New York Times Syndicate

Cervecera convierte pueblo en un ‘anuncio viviente’

Crested Butte fue trasnformado en Whatever, U.S.A. para una campaña de Bud Light por la que la cervecera Anheuser-Busch pagó medio millón de dólares; la comunidad quedó dividida por la iniciativa.
Julie Turkewitz
© 2014 New York Times News Service
12 septiembre 2014 21:0 Última actualización 14 septiembre 2014 5:0
Trabajadores transformaron el lugar y pintaros calles y paredes de color azul. (NYT

Trabajadores transformaron el lugar y pintaros calles y paredes de color azul. (NYT

CRESTED BUTTE, Colorado. Los trabajadores han estado ocupados en este pueblo de esquí, bucólico y remoto: pintaron las calles de azul, al igual que los postes de la luz y las cercas, dejando al lugar casi irreconocible. Y, conforme se realizaban los preparativos finales para una fiesta de tres días, muchos habitantes maldecían a la alcaldía por aprobar un contrato para permitir que una gigantesca compañía cervecera lo convirtiera en un “anuncio viviente” a cambio de 500 mil dólares.

“Es un error”, dijo David Rothman, de 55 años, sobre la decisión de dejar que Anheuser-Busch se adueñara del pueblo para filmar un comercial de cerveza. “Francamente, es vulgar y corriente”.

 
 

El 5 de septiembre, la compañía llevó en avión a mil jóvenes para pasar un fin de semana de parrandas al estilo Spring break, en el marco de una campaña para Bud Light. En la avenida principal del pueblo, la Elk, fueron colocados “jacuzzis” al aire libre, una caja de arena, iluminación para conciertos y un escenario. A los restaurantes y hoteles se les quitaron muchas señales locales para poner en su lugar sombrillas y letreros marcados con el logo de la marca.

Campa de Bud Light. (NYT)
 
 

Cuando comenzó la filmación, fueron repartidas bebidas en forma ilimitada y se restringió el acceso a la avenida principal sólo a las personas que llevaran brazaletes de la compañía, y el hermoso Crested Butte, rodeado de montañas, fue rebautizado como “Whatever, U.S.A.”.

“Este pueblo está construido para este tipo exacto de actividad”, dijo Nick Kelly, un portavoz de Anheuser-Busch. Pero muchos habitantes no coinciden.

Los vecinos no sólo objetaron la decisión de rentar todo el pueblo, sino también la secrecía con la que se cerró el contrato, del cual se filtraron rumores a finales de agosto. Después de una asamblea municipal que dividió a la comunidad, Anheuser-Busch duplicó su oferta inicial de 250 mil dólares.

Un franco oponente es Tim Wirth, un exsenador federal quien vive aquí. “No se eligió al gobierno del pueblo para que, utilizando propiedades y recursos públicos, lo convirtiera en un salón de cerveza los fines de semana”, escribió en una carta dirigida al consejo municipal.

Campaña de Bud Light. (NYT)
1
 

Funcionarios municipales señalaron que recibieron bien los ingresos y empleos que trajo esta actividad. El presupuesto anual de Crested Butte es de solo 10 millones de dólares, y el medio millón de Anheuser-Bush – al que la empresa denomina donación– se utilizará en un proyecto aún no determinado. En cuanto a la secrecía, el alcalde Aaron Huckstep indicó que les preocupaba que las noticias de la grabación trajeran una arremetida de forasteros.

Desde su oficina, ubicada arriba de una pizzería, Huckstep, vestido con pantalones cortos y chanclas para la playa, se disculpó por la secrecía, pero defendió su decisión de aprobar la filmación.

“No es que todos los días llegue una compañía y diga: 'Queremos donar medio millón de dólares para su comunidad. Queremos contratar a la gente del pueblo. Queremos trabajar con sus bares y restaurantes’”, explicó.

Según los defensores del acuerdo, esta actividad traería una inyección de dinero muy necesaria en temporada baja. La población total fija es de sólo mil 500 habitantes, y muchas personas trabajan en dos o tres empleos para poder llegar a fin de mes; como en muchos pueblos vacacionales, la vivienda asequible es cada vez más escaza, según funcionarios municipales.

Campaña de Bud Light. (NYT)


“Crested Butte es un gran lugar para vivir, pero es un lugar duro para ganarse la vida”, consideró Jim Schmidt, un consejero municipal que ayudó en la aprobación de la filmación. La compañía cervecera prometió contratar a 300 lugareños. “No hay duda de que puso a trabajar a muchas personas”, dijo.

Sin embargo, Rothman, un exdirector de la escuela local, quien también es uno de los fundadores del Festival de Música de Crested Butte, dijo: “Esto no tiene cabida en un lugar que trata de promoverse como un hermoso ambiente natural”.

 
 

Anheuser-Busch seleccionó a los fiesteros de un grupo de más de 150 mil personas que enviaron videos en los que mostraban que sí estaban “a la altura de 'Whatever’”. “Fue un fin de semana en el que los negocios hubieran tenido muy poco movimiento, y nosotros trajimos a miles de consumidores”, dijo Kelly, el portavoz de la cervecería.

Campaña de Cerveza. (NYT)


Los críticos de la filmación señalaron que les preocupa que pudiera ser el comienzo de un cambio cultural que al final despoje al pueblo de su carácter tranquilo. Muchos habitantes dejaron atrás vidas rápidas para entrar a esta sencilla comunidad. “Decidimos vivir aquí”, dijo Troy Wildman, de 50 años, un cocinero cuyo salario depende de la temporada de turismo. “Preferiría comer sólo frijoles a vivir en Dallas”.

Los habitantes señalaron que se enorgullecen no sólo por el espíritu libre del pueblo, sino también por lo que no es: Aspen o Vail, centros vacacionales más grandes y más elegantes, que, consideran, ya perdieron su vibra pueblerina. “Nos sentimos protectores de este lugar”, comentó Cassie Byrne, de 22 años, una habitante cuyos abuelos empezaron a visitarlo en la década de los 60. “No nos gustan los grandes negocios, queremos que siga siendo local”.

Huckstep dijo que la filmación sería una experiencia de aprendizaje; una forma de tomar decisiones sobre planes futuros de crecimiento.

“A una escala micro, ves la bota y dices: '¿Por qué tanto problema?'”, indicó. Pero también, agregó, “Es una inquietud legítima que la gente diga: 'Realmente valoro mi calidad de vida y temo que la estemos perdiendo a medida que permitimos este tipo de actividades’”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos