New York Times Syndicate
the new york times

36 Horas en Telluride, Colorado

Cuando esquiar es una delicia. Pocos lugares son más amigables y hermosos que Telluride en Colorado (Estados Unidos), situada al final de un cañón con paredes verticales en las elevadas Montañas de San Juan.
The New York Times
17 diciembre 2015 18:32 Última actualización 18 diciembre 2015 5:0
Aventura. Aquí la vida adquiere una condición extravagante y placentera. (The New York Times)

Aventura. Aquí la vida adquiere una condición extravagante y placentera. (The New York Times)

Hay centros para esquiar más empinados que Telluride. Hay centros para esquiar donde cae más nieve. Pero pocos lugares son más amigables y hermosos que esta localidad situada al final de un cañón con paredes verticales en las elevadas Montañas de San Juan, un lugar tan cinemático que Quentin Tarantino estuvo aquí el invierno pasado filmando The Hateful Eight, su próxima película de vaqueros. La belleza y excelente esquí siguen siendo fuentes de dinero para el lugar, y eso sigue refrescando el paisaje.

1
VIERNES

3 p.m.
Nace un esquí
Pete Wagner, un ingeniero que diseñaba palos de golf más cómodos se preguntó hace 12 años por qué los esquís básicamente eran una compra estándar. Así que en 2006 Wagner abrió Wagner Custom Skis, en Placerville, un austero pueblito minero ubicado a 24 kilómetros río abajo de Telluride (“Somos la única fábrica de esquís situada en un campamento de casas rodantes”, bromea.) En los recorridos guiados por la fábrica del tamaño de una casa, Wagner demuestra la forma en que su compañía personaliza todo, desde el material base de un esquí y su núcleo -¿arce? ¿ceniza blanca?- hasta los gráficos que se ven en la fila de la aerosilla. Las visitas son gratis (días laborales, por la tarde, con cita), pero los esquís parten de los 1,750 dólares. Se dice que valen cada centavo.

8 p.m.
Buena y fresca comida mexicana
Siga a los residentes locales hacia La Cocina de Luz, sobre Colorado Avenue, la calle principal. Este lugar casual con paredes de colores alegres situado en un viejo banco, con todo y la puerta de la bóveda, usa principalmente ingredientes orgánicos y también ofrece algunas opciones veganas y sin gluten. Acérquese a la barra y ordene el combo de chile relleno con guarnición de frijoles refritos. Las margaritas son fuertes.

comida mexicana
1
SÁBADO

7:30 a.m.
Recárguese
El Butcher and Baker Café, un favorito entre los residentes locales, no tiene nada de extravagante. Es un sitio limpio y bien iluminado que alguna vez fuera salón de billar con pisos desgastados de madera y grandes ventanales frontales por los que entra a raudales el sol matutino, tan bien recibido en una mañana invernal en este profundo y oscuro valle. El lugar hace sus propios panes, y hojaldres, salsas y encurtidos. Haga su pedido en la barra. Agarre una bola de billar como número. Dese un festín con comida buena y sencilla.

9 a.m.
A la montaña
Telluride verdaderamente es una montaña para esquiadores”, me dijo recientemente Pete Wagner, el fabricante de esquís. “Excelente terreno, y nunca hay nadie”. Cuando hay buenas condiciones de nieve, los expertos a menudo van a las pendientes como para cabras de Prospect Bowl; los que quieran un día más apacible no deberían perderse See Forever, una serpenteante pista peinada a máquina sobre la cresta de la montaña con vistas a la adyacente Utah. Una vez que haya entrado en calor, pruebe Bush- wacker, una pista categoría “diamante negro” limpiada a máquina casi todas las noches; dejarse caer en picada es un clásico de Telluride. Podrá descansar sus piernas privadas de oxígeno en Chair 9, una de las pocas aerosillas que no son de alta velocidad.

Medio día
Almuerzo en una línea de árboles
Acomodado entre abetos subalpinos a 3,647 metros de altura, Alpino Vino afirma ser el restaurante elegante más elevado de Norteamérica. La cabaña de gruesas paredes de piedra y su cubierta exterior hacer recordar a un refugio alpino. En un día quieto y soleado, con los aserrados sanjuaninos sonriendo por doquier, se siente como lo mejor de Europa.

2 p.m.
Pedalee hacia la cerveza
Las bicicletas gruesas, esos vehículos con llantas caricaturescamente grandes y nombres como “Moonlander”, capaces de circular sobre la nieve, son el paseo clásico en las localidades de esquí. En el recorrido guiado ofrecido por Paragon Outdoors, los participantes pedalean 5.6 kilómetros sobre las planas y “peinadas” sendas de nieve del paisaje del fondo del cañón, rodeando álamos temblones, píceas de Engelmann y el goteo invernal del río San Miguel. Vaya por la tarde y visite la excepcional Telluride Brewing Company. “La cerveza no viaja, así que es mejor que usted viaje hacia la cerveza”, dijo un gerente de Paragon. La cervecería produce 16 variedades.

5 p.m.
Después de esquiar, en las alturas y abajo
Quizás la mejor vista en Telluride sea desde el bar de Palmyra at the Peaks, en Mountain Village, con sus chimeneas y su gran cubierta que da al Pico Wilson. Los cocteles son caros; pregunte por los especiales de la “hora feliz”. En el pueblo, la gente local adora Oak, en la base de la Silla 8 y la aerosilla. Su alfombra está sucia, la carne asada está más o menos, pero puede sumergirse en Mine Shaft para probar una pinta de cerveza local barata.

6:30 p.m.
Paseo alpino
La histórica Colorado Avenue, pese a sólo tener algunas cuadras de largo, es una de las grandes calles principales del Oeste. Recorrer las anchas aceras durante un paseo alpino conforme se desvanece el destello rojizo del atardecer es un placer singular.

8 p.m.
Williamsburg, a 2,667 metros de altura
There, el restaurante nuevo más comentado del pueblo, tiene todas las características hispter de Brooklyn: durante mi visita, la carta de tragos era como un separador de páginas en una copia hecha jirones de “1984” de Orwell, y el menú parecía una página arrancada de un libro de historietas cómicas, con las burbujas de conversación exclamando 4 dólares las tostadas de rillette de cerdo y los crujientes y picantes bollos al vapor rellenos de pato. Pero el ilustrado There, de los fundadores de Nobu 57, logra salirse con la suya, debido en gran parte a los dos carismáticos cantineros que son los caballos de batalla, entretenedores y camareros de este pequeño lugar.

Paseo alpino
1
DOMINGO

8 a.m.
Costillar cargado para desayunar
El New Sheridan Hotel, sobre West Colorado Avenue, es un clásico hotel de ladrillo que data de los días mineros de la localidad. Para darle fuerzas para salir y mantenerse caliente en una mañana de Las Rocallosas, el Chop House Restaurant del hotel sirve brunch de las 8 a.m. hasta las 2 p.m.

10 a.m.
Láncese y deslícese
La mayoría de la gente viene por la emoción del descenso, pero el área de Telluride tiene seis zonas de esquí nórdico con aproximadamente 32 kilómetros de sendas peinadas a máquina. Pare el Galloping Goose (el autobús gratuito del pueblo) y tómelo hasta el sendero del fondo del valle, donde las sendas serpentean junto al río San Miguel. Si tiene auto, conduzca aproximadamente 21 kilómetros hacia las pistas (gratuitas) de los lagos Priest y Trout, por el panorámico paso de montaña Lizard Head Pass de 3,109 metros de altura, con el terreno más variado y las mejores condiciones de nieve.

4:30 p.m.
Otro pasatiempo favorito
Como testamento del antiguo interés de la gente del lugar por esta planta, Telluride ahora ofrece una caminata guiada en torno a la mariguana. Telluride Green Tours abrió el otoño pasado, con recorridos que salen diariamente a las 4:30 p.m. desde Gondola Plaza (hay disponibilidad de visitas personalizadas). Durante la caminata guiada de dos horas, los participantes aprenden de los “plantineros” locales sobre la historia del área, los dispensarios de cannabis recientemente legales, los productos comestibles, su potencia y distintas cepas. Los participantes del recorrido también pueden acceder a descuentos de la Maui Wowie que compren durante la visita.

Telluride
1


Telluride
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica