New York Times Syndicate

Al Gore, el profeta de la fatalidad, se ha vuelto optimista

El exvicepresidente de los EU es un ambientalista de cepa. Ganó un Óscar por en la película “An Inconvenient Truth” que habla sobre el calentamiento global y actualmente está dedicado a informar sobre las consecuencias y su optimismo le apuesta a las energías renovables.
John Schwartz
27 marzo 2015 16:18 Última actualización 28 marzo 2015 5:0
Al Gore

Al Gore, exvicepresidente es ahora activista proambiental y un exitoso inversionista ecológico. (NYT)

NASHVILLE, Tennessee – Al Gore quiere argumentar sobre los teléfonos celulares y tiene una serie de diapositivas útiles en su computadora portátil. “¿Quiere verlas?”, pregunta, dándole vuelta a la MacBook.

“No son dos horas; no se preocupe”.

Gore sabe que es el tipo de las transparencias, el hombre que habla del ambiente hasta que ya no es posible recordar el color del cielo. Hace mucho que domina los gestos autodespectivos que dejan saber que sabe lo que uno está pensando. Y, después, de todas formas, muestra las transparencias.

Ellas le han servido mucho a quien fuera vicepresidente de Estados Unidos, casi presidente, activista ambientalista y ahora exitoso inversionista ecológico.

Su presentación de diapositivas sobre la amenaza del cambio climático, que aparece en la película “An Inconvenient Truth”, ganó un premio de la academia. Sus esfuerzos por difundir el calentamiento global hicieron que ganara, junto con el Panel Intergubernamental de Naciones Unidas para el Cambio Climático, un Premio Nobel de la Paz. El suyo fue un desesperado llamado a la acción ardua y difícil.

En el último año, no obstante, el profeta de la fatalidad se ha convertido mucho más en uno de la posibilidad; incluso, quizá, hasta se ha vuelto optimista. Todavía objeto de escarnio por parte de la derecha política, Gore ha visto que aumenta el apoyo a sus puntos de vista dentro de la comunidad empresarial: se está disparando la inversión en fuentes de energía renovable, como la eólica y la solar, a medida que caen los costos. También para eso tiene diapositivas.

SU APUESTA: LA GENERACIÓN DE ENERGÍA AMIGABLE

Expertos pronosticaron en el 2000 que la energía generada con viento en todo el mundo llegaría a los 30 gigavatios; para el 2010, ya eran 200 gigavatios, y el año pasado, casi 370. Se pronosticó en el 2002 que la instalación de energía solar agregaría un nuevo gigavatio de capacidad en el 2010. La capacidad adicional resultó ser 17 veces la del 2010 y 48 veces la del año pasado.

“Creo que la mayoría de las personas se han sorprendido, hasta impactado, por lo rápido que ha bajado el costo”, dice Gore en su oficina en el edificio ambientalmente amigable, en el próspero barrio Green Hills, en Nashville.

En hora y media, proporciona una serie interminable de hechos y tendencias de todo el mundo. Cada minuto en Bangladés, se colocan paneles solares en el techo de dos casas más. La compañía paraestatal de servicios públicos en Dubái aceptó la licitación para una planta de energía solar con un costo por kilovatio-hora de menos de seis centavos de dólar.

“wow”, dice, con los ojos bien abiertos. “Eso pone a todos de cabeza”.

Todo esto significa, añade, que se pueden mitigar los peores efectos del cambio climático.

“Tenemos mucho trabajo que hacer”, dice. “Vamos a ganar ésta”.

Hace una pausa y repite, para darle efecto, en parte como predicador y en parte charla TED. “Vamos a ganar ésta. La única pregunta es cuánto tiempo se va a llevar”.

Gore sigue corriendo la voz. El mes pasado, al final de una charla optimista sobre el cambio climático en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el cantante Pharrell Williams y él anunciaron que el concierto Live Earth se realizará en los siete continentes el 18 de junio. Incluirá un momento en el que “literalmente, vamos a armonizar a toda la humanidad al mismo tiempo”.

CAPACITANDO AL MUNDO

Entre tanto, Gore continuará con su frenético horario de programas de capacitación por todo el mundo. Se ha reunido con grupos grandes en Australia, Indonesia, Brasil, India y otras partes para presentar versiones locales de su presentación de diapositivas sobre el cambio climático. A su vez, quienes asisten hacen la presentación ante sus compatriotas, corriendo la voz en forma muchísimo más extensa de lo que se hizo con el documental.

“El trabajo de los capacitandos no es el tipo de cosa que se vea en primera plana en los periódicos, pero llega a redes de colegas y amistades en la forma más poderosa”, dijo Don Henry, un profesor en el Instituto de la Sociedad Sustentable Australiana de Melbourne y exjefe de la Fundación Australiana de Conservación.

“Esas personas andan cambiando al mundo”. Este éxito también ha sido tema de alaridos de quienes encuentran muchas cosas por las que tenerle aversión a Gore.

Sus viejos enemigos apuntan con avidez hacia él cuando surge su nombre. El senador republicano por Oklahoma, James M. Inhofe, quien ha dicho que el cambio climático es “el mayor engaño”, encabeza ahora el Comité del Ambiente y las Obras Pública del Senado de Estados Unidos. Cuando se le preguntó su punto de vista sobre Gore, lanzó una prolongada diatriba en contra de “la campaña alarmista” del ex vicepresidente.

Por medio de una vocera, dijo, en parte, que “la inmensa riqueza de Al Gore se debe, en gran medida, a su desvergonzada y su incesante promoción de la plataforma liberal del calentamiento mundial”. Agregó que las políticas federales sobre el clima que apoya Gore “llenarían a sus negocios de grandes sumas de dólares de los contribuyentes y lo establecerían para convertirse en el primer multimillonario climático”. Inhofe también se refirió al cuestionamiento que le hizo a Gore en el 2007 para que redujera la huella de carbono en su mansión en Nashville y en sus extensos viajes.

Cuando a Gore se le pregunta si responderá a los comentarios de Inhofe, dice que es un “hombre amable”. Cuando se le leen las primeras palabras, suelta una risita y se tensa su sonrisa. Al finalizar la declaración, suspira y dice: “¿Por dónde empezar?”.

Exhala. “Yo no soy el defensor más poderoso de resolver la crisis climática, sino la madre naturaleza”, dice. “La realidad de la crisis climática es abrumadora, y más y más personas lo ven y lo sienten cada día”.

En cuanto al reto del senador, Gore dice que no recuerda ese intercambio, pero describe formas en las que ha reducido el impacto ambiental en su casa. Le compra la electricidad a una compañía que la genera con fuentes eólicas y solares, y tiene 32 paneles solares en su casa, así como ventanas aislantes y bombillas LED. Hay 10 pozos geotérmicos subterráneos bajo el camino que lleva a la casa. “Yo sí hago lo que predico y no solo hablo y hablo”, dice.

¿Participar en la economía ecológica es un conflicto de intereses? “creo que tener una perspectiva congruente con mi activismo y la forma en la que invierto es una forma sana de vivir”, dice. Gran parte de lo que gana, incluidos el salario en las primeras etapas de su trabajo en inversiones como socio en Kleiner Perkins, así como el dinero del Premio Nobel, son para su organización de defensoría, Climate Reality Project.

“Cuando era más joven nunca imaginé que esto se convertiría en el principal centro de mi vida”, comenta. “Pero una vez que tomas este reto, no puedes dejarlo. Yo no puedo. No quiero”.

Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica