New York Times Syndicate

Alivia tu ira. En esta empresa puedes romper lo que quieras

La apuesta de esta empresa estadounidense es sacar el estrés laboral dentro del 'cuarto de la ira'. Te decimos cómo funciona y cuánto cuesta.
NYT
09 diciembre 2016 18:17 Última actualización 11 diciembre 2016 16:23
Etiquetas
El cuarto de la ira ayuda a canalizar el estrés laboral. (NYT)

El cuarto de la ira ayuda a canalizar el estrés laboral. (NYT)

Cuando era una adolescente en el South Side de Chicago a fines de los años 90, Donna Alexander fantaseaba con establecer un espacio donde la gente estresada pudiera aliviar su tensión en una forma segura y no violenta; rompiendo maniquís, televisores, muebles y otros objetos. Tenía confianza en su idea, pero no estaba segura de cómo convertirla en negocio.

Finalmente, en el otoño de 2008, y para entonces viviendo en Dallas, Alexander inició un experimento. Invitó a compañeros de trabajo actuales y anteriores a su cochera a pulverizar artículos que había recolectado de las aceras en su vecindario. “Reproducía música en mi laptop y simplemente les dejaba hacer”, dice. Cobraba 5 dólares. Pronto, se extendió la voz de las sesiones de alivio de la tensión en todo Dallas.

“Empecé a recibir extraños en mi puerta que preguntaban si mi casa era el lugar para romper cosas”, dijo Alexander. “Cuando sucedió, supe que tenía un negocio”.

En los siguientes años mientras buscaba un lugar adecuado para la empresa, Alexander acumuló una lista de espera de cuatro meses. En diciembre de 2011, renunció a su trabajo como gerente de mercadotecnia de un restaurante de cortes de carne para oficialmente iniciar la Anger Room (Sala de la Ira) en un espacio de 93 metros cuadrados en el centro de Dallas.

La Anger Room cobra 25 dólares por cinco minutos de destrozar impresoras, relojes de alarma, vasos de cristal, floreros y demás. Los precios aumentan a unos 500 dólares por escenarios personalizados. El escenario más costoso hasta ahora ha sido una tienda minorista falsa, repleta con estantes de ropa.

Otras varias salas de ira han surgido en todo el mundo, incluso en Houston, Toronto, las Cataratas del Niágara y Australia.

La elección presidencial estadounidense hizo aumentar la actividad en algunas salas de la ira. Votantes estresados viajaron desde Nueva York hasta Toronto antes y después de la elección, dijo Steve Shew, cofundador de la Rage Room ahí. Los clientes escribían el nombre del candidato que les frustraba en un plato y lo rompían.

Y en la Anger Room en Dallas, los maniquís de Donald Trump y Hillary Clinton estuvieron recibiendo palizas antes de la elección. Los clientes destruyeron dos maniquís de Clinton, que requirieron ser reemplazados. Pero Trump atrajo incluso más enojo. “Hemos pasado por al menos tres maniquís masculinos que vestimos como Donald Trump”, dice Alexander.

Las sesiones en una sala de la ira están destinadas a ser terapéuticas. Pero profesionales de la salud mental cuestionan la eficacia de enfurecerse en un cubículo falso o lanzar vasos por el aire.

“Aunque es atractivo pensar que expresar enojo puede reducir el estrés, no hay mucha evidencia de eso”, dijo George M. Slavich, sicólogo clínico y director del Laboratorio para la Evaluación e Investigación del Estrés en la Universidad de California en Los Ángeles. “Por el contrario, los tipos de respuestas sicológica e inmunológica que ocurren durante el enojo realmente pueden ser perjudiciales para la salud”.

1
   

    

El cuarto de la ira ayuda a canalizar el estrés laboral. (NYT)


Slavich recomienda técnicas de reducción del estrés que pueden incorporarse a la vida diaria, como la reducción del estrés basada en la atención consciente, la meditación y la terapia conductual cognitiva.

Sin embargo, los clientes de la Anger Room han pagado por reproducir una escena de la película “Office Space”, en la cual los personajes principales, un trío de programadores computacionales disgustados, golpean una impresora con un bate de beisbol. La empresa también puede personalizar la experiencia del lugar de trabajo, recreando la propia oficina de un cliente.

“Se coloca un escritorio con una computadora y un teléfono, una silla y un maniquí vestido con un traje sastre, uniforme o cualquier cosa que se relacione con su situación de la vida real”, dice Alexander.

Los clientes reciben equipo protector que incluye un casco, gafas, botas y guantes. Y pueden seleccionar una pista sonora _ que incluye música clásica, rock and blues, grunge y heavy metal _ y una serie de objetos con los cuales golpear.

“Algunas de nuestras opciones típicas son bates de beisbol, palos de golf, listones de madera”, dice Alexander. “Tenemos cosas como tubos de metal, brazos y piernas de maniquís, sartenes, patas de mesa. Mazos, palancas y cosas así”. No se permiten objetos afilados y aquellos que usen municiones.

La Anger Room acepta donaciones para sus salas de residentes y empresas en el área de Dallas. Sus cuatro empleados también salen en los días de recolección de objetos de desecho voluminosos en busca de artículos para destrozar. Los empleados crean las salas, llenándolas con los objetos rompibles, y realizan la limpieza tras la destrucción.

Los clientes han incluido a ejecutivos de grandes corporaciones, entre ellas Hilton y Microsoft, dice Alexander. En el primer año, los ingresos de la Anger Room fueron de 170 mil dólares. Desde entonces, ha recibido unas 2 mil 500 preguntas de otros emprendedores que aspiran a crear salas de ira, y está en proceso de elaborar un acuerdo de otorgamiento de licencias para franquicias.

En la Rage Room en Toronto, 45 minutos de destrucción cuestan 19.99 dólares, dice Shew. Y una actividad favorita para las parejas es que una persona arroje una taza al aire para que la otra la destroce.

“A la gente realmente le encanta”, dice Shew. “Supongo que por el elemento de trabajo en equipo involucrado”.

1
   

    

El cuarto de la ira ayuda a canalizar el estrés laboral. (NYT)


La Rage Room surgió de un negocio llamado Battle Sports, un terreno para un deporte conocido como “quemados” con arco. Después de la expansión, “hubo un enorme repunte en el tráfico del sitio web, dijo Shew. Específicamente, las visitas han aumentado de unas 400 a mil 200 diarias. Los ingresos también han aumentado, y la empresa ha recibido muchas preguntas sobre potenciales franquicias de la Rage Room. Hasta ahora, ha concedido licencias para un puñado de ellas por mil dólares.

Los costos iniciales para ese negocio son modestos, dice Shew. “Todo lo que uno hace es establecer la sala, reforzar las paredes, darles un bate y una palanca, conseguir algunos artículos para destrozar y simplemente entran ahí”, dice. Sume a eso ofrecer equipo protector, obtener un seguro y encontrar un sitio adecuado para el negocio.

Shew admite que encontrar un espacio adecuado para una sala de la ira es un desafío. Los distritos minoristas no son adecuados para ello, dice. “Encontramos que la mayoría de la gente la pasa mejor en áreas de almacenes industriales”.

Otro primer obstáculo tanto para la Anger Room como para la Rage Room fue obtener un seguro. Ya que es un concepto nuevo, Alexander dice que su aseguradora “literalmente tuvo que crear una categoría para mi negocio”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
¿Los tenis dan una ventaja injusta a los corredores?
¿Quieres seleccionar mejores botellas? Repite: el vino es alimento
¿Cómo derrotar a los robots en el terreno laboral?
Efecto Trump: 40% de universidades en EU reporta un descenso en solicitantes extranjeros
El problema migratorio… de EU a Canadá
Cómo fue que una canción de esclavos se convirtió en himno deportivo
Kazaja, una creación post-soviética que está echando raíces
Cómo proteger tus dispositivos de los hackers
Un lago se volvió rosa en Australia, no es el único
NY espera menos turistas extranjeros, culpa a Trump
Las aerolíneas buscan engañar a tus papilas gustativas a 9 mil metros de altura
Así pasó una de las primeras Chicas Bond a una ‘vida normal’
Gorgojo del algodón: un enemigo común de EU y México
Por qué la cirugía bariátrica funciona cuando las dietas fracasan
El muro fronterizo partiría a una tribu y su conexión con tierras ancestrales
La energía eólica en alta mar se vuelve convencional para el sector energético
La vida a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México
Una aldea en busca de calor, durante los días más fríos de Alaska
Ecosexo, condones que ayudan al medio ambiente
El tren Yibuti-Etiopía muestra la experiencia y financiamiento de China
¿Por qué Silicon Valley no funcionaría sin inmigrantes?
Vino para gatos; ahora podrás brindar con tu mascota
Trump quiere más autos estadounidenses en Japón; pero conductores japoneses, no
¿Ayuda moderna para quienes tienen el corazón roto? Ya está en internet
Te imaginas la casa más cara de Estados Unidos. Hay dos