New York Times Syndicate
THE NEW YORK TIMES

36 horas en Los Cabos

El norte del país cuenta con un destino de playa magnífico que te permitirá aislarte del mundo. Ésta es una guía para saber qué hacer en este lugar si tienes poco tiempo. No puedes dejar de visitar el pequeño pueblo de Todos Santos. 
The New York Times
19 marzo 2015 19:4 Última actualización 20 marzo 2015 5:0
Los Cabos, un destino paradisíaco. (NYT)

Los Cabos, un destino paradisíaco. (NYT)

Cancún choca con San Diego en la punta más austral de la península de Baja California, en México, donde dos ciudades, el bullicioso Cabo San Lucas, al oeste, y el más tranquilo San José del Cabo, hacia el este, apuntalan un floreciente corredor turístico de 32 kilómetros de espléndidos centros vacacionales, campos de golf panorámicos y playas doradas.

Colectivamente llamado Los Cabos, o simplemente Cabos, este destino desértico fue modernizado en 2012 con caminos recién pavimentados y una nueva terminal de aeropuerto internacional.

1
Viernes

3 p.m.

SERENIDAD AHORA

La vista costera ayuda a promover el ajuste a la altitud, fomentado aún más por los muchos resorts del lugar. En Armonia Spa, en Pueblo Bonito Pacifica Golf & Spa Resort, relájese con la terapia de sanación de 50 minutos, una refrescante e hidratante envoltura corporal que usa plantas medicinales mayas, incluyendo aloe vera, chaya y achiote. Uno de los mejores spas tiene programado reabrir en junio en Las Ventanas al Paraíso luego de una renovación, ofreciendo masaje de fusión terapéutica transcultural que utiliza cataplasmas calientes, aromaterapia y técnicas suecas y de digitopuntura. Los servicios terminan en un salón de meditación al aire libre donde silenciosos empleados tocan cuencos de Himalaya de cristal mientras la gente se repone con fruta salpicada con chile y agua de sabores.

6:30 p.m.

CENA EN LA GRANJA

Dada su ubicación desértica, la cena “del campo a la mesa” es una sorpresa en Los Cabos, pero está en boga en la punta de Baja California con la expansión de la producción orgánica cerca de San José del Cabo. Flora Farms combina estilo y sustento en 4 hectáreas con un restaurante al aire libre rodeado por camas de verduras. Reserve una mesa con anticipación (virtualmente obligatorio) así como un recorrido de 30 minutos por el campo para conocer el lugar y espiar las nuevas “cabañas culinarias”: chalets privados de dos habitaciones que también están disponibles para alquiler.

9 p.m.

RUTINA DE PATIOS

Únase a los locales en el paseo posprandial alrededor de la plaza de la ciudad en San José del Cabo, esquivando balones errantes de futbol con los que juegan niños y bebés que caminan vacilantes al cuidado de sus padres. Para un trago del estribo tranquilo, siéntese bajo las elevadas palmeras que habitan en el restaurante del patio del hotel Casa Natalia, atendiendo un picante Martini de mango o un mojito de tamarindo.

Los Cabos

    

1
Sábado

9 a.m.

¡JÁ! ¡EL FIN DE LA TIERRA!

Si hay un paseo común en el sur de Baja California es la ruta a El Arco, una piedra arqueada localizada en un dramático promontorio que forma el extremo más meridional de la península. Gánele al gentío con un recorrido temprano sobre el figurativo camino vía barco cruzando la bahía de Cabo San Lucas. Trabajadores vigorosos recorren Playa Médano y su vecino puerto, vendiendo viajes al arco en embarcaciones con fondo de cristal que permiten que los pasajeros vean peces ballesta y otras criaturas. Sobre la superficie, eche un vistazo a cuevas, columnas de piedra con forma del personaje de caricatura Scooby Doo, pelícanos pardos y leones marinos. Románticos, tengan cuidado: las lanchas dejan a los pasajeros en la tranquila Playa del Amor, del lado de la bahía, para hacer caminatas sobre la Playa del Divorcio, un sitio martillado por las olas del lado del Pacífico.

11 a.m.

SALTANDO EN GRANDE

El wakeboard se junta con propulsión estilo cinturón cohete en el nuevo centro vacacional de flyboarding. Anótese a una mareada clase de levitación acuática con Cabo Flyboard. Los “voladores” se ponen casco y chaleco salvavidas y se amarran los pies a dispositivos tipo botas fijados a una tabla. En la parte de abajo la plataforma tiene propulsores de agua gemelos conectados a la moto de agua de un instructor con una manguera presurizada de poco más de 18 metros que, bajo su control, impulsa a las personas fuera del agua lanzándolas al aire a casi 14 metros de altura.

1 p.m.

PEINADORES SERIALES DE PLAYA

Los aproximadamente 32 kilómetros de franja costera desde Cabo San Lucas hasta San José del Cabo están alineados con playas, muchas demasiado bravas para nadar con seguridad o dominadas por resorts que casi imposibilitan el acceso. Afortunadamente, algunas de las mejores son más convenientes. No se mueva de Playa Médano, en Cabo San Lucas, si su idea de un excelente día en la playa incluye parapente, motos de agua o beber en bares. Para más tranquilidad, vaya a playa Chileno, aproximadamente a 14 kilómetros al este, que perdió sus palapas de sombra durante el huracán pero que sigue siendo una playa limpia para nadar.

2 p.m.

COMIDA DE SURFISTAS

Todas esas marejadas que golpean la punta de Baja California hacen de excelentes crestas para surfear, siendo la más confiable de ellas Costa Azul, al oeste de San José del Cabo. Busque un sucio edificio de concreto pintado con publicidad de Zipper’s Bar & Grill para encontrar el popular punto de reunión en una frondosa terraza frente al mar, a pasos de las olas. Aquí, el guacamole y los tacos de pescado y de langosta compiten por atención con los surfistas que intentan montarse a las olas más allá. Alquile una tabla o anótese a una clase de una hora y después celebre con una Tecateita de la casa, una margarita servida con una botella de Tecate, con la cerveza de cabeza dentro del vaso.

4 p.m.

TOUR DE GALERÍAS

San José del Cabo, la menos comercial de las ciudades gemelas de la península, tiene una catedral estilo misión colonial, calles adoquinadas y una plaza donde las familias locales se reúnen por las noches. Muchas de esas calles están alineadas con galerías de arte que han convertido al pueblo en un atractivo para los coleccionistas. Entre noviembre y junio, los jueves por la noche la mayoría permanece abierta hasta las 9 p.m. para el Paseo del Arte, pero en cualquier temporada el agrupamiento de vendedores de arte crea una exhibición progresista fácilmente accesible.

8 p.m.

ESPECIAL DE MARISCOS

El drama de las famosas formaciones rocosas de Cabo se topa con una emergente estrella culinaria en El farallón, el restaurante de mariscos del Resort at Pedregal in Cabo San Lucas. Yvan Mucharraz, el chef ejecutivo, trabajó con Thomas Keller y Juan Mari Arzak antes de mudarse al cabo, donde supervisa los cuatro restaurantes del centro vacacional. En El farallón, Mucharraz ofrece un menú de mercado de mariscos (los comensales son guiados entre selecciones crudas de pescados, langostas y almejas) y una terraza iluminada con velas, extendida sobre rocas de la costa azotadas por las olas toda la noche. Escoja la “Recompensa de Ensenada”, un festín de pescado y langosta fresca para dos personas, precedido por la sopa del día y tres aperitivos que pudieran incluir ceviche y calamares fritos. Quédese para ver cómo entra en escena la Vía Láctea.

Los Cabos

   

1
Domingo

9 a.m.

PUENTE A LA NADA

Entre los beneficios de levantarse temprano en el desierto, incluyendo temperaturas más frescas, figura la oportunidad de ver en acción parte de su vida silvestre. Adéntrese en auto en el cañón El Tule, aproximadamente a medio camino entre las dos ciudades que anclan esta península, con dirección al parque Wild Canyon Adventures, buscando correcaminos y canto de aves entre los cardos y cactus cholla. El parque incorporó recientemente un puente colgante de madera que según afirma en el más largo de su tipo en el mundo, con 330 metros de altura. La admisión básica del parque permite acceso peatonal al puente, que se sumerge aproximadamente 30.5 metros para ofrecer vistas a una cama ribereña a menudo seca alineada con palmeras y rica en vida aviaria.

11 a.m.

VIAJE DE UN DÍA

Todos Santos, uno de los “pueblos mágicos” de México, es una escapada bohemia a 77 kilómetros subiendo por la costa del Pacífico desde Cabo San Lucas que ofrece un bienvenido escape del paisaje festivo de tragos de tequila de éste último. Cerca del céntrico Hotel California, que según se dice es la fuente de la canción de los Eagles, hay un grupo de galerías y tiendas de arte. La mejor de ellas es Alas y Olas Gallery, un sitio que vende pinturas y artesanías de todo México, incluyendo peluches caprichosamente fabricados y manteles bordados. Alquile una bicicleta de montaña en Tres Santos Hub para un accidentado paseo sobre caminos de tierra con dirección a la playa y vuelva a degustar el licor Baja Midnight en Distillery, después de designar un conductor.

Los Cabos
1
   

    

Los Cabos
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Lowe logró el bronce... pero lo recibió 8 años después
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica