tradición establece que las parejas deben tener un hijo.

Un proverbio popular advierte que “entre los tres hechos ingratos, no tener descendencia es el peor”. Algunas mujeres piensan que deben tener un hijo o sus esposos se divorciarán de ellas. Algunas parejas que buscan la maternidad de alquiler tienen historias más tristes, en ocasiones la esperanza de reemplazar  a hijos que han muerto.

El mercado no regulado de China, con una red de aproximadamente mil intermediarios en todo el país, a menudo resulta en problemas.

Una mujer que pidió ser identificada sólo por su apellido, Zuo, dijo que un amigo la puso en contacto con una mujer del campo que ya había dado a luz y necesitaba más ingresos. Otro amigo le recomendó una clínica privada en Pekín que realizaría una implantación de embriones y daría tratamientos de seguimiento; una madre de alquiler requiere meses de inyecciones de hormonas para preparar su cuerpo para el embrión implantado y evitar su rechazo.

La madre de alquiler se embarazó pero dijo que quería conservar al bebé y desapareció. “Pagamos 30 mil yuanes como anticipo”, dijo Zuo. “Y no recibimos nada y no tenemos forma de encontrar a la mujer”.

Aquí en Wuhan, Planificación de Bebés ofrece un programa más costoso, pero en ocasiones nefastamente controlado. Las parejas chinas vuelan a Tailandia donde la maternidad de alquiler es legal, a donar su esperma y óvulos. Una madre de alquiler china es llevada ahí también y recibe el implante. Los tres regresan a China y la madre de alquiler es aislada en un departamento privado con asistencia de tiempo completo. Para asegurarse de que no se haga ideas de huir con el feto del cliente, es aislada de su familia y recibe visitas diarias de un orientador sicológico, dijo Huang.

Si todo sale bien, el bebé nace en una clínica privada, que Huang dice tiene un acuerdo con Planificación de Bebés para aceptar los documentos de identidad de la pareja, registrando legalmente al bebé como suyo.

A menudo, la pareja nunca conoce a la madre de alquiler. Si la fertilización funciona al primer intento, Planificación de Bebés obtiene una utilidad de 18 mil euros, estima Huang, la misma cantidad que recibe la madre de alquiler.

“El bebé está garantizado, así como la verificación del ADN”, dijo Huang. “De otro modo usted no paga”.

“Los chinos no quieren que sus hijos sean llevados por personas que están más atrasadas que ellos”, dijo.Sin embargo, se usa ampliamente a mujeres extranjeras como madres de alquiler.

Para las madres de alquiler, los ingresos son relativamente sustanciales, pero soportan la mayoría de los riesgos y tienen pocas protecciones legales. Además de los riesgos físicos del tratamiento con hormonas y el embarazo, muchas sufren problemas psicológicos.

,