New York Times Syndicate
the new york times

36 horas en la margen derecha de París

El lado histórico de la 'bella señora'. De hecho, hay muchas márgenes derechas: está la margen derecha del viejo régimen, con algunos de los sitios más famosos de la ciudad. Está la íntima y desordenada Marais, y los elegantes espacios abiertos de la margen revolucionaria.
The New York Times
01 octubre 2015 22:31 Última actualización 02 octubre 2015 5:0
Revolución. Las huellas que dejaron los años intensos de que cambiaron al mundo. (The New York Times)

La margen derecha no tiene identidad clara. (The New York Times)

Cuando uno piensa en la margen izquierda, saltan a la mente imágenes del Barrio Latino y de la Torre Eiffel. La margen derecha no tiene identidad clara. De hecho, hay muchas márgenes derechas; está la margen derecha del viejo régimen, con algunos de los sitios más famosos de la ciudad (el Louvre, el Jardín de la Tullerías y el Palacio Real). Está la íntima y desordenada Marais, y los elegantes espacios abiertos de la margen revolucionaria (con La Bastilla y la Plaza de la Concordia, donde Luis XVI, María Antonieta y Robespierre fueron guillotinados).

1
VIERNES

4 p.m.
El máximo museo parisino
El Musée Carnavalet, cobijado en dos mansiones adyacentes, es el más parisino de los museos de París. Alquile la guía de audio, vaya al tercer piso y deléitese con la colección de obras más grande de la Revolución Francesa: pinturas, esculturas, reliquias, miniaturas, maquetas a escala de guillotinas, armas, hasta una réplica de la prisión de La Bastilla tallada en una de sus piedras. Hay una copia de la Declaración de los Derechos del Hombre y una reconstrucción de la celda de prisión de Luis XVI con objetos de recuerdo de su vida. Otros tesoros incluyen el sillón donde murió el filósofo Voltaire, la recámara alineada con corchos de Marcel Proust de su departamento en la margen derecha y canoas de tronco utilizadas por la tribu parisi en el Sena.

9 p.m.
La nuit de París
Por la noche París es mágico, así que apresúrese para llegar al Cour Carrée (el patio perfectamente proporcionado de los siglos XVI y XVII situado al extremo este del Louvre) antes de que cierre a las 9:45 para encontrar vistas encantadoras. Asómese entre los arcos para ver hacia el oeste la iluminada pirámide del Louvre, de I. M. Pei; la Iglesia St.-Germain l’Auxerrois, al este; la calle Rue de Rivoli, al norte, y el Institut de France, al sur. Desde ahí, diríjase a la pirámide ubicada en el centro del adyacente Cour Napoléon y camine hacia el extremo este de Tullerías, donde podrá ver el obelisco, el Arco del Triunfo y el arco de La Défense. Después, simplemente deambule, quizás con dirección a la orilla bajo el Pont de la Tournelle, donde Woody Allen y Goldie Hawn bailaron al final de la película Everyone Says I Love You, o hacia la Plaza du Vert-Galant, el extremo más occidental de la Île de la Cité, que ofrece una vista al Louvre, a la derecha, y al domo del Institut de France, a la izquierda. Acceda las escaleras en la estatua ecuestre de Enrique IV, en el Pont Neuf.

Louvre
1
SÁBADO

10 a.m.
Un pequeño palacio
Vaya al museo Petit Palais, que tiene una pequeña aunque maravillosa colección de finas pinturas impresionistas y Belle Époque del siglo XIX. Eche un ojo al salón comedor art nouveau del sótano, diseñado por el arquitecto Hector Guimard. La cafetería-jardín del museo ofrece un respetable desayuno entre palmeras, esculturas y pisos de mosaico iluminados desde abajo.

11:30 a.m.
Tengo de todo
G. Detou se pronuncia j’ai de tout, que significa “tengo de todo”. Siempre hay algo por descubrir en esta pequeña épicerie; tiene una hermosa selección de decoraciones de pasteles y masas dulces, incluyendo diminutas grajeas plateadas y hojas de azúcar con sabor a violeta. Hay líquidos con aromas naturales, masas de rosa y pistache y emulsionantes. Las bolsas de kilo de nueces y frutos secos son perfectas para llevarlas de botana en caminatas largas. Una selección de sardinas y atún en latas hermosas, y de mostaza Edmond Fallot molida en piedra, todo empaquetado en una cubeta decorativa de hojalata.

1 p.m.
Pasillos techados
Entre al siglo XIX en los pasillos techados de la ciudad. Fueron los primeros centros comerciales de París: lugares encerrados, con calefacción con iluminación a gas, cafeterías, restaurantes y una gama de productos y servicios. Antes que las tiendas departamentales tomaran el control, había más de 100 de estas estructuras con columnas de hierro y techos de vidrio; solo sobreviven unas cuentas. Almuerce en el Caffè Stern, decorado por Philippe Starck y ubicado en el Passage des Panoramas, la galería sobreviviente más antigua (construida en 1800). Esta cafetería-restaurante-barra de vinos, que originalmente fuera taller de grabados e impresión, ofrece clásicos italianos actualizados, incluyendo pizza mediterránea al vapor y papas batidas servidas en una taza grande de café con salsa boloñesa y el mejor espresso de París.

3 p.m.
Tiendas e iglesias
El animado Passage Jouffroy, del otro lado del Boulevard Montmartre, tiene la Librairie du Passage, una de las librerías más antiguas de París. Pídale a Jean Luc Langlaude (el dueño) que le muestre la colección secreta en su oficina privada, escaleras arriba, con sus ventanas Art Nouveau. Un lugar obligado para comprar recuerdos baratos es Paris Est Toujours Paris. Encuentre un exquisito vestido de segunda mano en La Marelle. Un sitio imperdible, sin ningún letrero o nombre aparente ni página de Internet, es Galerie Vivienne, ingresando por el No. 6 de la calle Vivienne. En este lugar encontrará mapas, impresiones, libros y fotografías antiguas. Desde ahí, entre a un mundo obviado incluso por los mismos parisinos: sus iglesias. St.-Gervais-St.-Protais, en el corazón de Marais, presenta todos los sábados a las 6 p.m. cantos de vísperas de 30 minutos. Las voces de las monjas y monjes con batas blancas llenan el espacio. Si tiene tiempo, vaya a la vasta St.-Eustache, cerca de Les Halles. La vida de Cristo, un tríptico bañado en pátina de bronce y oro blanco, del artista estadounidense Keith Haring, se ubica en una capilla lateral.

8 p.m.
El vino viene primero
Goust está exactamente arriba de Éléphant Paname, centro de danza y artes localizado en un magnífico edificio de la era de Napoleón III. Este restaurante, galardonado con una estrella Michelin y especializado en cocina mediterránea, pertenece a Enrico Bernardo, quien en 2004 fue nombrado el mejor sommelier del mundo. Pruebe el menú de degustación; el chef escoge una copa de vino para acompañar cada platillo sorpresa.

11 p.m.
Canturreo de madrugada
Para música y cócteles, vaya al Club Rayé, nombrado en honor al motivo de rayas negras y blancas de las paredes, manteles, cojines de los bancos, patio y hasta los platos y popotes. Los cocteles incluyen los clásicos y los aventureros, como el Violette (crème fraîche, licor de violeta, coñac) o el Thyme (ron, lima, azúcar morena, jalea de tomillo). Pianistas y cantantes se apoderan del escenario desde las 7 p.m. hasta tarde.

París
1
DOMINGO

9 a.m.
Un High Line parisino
Camine por el Promenade Plantée, avenida de 4.5 kilómetros situada sobre la abandonada vía férrea Vincennes que inspiró al High Line de Nueva York. Empiece por la entrada de la escalera, en el extremo oeste, que se eleva desde el Viaduc des Arts. Sus creadores conservaron los túneles, terraplenes y zanjas, e instalaron bancas y enrejados. La flora incluye musgo salvaje, bambú, lima, membrillo, cerezos y acebos, rosas trepadoras y madreselva. Después, camine al sur para echar un ojo a los bajo-relieves de la fachada del Museo de Historia de la Inmigración.

Mediodía
El mercado de los niños rojos
Le Marché des Enfants Rouges, el mercado techado más viejo de París, toma su nombre de los niños vestidos de rojo que solían vivir en el orfanato del vecindario. Abierto en 1615, fue casi destruido en la década de 1990, pero los residentes detuvieron la demolición y organizaron su renovación. Camine entre vendedores de carne, queso, pescado y demás productos, y después vaya a almorzar a algún puesto de comida con mesas que se derraman a callejones y terrazas. Están los de comida caribeña, del norte de África y los italianos, pero el mejor es Taeko, de comida japonesa.

2 p.m.
Compras cultas
El Musée des Arts Decoratifs es interesante con sus muebles, alfombras y arreglos de mesa, pero 107Rivoli, su tienda de regalos, es un destino en sí mismo. Con énfasis en diseño y en lo avant-garde, la tienda exhibe el trabajo de jóvenes artistas, desde joyeros y diseñadores gráficos hasta fabricantes de juguetes. Después, sumérjase en el Carrousel du Louvre, un centro comercial subterráneo, y empiece en Arteum, que vende objetos decorativos y libros.

Bares