New York Times Syndicate
THE NEW YORK TIMES

36 horas en Seattle

Seattle, una de las ciudades más grandes y agitadas de Estados Unidos. En sus calles podrás encontrar diversión, cultura y muchas sorpresas, de esas que sólo las grandes urbes pueden ofrecer. 
The New York Times
27 noviembre 2014 20:51 Última actualización 28 noviembre 2014 5:0
Seattle, la ciudad del 'grunge' de la que salieron bandas como Nirvana. (NYT)

Seattle, la ciudad del 'grunge' de la que salieron bandas como Nirvana. (NYT)

El cielo a menudo es gris, los residentes tienden a ser callados (excepto cuando alientan a sus equipos), aguas tranquilas acarician el verde paisaje urbano, pero por debajo de su afable exterior Seattle siempre se ha tambaleado salvajemente entre auge y caída.

Para bien o para mal, el auge es la modalidad del día. La comida nunca ha sido mejor, y el tráfico nunca peor. Los días de otoño pueden ser húmedos, pero como le podrá decir cualquier fotógrafo, la ciudad está en su punto más encantador cuando la pule la lluvia.

1
Viernes

3 p.m.

UNA VUELTA EN LA GRAN RUEDA

La Gran Rueda de Seattle, inaugurada en 2012, parece un juego de feria varado por las olas al final de un muelle de la bahía Elliot, pero la vista desde esta rueda de la fortuna de poco más de 53 metros de altura hacia el agua, la ciudad y, si tiene suerte, las montañas Olímpicas, más que compensa lo trillado. Las góndolas están completamente cubiertas para que pueda pasear cómodamente con lluvia o sol.

4:30 p.m.

NUEVA VIDA EN LOS VIEJOS SITIOS

Durante décadas, las majestuosas viejas cuadras de ladrillo y granito que rodean la Plaza Pioneer han despedido una vibra escalofriante de descuido. No más. El galardonado restaurantero local Matt Dillon se arriesgó recientemente al abrir aquí tres restaurantes nuevos sobre la misma cuadra: Bar Sajor, un sitio de platos chicos creativos, y otros dos establecimientos distintos que se llaman London Plane. La apuesta de Dillon rindió frutos. Negocios modernos están brotando junto a venerables instituciones de barrio como Glasshouse Studio y Stonington Gallery. Inspeccione los cráneos, taxidermia, antigüedades y elementos victorianos de luto como coronas hechas con cabello humano en el aptamente nombrado Belfry Oddities & Collectables.

6 p.m.

SOL LÍQUIDO

Dada la empapada reputación de Seattle, Damn the Weather, otro recién llegado en la Plaza Pioneer, posiblemente sea el bar mejor nombrado de la ciudad. La decoración es un mosaico urbano rústico de madera y ladrillos, y los precios de la cerveza tirada, la cidra francesa o el jerez español son correctos. O puede levantarse para pedir uno de los caprichosamente bautizados cocteles del cantinero Bryn Lumsden (Waltzing Matilda, con ginebra, jugo de fruta y cava). Si prefiere fumar en lugar de llenar el tanque, viaje 15 minutos en autobús desde el sur de la Plaza Pioneer hacia Cannabis City, el primer sitio de venta legal de mariguana del centro de Seattle.

8:30 p.m.

CENA, S’IL VOUS PLAIT

Si piensa que la suma de un célebre chef francés y ubicación en una cadena hotelera es igual a comida pretenciosa carísima, estará reconsiderándolo luego de una noche en "Loulay". Thierry Rautureau (“el chef con gorro”) da un giro a platos tradiciones de brasserie francés utilizando productos y mariscos locales. Los mejillones con salchicha merguez y papas fritas al ajo son un delicioso dúo ejecutado por gruesos mejillones de Penn Cove y crujientes papas empapadas en ajo y aceite. El beignet de cangrejo es como un elegante rollo de langosta con carne desmenuzada de cangrejo y aceite harissa en lugar de langosta y mayonesa.

Seattle

   

1
Sábado

9 a.m.

QUÉDESE UN RATO

Assembly Hall, nuevo puesto de avanzada del imperio de Tom Douglas, zar restaurantero de Seattle, está listo para usted independientemente de sus gustos de desayuno. Si tiene prisa, vaya a la barra de pedidos para llevar y ordene una bagel tipo pretzel y un smoothie, después siéntese y mastique en el vestíbulo.

11 a.m.

VIDRIO BONITO

Inaugurado hace dos años en los jardines del Centro Seattle, Chihuly Garden and Glass exhibe el prodigioso talento del artista de vidrio del noroeste Dale Chihuly con una serie de instalaciones internas al aire libre que dejan la boca abierta. Cada sala es como un escenario donde relucientes conos, lanzas, anillos, discos y serpenteantes cabezas de Medusa de vidrio multicolor explotan como fuegos artificiales congelados. La muestra continua afuera en un desparramado e ingenioso diseño de jardín donde plantas y piezas de vidrio se enredan, abrazan, compiten y complementan entre sí.

1 p.m.

ALMUERZO ALOHA

Aborde el taxi acuático West Seattle en el Muelle. Desembarque en Hawái. Vaya a Marination Ma Kai, en el atracadero del ferry West Seattle, recientemente se graduó de carrito de comida errante a restaurante costero con vistas impactantes y cocina de fusión de inspiración hawaiana-coreana. Los tacos de pescado marinados en miso y sake son deliciosos aunque diminutos; ordene cuatro, agrégueles arroz frito de kimchi con cerdo picante y tendrá un amplio y picante almuerzo para dos.

3 p.m.

LLUVIA O SOL

Los residentes de Seattle nunca paran por la lluvia. ¿Por qué no unirse a los locales en un paseo postalmuerzo en el Parque Seward? Esta península de poco más de 121 hectáreas que se adentra al lago Washington conserva de los últimos viejos bosques de coníferas dentro de los límites de la ciudad. Como alternativa, camine (o tome un taxi) unas cuadras desde el Muelle 50 hacia el Museo Wing Luke de la Experiencia Americana Asiática Pacífica, situado en un edificio de alrededor de 1910 del Distrito Internacional. Este museo de afiliación smithsoniana explora el rico pasado y presente de las poblaciones asiáticas de la región a través de exhibiciones multimedia.

7 p.m.

BARCO PARA CENAR

La comida es creativa y con mucho estilo, la decoración tiene una desenvuelta cadencia náutica y el ambiente sobre el lago Union con fogata y cubierta privada es insuperable; si tan solo Westward aceptara reservaciones o atendiera su teléfono, todo sería color de rosa con éste que es el nuevo lugar para cenar más de moda de la ciudad. Pese a ello, vale la pena la espera para unirse a los amantes de la tecnología que atacan dip de almeja manila ahumada de Zoi Antonitsas, gravlax de salmón salvaje con yogur griego de triple grosor y codorniz con fregula sarda (una pasta sarda tipo perlas con frutos secos), acelgas y cebollas. Las papitas asadas en horno de leña y el frasco de encurtidos de la casa (¿alguna vez probó cerezas o uvas en salmuera?) son obligatorias.

10 p.m.

OPCIONES DE MÚSICA Y BAILE

Capitol Hill, que los sábados por la noche parece tener más bares que lugares para estacionarse, es central para la vida nocturna, y Havana Social Club está en el vibrante epicentro. Con sus palmeras balanceantes y techos dorados de hojalata repujada, el sitio se siente como un pintoresco hotel tropical viejo, pero en lugar de expatriados vestidos con ropa blanca bailando fox trot, principalmente encontrará gente joven con piercings bebiendo tequila y girando al ritmo de éxitos de música soul, rap e indie.

Seattle

   

1
Domingo

11 a.m.

BRUNCH EN BALLARD

Ballard, un vecindario residencial situado al noroeste del centro, ha vivido una rápida transición de suburbio escandinavo a sitio de moda con excelentes negocios y restaurantes. Stoneburner, sobre una hermosa calle alineada con tiendas seductoras, encierra perfectamente el espíritu del nuevo Ballard con su alegre salón comedor de azulejos y madera y productos del mercado local de productores . Las opciones de brunch van desde lo tradicional y lo abundante hasta lo híper saludable.

12:30 p.m.

EL FRYE SE CALIENTA

Los locales pasan por alto al Museo de Arte Frye debido a su sosa colección permanente, pero en estos días el lugar tiene un afilado nuevo aire con exhibiciones originales y con una buena cafetería (emparedados, ensaladas, café Caffe Vita). La admisión y el estacionamiento son gratis, y la tienda de regalos es un buen lugar para comprar ese obsequio de última hora; elegantes bufandas contemporáneas, vajillas, joyería y cerámica.

Seattle
1
  

   

Seattle
1
  

   

Seattle
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
La vida de un gaucho en el fin del mundo
¿Qué no decir a un paciente con cáncer?
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos