New York Times Syndicate

Así es la nueva ‘residencia’ del Chapo

El narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán Loera llegará al Centro Correccional de Manhattan, lugar conocido por los reos de ser poco hospitalario.
New York Times News
03 febrero 2017 18:16 Última actualización 05 febrero 2017 5:0
Así es la nueva ‘residencia’ del Chapo

Así es la nueva ‘residencia’ del Chapo

NUEVA YORK.- El Centro Correccional Metropolitano, la fortaleza color óxido en el Bajo Manhattan donde se alberga a cientos de reos federales, fue descrito como menos hospitalario que la Bahía de Guantánamo por un preso que había estado encarcelado en ambos lugares. La media docena de reos de más alto riesgo ⎯ o al menos los que enfrentan los cargos más severos ⎯ son retenidos en condiciones de tanto aislamiento que algunos les han culpado por el deterioro de su visión.

Aquí es a donde agentes federales trajeron a Joaquín Guzmán Loera, el capo del narcotráfico conocido como El Chapo, cuando fue extraditado a Estados Unidos tras dos fugas de cárceles de alta seguridad mexicanas.

El Centro Correccional Metropolitano, que albergó a Ramzi Ahmed Yousef, el autor intelectual del atentado explosivo de 1993 en el World Trade Center, y Bernard L. Madoff, quien orquestó una estafa piramidal de 20 mil millones de dólares, tiene fama por sus estrictas medidas de seguridad. Aun así, varios presos a lo largo de los años han tratado de escapar, y unos cuantos han tenido éxito.

El intento más sensacional ocurrió en 1981, cuando un preso casi fue recogido del centro recreativo en la azotea por cómplices en un helicóptero secuestrado. Y, en 1990, dos presos desparecieron por una ventana del segundo piso, descendiendo con un cordón eléctrico de una máquina usada para pulir los pisos. Uno de ellos sigue en la lista del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos de los fugitivos más buscados.

En 2009, Anthony Boyd, un asaltante de bancos serial, fue liberado del Centro Correccional Metropolitano como resultado de lo que pareció ser un error administrativo.

Es poco claro si hubo otros escapes exitosos o prisioneros faltantes en los últimos años. Funcionarios del Centro Correccional Metropolitano no regresaron una llamada telefónica ni respondieron a un mensaje de correo electrónico en busca de comentarios.

La cárcel, abierta en 1975, contiene a 795 reos. Se ubica entre la Iglesia de San Andrés y el Tribunal de Estados Unidos. Desde los pisos superiores del tribunal, se puede ver a los presos jugando basquetbol en el área recreativa de la azotea.

1
 

 

Así es la nueva ‘residencia’ del Chapo


Es poco probable que a Guzmán se le permita unírseles. Los presos considerados demasiado peligrosos son albergados en una media docena de celdas en un ala pequeña conocida como 10 Sur, donde son mantenidos en confinamiento solitario y se les prohíbe hablarse entre sí. Las luces están encendidas 23 o 24 horas al día, según registros judiciales, entrevistas con abogados y relatos escritos. Las ventanas de cristal esmerilado no ofrecen vista al mundo exterior. Incluso la rendija en la puerta de cada celda es mantenida cerrada, lo que significa que los reos ven poco más allá de su celda solitaria.

Pero los guardias pueden ver el interior, vía una cámara dirigida a la ducha y otra encima del baño o la cama, según un relato publicado por Uzair Paracha, quien estuvo detenido ahí por dos años hasta 2005, cuando fue sentenciado por ofrecer apoyo a Al Qaeda.

Paracha señaló que no era inusual que los reos notaran el deterioro de su visión mientras estaban en 10 Sur, y solicitaran lentes para el principio de la miopía.

Aparte de rezos, las únicas voces humanas eran típicamente los sonidos de los guardias contando chistes a costa de los reos, según Paracha, cuyo detallado relato de la vida en el Centro Correccional Metropolitano está incluido en el libro de 2016 “Hell Is a Very Small Place: Voices from Solitary Confinement” (El infierno es un lugar muy pequeño: Voces desde el confinamiento solitario).

Los reos ahí no tienen televisores ni radios, lo que le hace siniestramente silencioso. Las revistas a menudo llegan un mes tarde, y The New York Times es entregado dos meses tarde, escribió Paracha, y los censores de la prisión habitualmente recortan algunos artículos.

Esta serie de condiciones severas, conocidas generalmente como “Medidas Administrativas Especiales”, requiere la aprobación del procurador general. En 2011, Amnistía Internacional escribió al procurador general Eric H. Holder Jr., expresando preocupación de que las condiciones representaran un trato cruel e inhumano.

“Las unidades segregadas son horribles e inhumanas”, escribió en un correo electrónico David E. Patton, director ejecutivo de Defensores Federales de Nueva York. “Si uno quisiera diseñar intencionalmente un lugar para enloquecer a la gente, tendría problemas para hacerlo mejor”.


Patton, cuyo despacho representa a Guzmán y muchos reos en el Centro Correccional Metropolitano, describió el aislamiento en 10 Sur como riguroso, donde los días de los prisioneros están mayormente faltos de interacción humana. “Las luces fluorescentes están siempre encendidas”, dijo. “El único sonido es el ocasional ruido metálico cuando las puertas se abren y se cierran”.

A la unidad 10 Sur se llega por una escalera desde el noveno piso, un área segura conocida como la “Unidad de Alojamiento Especial”, que tiene sus propias medidas de seguridad estrictas. Aun así, llegar a 10 Sur, desde la unidad en el noveno piso, requiere pasar por dos puertas de metal con el cerrojo pasado, la primera de las cuales es controlada electrónicamente y la segunda de las cuales requiere una llave, según un testimonio.

En 2000, un reo sospechoso de terrorismo apuñaló a un guardia en el ojo con un peine de plástico afilado en la unidad 10 Sur. Ese ataque, que causó grave daño cerebral, condujo a un reforzamiento de las restricciones de seguridad en el ala y una sensación de vigilancia que persiste.

En los últimos tres años, los guardias han reportado que un sospechoso de terrorismo había dejado “caer una nota” que contenía mensajes en código en la sala recreativa para que sus otros codemandados la encontraran. Los abogados defensores, sin embargo, dijeron que la nota reflejaba solo “hambre y sed de contacto humano”.

No se sabe si Guzmán terminará siendo retenido en 10 Sur o incluso en el Centro Correccional Metropolitano mientras su caso está pendiente en Brooklyn. La mayoría de los reos que enfrentan cargos federales en Brooklyn, son retenidos en una cárcel federal más grande en Sunset Park, Brooklyn, pero algunos son retenidos en el Centro Correccional Metropolitano, que es donde Guzmán fue regresado después de su lectura de cargos.

El directorio de reos en línea de la Oficina de Prisiones no indica su paradero. Patton declinó discutir la ubicación de Guzmán o el caso.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
¿Los tenis dan una ventaja injusta a los corredores?
¿Quieres seleccionar mejores botellas? Repite: el vino es alimento
¿Cómo derrotar a los robots en el terreno laboral?
Efecto Trump: 40% de universidades en EU reporta un descenso en solicitantes extranjeros
El problema migratorio… de EU a Canadá
Cómo fue que una canción de esclavos se convirtió en himno deportivo
Kazaja, una creación post-soviética que está echando raíces
Cómo proteger tus dispositivos de los hackers
Un lago se volvió rosa en Australia, no es el único
NY espera menos turistas extranjeros, culpa a Trump
Las aerolíneas buscan engañar a tus papilas gustativas a 9 mil metros de altura
Así pasó una de las primeras Chicas Bond a una ‘vida normal’
Gorgojo del algodón: un enemigo común de EU y México
Por qué la cirugía bariátrica funciona cuando las dietas fracasan
El muro fronterizo partiría a una tribu y su conexión con tierras ancestrales
La energía eólica en alta mar se vuelve convencional para el sector energético
La vida a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México
Una aldea en busca de calor, durante los días más fríos de Alaska
Ecosexo, condones que ayudan al medio ambiente
El tren Yibuti-Etiopía muestra la experiencia y financiamiento de China
¿Por qué Silicon Valley no funcionaría sin inmigrantes?
Vino para gatos; ahora podrás brindar con tu mascota
Trump quiere más autos estadounidenses en Japón; pero conductores japoneses, no
¿Ayuda moderna para quienes tienen el corazón roto? Ya está en internet
Te imaginas la casa más cara de Estados Unidos. Hay dos