New York Times Syndicate
BUENA VIDA

36 horas en Niza, Francia

Niza a menudo es infravalorada por su localización. Sin embargo, su atractivo turístico es innegable: cuenta con una bella arquitectura, una amplia oferta gastronómica y un ambiente 'open mind' donde todo es posible. 
The New York Times
21 agosto 2014 20:0 Última actualización 22 agosto 2014 5:0
Los paisajes urbanos de Niza cuentan con la misma esencia arquitectónica de toda Francia. (NYT)

Los paisajes urbanos de Niza cuentan con la misma esencia arquitectónica de toda Francia. (NYT)

Hay que compadecer a Niza. A la sombra de poderosos vecinos de la riviera como el aristocrático Mónaco, el Cannes de alfombra roja y un St.Tropez empapado de champaña, la quinta ciudad más grande de Francia a menudo es menospreciada como soso paraíso de jubilados.

No obstante, cuenta con la mayoría de los atractivos de sus vecinos (sol todo el año, aquitectura belle époque y art deco) y los beneficios adicionales de un casco viejo atmosférico, un paisaje de restaurantes en evolución, los mejores museos de la riviera y algunas obras públicas de alto perfil.

1
Viernes

5 p.m.

INTRODUCCIÓN A NIZA

Un curso rápido sobre el estilo de vida de la riviera se despliega sobre el bulevard costero conocido como Promenade des Anglais. Alineado con cuadras de recargados edificios de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, este pasaje flanqueado con palmeras es a la vez un paseo mediterráneo y un museo arquitectónico al aire libre. Entre los finamente esculpidos edificios color sorbete, destacan el hotel "Le Negresco", una belleza 'belle époque' de 1912 que tiene un icónico domo rosa, y el "Palais de la Méditerranée", cuya fachada tallada neoclásica de 1929 muestra caballos alados, ninfas y deidades. La terraza al aire libre del segundo piso de Ark es una posición perfecta para beberse una cerveza "Corsican Pietra" o un "rosé Crazy Tropez" mientras contempla la multitud de abajo y el mar del otro lado de la calle.

8 p.m.

BEBA POR SU CENA

Con sus paredes verde bosque, complicadas molduras, pisos de madera, velas parpadeantes y flores de colores, el impecable diseño estilo mansión, "Jan", un restaurante inaugurado hace un año, resulta intoxicante. Los platos del chef sudafricano Jan Hendrik Van Der Westhuizen pueden ser igualmente intoxicantes, gracias a los toques de licor y vino en muchos de los preparados. La ensalada Waldorf, llena de crujientes rebanadas de manzana y aderezada con cálidos trozos de langostinos, viene inundada con toques de champaña y acompañada con un caramelo de pastis. Similarmente, rebanadas de pera cocidas en vino confieren una suntuosidad acaramelada dionisíaca a un costillar de cordero grasoso y jugoso, mientras que una bobotie sudafricana envinada (cazuela de carne molida cocinada con huevos, pasas y muchas cosas más) se acompaña con duraznos empapados en coñac para darle un toque francés.

Niza

   

1
Sábado

11 a.m.

VISTA DESDE EL AGUA

El crucero costero a las 11 a.m. con "Trans Côte d’Azur" es una ventana de una hora hacia los radiantes colores del Mediterráneo. Navegando desde Niza hasta la villa histórica de Villefranche-sur-Mer y hasta el retiro peninsular de élite de St.-Jean-Cap-Ferrat, tal vez le regalen un cielo azul eléctrico, un mar azul profundo, bosques verdes, colinas marrones, acantilados grises y arenas doradas. Pero algunas de las vistas más notables son hechas por el hombre, principalmente las mansiones privadas de luminarias y realeza, todas señaladas por la narración continua del capitán (en inglés y en francés). ¿El rey Farouk de Egipto realmente habitó el chalé estilo andaluz? Sí. ¿Los Rolling Stones realmente se escondieron meses en esa casa costera para grabar Exile on Main Street? Efectivamente. ¿Ése es sir Elton John recorriendo el terreno de su castillo de la colina? Muy posiblemente. ¿Su vecino, Sean Connery, alguna vez sale de su residencia italiana para pedir prestada una manguera de jardín? Podría hacerlo muy fácilmente.

12:30 p.m.

UNA COMIDA HONESTA

No puede acusar a "Olive & Artichaut" de publicidad engañosa. Las alcachofas, y especialmente las aceitunas, piedras angulares de la cocina provenzal, abundan en las mesas, en los panes y más directamente en los platos servidos en este brillante y moderno restaurante nuevo cuyo menú siempre cambiante figura en un pizarrón. Además de risotto de aceitunas y alcachofas con parmesano, encontrará abundante alcachofa (en forma de puré) junto al filete de bacalao puesto a la parrilla con todo y piel. Para los carnívoros, la tártara de res viene artísticamente cuchareada en tres montículos tipo sorbete, coronada con diminutos arándanos secos para darle un estallido agridulce. Las frutas son la estrella en los postres, desde el pastel de cereza hasta la sopa fría de durazno blanco.

2 p.m.

RIVIERA RETRO

Difícilmente puede tirar una boina en las gastadas y angostas calles del vecindario Vieux Nice sin que caiga en algún viejo negocio lleno de jabones de lavanda, manteles estampados de cretona y otros productos ubicuos de la región provençal. Boutiques retro más originales se esconden tranquilamente junto a estos negocios. El glamour de la riviera de la era de la princesa Grace sigue vivo en "Caprice", un paraíso de la moda femenina. Redondee un vestido de fiesta 'Yves Saint Laurent' color negro y plateado de la década de 1970 (2,500 euros) con unas zapatillas plateadas de tirantes 'Charles Jourdan' de la década de 1960 (35 euros) y un saco de piel naranja de la era espacial también de la década de 1960 de 'André Courrèges' (420 euros).


8 p.m.

FRANCIA DEL LEJANO ORIENTE

El nombre "Les Deux Canailles" (Los dos canallas) hace alusión al chef japonés Tsumoru Takano y al maître d’hôtel, el francés Laurent Inoue, quienes han creado un lugarcito discreto y aterciopelado para presentar cocina francesa con acentos asiáticos. Elegante, aunque nada estirado, el restaurante prepara pequeños triunfos como una suculenta perdiz rellena que contiene foie gras, champiñones y pasas, y un ácido carpaccio de besugo de mar cuyas semillas de ajonjolí, rebanadas de berenjena marinada y tempura de cebolla evocan la tierra del sol naciente. Impresionantes vinos locales, incluyendo un sedoso tinto con cuerpo de intensidad media del vecino Château de Bellet, intensifican los sabores, pero los tragos estrellas son los whiskys japoneses.

10 p.m.

LOCOS Y ESTRELLAS PORNO

Al caer la noche, los jóvenes llenan los bares del Vieux Nice. Además de su minimalista espacio blanco angular, poco se siente puro en "Pure", un sensual antro de cocteles fuertes y música electro-soul donde el mal comportamiento parece florecer de cada copa de Bora Bora (champaña y fresas; 13 euros). Este club subterráneo tipo búnker chic aumenta todo: música más fuerte; lista de tragos más extensa; mayor rango de edades; vestidos más cortos; menos escrúpulos. Reflejada en los espejos del techo, la gente se mueve al ritmo de música R&B mientras drena preparados como "Le Porn Star" (vodka, vino blanco, limón, maracuyá, azúcar y champaña) y "Américain Psycho" (burbon, centeno, licor de almendra, jengibre, rosa, jugo de pomelo, lima, amargo de naranja y ajenjo).

Niza (NYT)

   

1
Domingo

10 a.m.

HORA DE ÁRBOLES

Andando despacio con dirección al noreste desde Place Massena, pasará frente a una vasta piscina reflejante, complicados patios de juego, exhibiciones fotográficas de la Niza del siglo XIX, céspedes cuidadosamente atendidos y todo tipo de flora exótica internacional con placas de identificación.

Mediodía

FOTOS Y POLÍGONOS

Especímenes globales más exóticos iluminan las galerías del Musée d’Art Moderne et d’Art Contemporain, en la cúspide del parque. “Una foto dice más que mil palabras”, rezan las palabras pintadas sobre una obra sin nombre de Barbara Kruger de 1992. Mostrando un hombre empalmando rollos con tijeras, la creación autorreferencial alterna entre maliciosa, reflexiva, desafiante, divertida y siniestra. Uno o más de estos adjetivos aplican a muchas de las demás obras de la excelente y gratuita colección, desde Damascus Gate (1969), una escultura tamaño mural de Frank Stella (cinco formas abstractas atravesadas por cinco franjas de colores pastel). Después, dígale au revoir a Niza desde la azotea, donde lo espera una vista panorámica final del mar y la ciudad.

Niza
1
 

 

Niza
1
 

 

Niza
1
 

 

Niza
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos