New York Times Syndicate

¿Ayuda moderna para quienes tienen el corazón roto? Ya está en internet

Ellen Huerta desarrollo una aplicación que ya ha sido descargada en más de 100 países que ha sido el refugió de una comunidad después de una relación que no funciono.
The New York Times
17 febrero 2017 19:23 Última actualización 18 febrero 2017 5:0
Ellen Huerta, fundadora de la comunidad Mend (NYT)

Ellen Huerta, fundadora de la comunidad Mend (NYT)

Después de un rompimiento traumático, Julia Scinto, una diseñadora de moda en Manhattan, se encontró revisando sitios en internet a lo largo y a lo ancho, en busca de algún recurso disponible que le ayudara a sentirse mejor.

“Incluso consideré la hipnosis”, dijo Scinto, quien diseña ropa para dama para la marca privada de Macy’s.

En vez de ello, descubrió Mend, una aplicación móvil y también una comunidad en línea que sirve, en parte, como entrenador personal y en parte como refugio en internet para las personas con el corazón roto.

En la aplicación de Mend, los usuarios se encuentran con un avatar animado de la fundadora de Mend, Ellen Huerta, y su tranquilizadora voz que les ofrece orientación sobre cómo seguir adelante, con temas como “desintoxicarse” de su pareja anterior y redefinir el sentido de sí mismos; incluso cómo dormir mejor por las noches.

“Es la encantadora y adorable voz de una amiga”, dijo Scinto. “Y hay una frase: ‘Nunca nos cansamos de escucharte sobre tu rompimiento’, y esas palabras son como un oasis en el desierto”.

Geri Dugan, quien trabaja como practicante de enfermería siquiátrica en Chicago, conoce demasiado bien las emociones encontradas que surgen después de que termina un romance. Después de quedar aturdida por una relación que no funcionó, dijo, se sentía como un “caso perdido emocionalmente”.

Dugan encontró Mend a través del podcast de Huerta “Love Is Like a Plant” (El amor es como una planta). Ahora, durante más de ocho meses, ha estado aplicando el régimen diario de Mend, que incluye monitorear el cuidado de uno mismo, registrar en un diario sus sesiones de ejercicio, una lista de reproducción de Spotify y un club de lectura en Good Reads.

También ha navegado por los días difíciles con apoyo del grupo de Facebook de Mend.

“Realmente me ayudó a normalizar la experiencia”, dijo Dugan, y añadió: “Incluso lo he recomendado a algunos de mis pacientes que pasan por cosas como el divorcio”.

En su oficina de Santa Mónica, California, a unas cuadras del Pacífico, Huerta, de 30 años de edad, con una cabellera castaña y gigantescos ojos azules, admitió que siempre se había sentido atraída hacia los problemas del corazón.

“Mend empezó muy orgánicamente después de que pasé por un rompimiento”, dijo entre sorbos de su té de rooibos mezclado a mano. “Yo tuve muchos recursos a mi disposición ⎯ tenía amigos solidarios y acceso a terapia ⎯ pero aún así pasé momentos difíciles para salir adelante”.

Huerta, identificada por el nombre Elle on Mend, encontró sitios en línea que ofrecían consejos sobre el rompimiento que eran decepcionantes, con frases genéricas como “solo toma tiempo” o instrucciones fastidiosas como “publica una foto en redes sociales de ti misma con alguien nuevo”.

Dijo que se propuso crear una mejor experiencia digital para los recientemente solitarios, donde los usuarios pudieran sacudirse su sensación de impotencia y emprender acciones. Como ex empleada de Google, estaba familiarizada con el campo de la tecnología y tomó sus pautas para las aplicaciones de acondicionamiento físico y salud cerebral.

“Estamos tomando esas partes de nuestras vidas muy en serio”, dijo. “Sin embargo, no estábamos haciéndolo con nuestra vida amorosa, la cual está en el centro de quienes somos”.

Mend empezó como un boletín enfocado en la recuperación de un corazón roto. Ahora la compañía está trabajando con la altamente selectiva aceleradora de negocios de Silicon Beach MuckerLab (cuya cartera incluye a compañías tecnológicas como TaskRabbit y Black Tux).

MuckerLab invirtió dinero para la ‘semilla’ en Mend y auxilia a Huerta en el desarrollo del negocio, incluyendo el diseño de producto y la mercadotecnia. Con menos de un año de antigüedad, la aplicación ha sido descargada en más de 100 países, y muchos usuarios de Mend regresan a la comunidad de apoyo, que desborda de relatos de solidaridad.

“Una de mis misiones personales es borrar la vergüenza y el tabú del rompimiento como algo que simplemente se supera”, dijo Huerta.

Una forma en que aborda eso es echando mano de sus antecedentes en la ciencia. (Tiene un título en geociencias de Wellesley, y su padre en geofísico.) Aconseja a la comunidad de Mend que no es solo la emoción la que causa una ola de sentimientos intensos, también es la biología.

“Es diferente para todos”, dijo Huerta, “pero cuando uno pasa por una separación con alguien con quien ha tenido intimidad, tu cuerpo puede decir que ha habido una separación. De ti han emanado hormonas y de ellos han emanado hormonas, con el tiempo te vuelves adicto a esa fuente de hormonas que te hacen sentir bien”.

Señaló un estudio de 2016 publicado en la publicación Frontiers in Psychology, en el cual los investigadores encontraron que el amor romántico estimula la misma área del cerebro que la adicción, con síntomas como euforia, ansia y dependencia física y emocional. Las cualidades adictivas del amor, declara el estudio, se han desarrollado en los humanos para alentar la procreación y, por tanto, nuestra mera existencia.

Aunque muchos de los consejos de Huerta para los usuarios de Mend están fundamentados en la ciencia o en sus propios malos juicios románticos, y ella alienta una variedad de opciones, como la meditación o los tés que estimulan el estado de ánimo, cree firmemente en la magia y el misterio del amor, los cuales ni los datos, las gráficas o los estudios pueden explicar.

Es esa creencia la que guiará una actualización de la aplicación móvil de Mend que será lanzada en la primavera.

Un sentimiento persiste: “Es cierto lo que dicen”, dijo Huerta. “El amor realmente es una droga”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos