New York Times Syndicate
THE NEW YORK TIMES

36 horas en Memphis, Tennessee

Esta ciudad situada en la esquina suroeste del estado de Tennessee está llena de diversiones y atractivos culturales. Las noches en este lugar son interminables.
THE NEW YORK TIMES
22 enero 2015 21:54 Última actualización 23 enero 2015 5:0
Memphis (NYT)

Memphis (NYT)

Esta ciudad tiene una fuerte afiliación no con un género musical, sino con tres. Es el lugar de nacimiento del rock and roll, cuna del soul y, aunque el blues no nació aquí (esa distinción es para las partes rurales del delta del Mississippi), fue W. C. Handy, el músico basado en Memphis y “Padre del Blues”.

Para esta breve visita, haga a un lado la gigantesca Graceland, aunque si Elvis Presley está en su lista de pendientes, vaya cualquier mañana al Jardín de Meditación de Graceland, donde está sepultado El Rey; es tranquilo y de entrada gratuita.

1
Viernes

4:30 p.m.

GÉNESIS

“El delta del Mississippi empieza en el vestíbulo del Peabody Hotel”, escribió el historiador y periodista David L. Cohn, así que ármese con un Ponche Peabody (14 dólares) y ocupe un lugar en su opulento mezzanine. Desde ahí, podrá echar un vistazo a los famosos patos Peabody, mientras absorbe el lujoso ambiente de este inmueble clásico. La historia de los patos es una joya gótica sureña que data de la década de 1930 y que involucra a un ex gerente y a su compañero de caza, algunos tragos de whiskey Jack Daniel’s y la colocación de señuelos de patos vivos en la fuente del hotel.

8 p.m.

GRAN COMIDA Y TRANQUILIDAD

El restaurante Iris, localizado en una peculiar casa victoriana, se siente alegre e íntimo, pero es mortalmente serio en lo que respecta a sus platos franceses-criollos basados en ingredientes locales y de temporada. Es tan pequeño que la chef, Kelly English, pudiera salir a conversar con usted. Empiece las cosas con los misteriosamente sabrosos ravioles Rod Bailey’s, elaborados con mantequilla dorada y champiñones (18 dólares), o un emparedado de carne de tenazas de langosta con estragón y tomates (18 dólares). Un plato clásico es el de mar y tierra, una tira New York rellena de ostiones fritos y queso azul (39 dólares).

10:30 p.m.

BAILE DISCO

Tome un taxi hacia el centro para revivir la híper dinámica década de 1970 vía Paula and Raiford’s Disco (entrada, entre 10 y 15 dólares). El club, con su iluminada pista de baile, empaca una cantidad criminal de diversión (y series de luces); la lista de canciones disco hará brotar a la Donna Summer de cualquiera. Bubbly Paula maneja la barra, mientras su septuagenario padre, Robert Raiford, pone música. Tragos generales, 8 dólares; tragos con marcas a pedido, 10 dólares. Pida al tío Rey Raiford que disponga un poco de tiempo al terminar la noche para llevarlo a su destino final en su alargada limo blanca (sólo se requiere propina). Él sabe a dónde.

1 a.m.

LA DEL ESTRIBO

Cierre la noche de incógnito en uno de los secretos mejor guardados de Memphis: el Salón de Ajenjo del Kings Palace Cafe. Más allá de una puerta apenas visible que parece la entrada a una taberna ilegal, un oscuro hueco de escalera lleva a uno de los bares más amigables de la ciudad. La clientela es diversa, los sofás cómodos y la rocola y mesas de billar tentadoras. Los tragos de ajenjo son una vívida vista, cada uno con un terroncito de azúcar en llamas. Espere pagar entre 9.5 y 15 dólares, dependiendo de la marca.

Memphis

   

1
Sábado

8:30 a.m.

¡DESPIERTE!

Brother Juniper’s es famoso por sus desayunos y almuerzos, así que llegue temprano. El restaurante pertenece a la familia Koplin, tiene sus raíces en una comunidad espiritual de la década de 1960 y, aunque esa historia es un poco confusa, esta familia de cuatro integrantes trabaja conjuntamente como cuatro pistones engrasados. Los panes se hornean todos los días, las jaleas se hacen en la casa y el café se tuesta localmente cada tres días. Pruebe la tortilla de huevo de pesto y tomate con queso mozzarella, servida con papas fritas caseras y café (12.56 dólares).

10:30 a.m.

PARA NO OLVIDARNOS

Vaya al centro hacia el Museo Nacional de Derechos Civiles, en el Lorraine Motel (adultos, 15 dólares). Recientemente le invirtieron más de 27 millones, y el resultado es un informativo y visualmente atractivo paseo por la historia. El vasto complejo, desarrollado alrededor del motel donde el Dr. Martin Luther King Jr. fue asesinado el 4 de abril de 1968, sigue la esclavitud y el movimiento de derechos civiles desde el siglo XVII hasta la actualidad.

1 p.m.

EL LENTO GANA LA CARRERA

Vaya al este hacia Bar-B-Q Shop, sobre Madison Avenue, un ahumadero clásico famoso por sus costillas. El lugar también es célebre por su emparedado de carne de cerdo deshebrada, apilada con una ensalada de col extraordinariamente sabrosa sobre tostada texana. Los frijoles horneados podrían hacer que vaya a la cocina a pedir la receta (es un secreto). Un costillar con acompañamientos (22.99 dólares) da mucho trabajo, pero el medio costillar con dos guarniciones (15.99 dólares) es manejable para una persona.

2:30 p.m.

QUÍTESE UNA CARGA

Descanse los pies y aprenda con Backbeat’s Mojo Tour (adultos, 28 dólares), repleto de músicos cantores de Beale Street que tienen un segundo empleo como guías y narradores. Quizás crea saber la historia del temblor de pierna de Elvis, pero el recorrido en autobús de 90 minutos cubre suficiente historia musical para mejorar cualquier culpa que pudiera tener por no entrar al muy respetable Museo Stax de Soul Americano o al Estudio Sun, un hito del rock and roll. Para los visitantes de verano, los autobuses cuentan con aire acondicionado, y el recorrido permite que los clientes suban al escenario en Levitt Shell, donde se cree que Elvis ofreció su primera presentación pagada.

5 p.m.

CONGELAMIENTO CEREBRAL

Refrésquese con una ración de cultura americana de la década de 1950 en la tienda de conos de nieve Jerry’s Sno Cones (entre 1.5 y 4 dólares), ubicado en un hermoso edificio rosa sobre Wells Station Road. El de Pastel de bodas, con un jarabe rojo oscuro de vainilla y almendra elaborado a mano, es un favorito, pero ordene el Supremo, que incluye una cucharada grande de suave helado de vainilla. Es como descubrir un elemento nuevo de la tabla periódica. Sólo aceptan efectivo y está cerrado los domingos.

7 p.m.

ALIMENTE EL ESPÍRITU

The Four Way, en la esquina de Mississippi Boulevard y Walker Avenue, ha estado sirviendo comida soul desde 1946. Willie Earl Bates, el dueño actual, quien comió aquí por primera vez cuando tenía 10 años, compró el lugar en 2002. El restaurante tiene un pasado famoso, habiendo servido a muchos artistas de Stax Records (Otis Redding, Isaac Hayes), así como a personas influyentes del movimiento de derechos civiles, y era un sitio que aplicaba la integración racial cuando pocos lugares lo hacían; todo ello ayudó a que el sur de Memphis fuera el Soulsville USA que es ahora. El pavo y aderezo con verduras y macarrones con queso (7.49 dólares) lo harán dar gracias, y es imposible equivocarse con el durazno recién horneado o con la tarta de manzana.

9 p.m.

DE PUB EN PUB

En el distrito Cooper-Young hay de la mejor comida y bebida (y compras) de Memphis. Empiece en Alchemy Bar con un Sparkling Pears (vodka Absolut de pera, puré de pera, limón, anís estrellado, prosecco, 11 dólares). Camine al sur sobre la calle Cooper Street hacia el Bar DKDC, donde Karen Carrier ha ganado fama por sus platos chicos internacionales (pruebe los crujientes dumplings de cerdo de inspiración tailandesa, 6 dólares, o el patty estilo jamaiquino de tocino ahumado con miel, 5 dólares). Después, para evitar el delirio de fin de semana de la calle Beale Street, programe su GPS hacia 250 Peabody Place, un estacionamiento que está saliendo por la calle principal, y camine a Rum Boogie Café (entrada, 5 dólares). Los sitios de blues auténtico pueden ir y venir, pero este bar presenta consistentemente música excelente (y tragos con ron). El club tiene una puerta que lleva al pequeño Salón de Blues de Rum Boogie Café, al lado, considerado uno de los últimos verdaderos santuarios de blues de la Beale.

Memphis

   

1
Domingo

10 a.m.

A SU SERVICIO

Acostúmbrese al día en Beauty Shop Restaurant, en Midtown, cuyo ambiente combina un poco de kitsch con refinamiento. Si es necesario un “elixir para la resaca”, la Big Boy Mimosa de pomelo (8 dólares) es refrescante. Es un ex salón de belleza que supuestamente realizó ese ahora famoso tocado alto como colmena de Priscilla Presley. Los huevos florentinos con ostiones fritos (16 dólares) lo reanimarán.

Medio día

OXÍGENO

Cierre en uno de los espacios al aire libre de la ciudad: el Parque Overton, un espacio verde de poco más de 138 hectáreas que incluye al Museo Brooks, al Levitt Shell, al Zoológico de Memphis y otros atractivos. Pasee por el Área Natural Old Forest State, una de las áreas más extraordinarias del parque que con 51 hectáreas es parte del Registro Nacional de Lugares Históricos (tiene más de 10 mil años); nunca ha sido labrado o cultivado, algo raro para cualquier espacio, urbano o no.

Memphis
1
   

   

Memphis
1
  

  

Memphis
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica