New York Times Syndicate
THE NEW YORK TIMES

36 horas en Kingston

Jamaica es un país que ofrece paisajes paradisiacos y riquezas naturales. Pero su capital Kingston es también una atracción turística única gracias a su cultura cosmopolita y su agitada
vida nocturna.
The New York Times
10 abril 2014 19:58 Última actualización 11 abril 2014 5:0
Jamaica cuenta con playas y mares paradisiacos. (NYT)

Jamaica cuenta con playas y mares paradisiacos. (NYT)

Una receta eterna fácilmente disponible a lo largo del Caribe. ¿Pero sol, arena, mar, y ciudad? Visite Jamaica para darse gusto en eso. Cierto, la resplandeciente isla tiene una gama de áreas vacacionales donde uno puede broncearse felizmente.

Sin embargo, el país también tiene a Kingston, una lamentablemente subestimada y malentendida metrópoli. Sí, hay villas de pobreza y crimen. Pero también hay cultura cosmopolita, vida nocturna palpitante, un paisaje musical local en auge y un número de encantos urbanos adicionales. ¡Venga a Jamaica y siéntase bien!

1
Viernes

1 p.m.

DE BOLT EN BOLT

En cuanto aterrice en Kingston, rinda homenaje al jamaiquino más reverenciado. No, el otro: el que corre, no el que canta. Usain Bolt’s Tracks & Records es un amplio restaurante bar deportivo (con más de 45 televisores, incluyendo uno de poco más de 6 metros) y santuario ultra moderno del hombre más rápido del mundo, con todo y productos Brand Bolt a la venta. El menú es una mezcla de platos clásicos jamaiquinos, como pescado asado y viscosa sopa de frijoles rojos, y versiones nuevas originales como quesadillas de cecina de pollo y ‘’ensalada asiática de repollo con mayonesa y jamón’’.

3 p.m. 

CENTRO R&R

Kingston es la meca del R&R. Eso significa reggae y ‘’rastafarismo’’, dos de los movimientos culturales caribeños más monumentales. Haga un curso rápido de ambos, y acceda a una fotografía rápida de historia, flora y artes jamaiquinas, en los diversos museos que constituyen el Instituto de Jamaica, en el centro histórico de Kingston, cerca de la costa. Está la Galería Nacional, que delicadamente fusiona arte clásico jamaiquino con exhibiciones avant-garde; el Museo de Historia Natural; el Museo de Música de Jamaica, y la Sala Liberty, que honra a Marcus Garvey, pionero del movimiento ‘’De vuelta a África’’.


6 p.m. 

CÓCTELES AL OCASO

¿Sorprendido de que la selva de concreto de Kingston sea tan hermosa? Sorpréndase triplemente conforme contempla la puesta del sol en tonos jengibre sobre las majestuosas Montañas Azules mientras disfruta de un martini en Sky Terrace, en la cubierta de la azotea del Spanish Court Hotel, un sitio chic. Este hotel estilo SoHo de 107 habitaciones, abrió en 2009 y fue el primero en inaugurarse en Kingston en más de tres décadas.

8 p.m.

CENA CON UNA CELEBRIDAD LOCAL

Llamémoslo el Jamie Oliver de Jamaica: Brian Lumley, que a sus 27 años fue chef del embajador francés y rostro de varias marcas locales, tal vez sea el chef célebre más comentado de la isla. Su nuevo restaurante, 689 by Brian Lumley, se ubica en el corazón del Nuevo Kingston, el centro hotelero amigable con los turistas. Su especialidad es la pasta con elegancia antillana: pesto y langosta, linguine de cecina de pollo y penne de caracola.

11 p.m.

LA DEL ESTRIBO, REGIA

La especialidad de Kingston no son los últimos tragos, sino sus bashments: fiestas extravagantes en salones de baile que van desde antes del amanecer hasta entrada la luz del día, donde la línea del bajo suena fuerte en clubes atiborrados o en bailes callejeros llenos de gente. Pero ahora hay una excepción.

El Regency Bar and Lounge, localizado en el recientemente renovado Terra Nova All-Suite Hotel, es un oasis de categoría, con salones de felpa aterciopelada y decoración con acentos dorados, y un menú en la barra a la misma altura: pizza de pato, cordero al curry o bocadillos de cecina de cerdo. La mejor parte del menú: un ron Appleton de 50 años de añejamiento, un manjar local.

Jamaica (NYT)
1
 

 

Jamaica (NYT)

 

1
Sábado

8 a.m.

AGARRE CAMINO

No cierre los ojos entregándose a una siesta rápida durante el paseo mañanero hacia el country, como los residentes de Kingston llaman a cualquier región que esté fuera de la ciudad capital, y así no se perderá las pasmosas vistas.

El recorrido de dos horas y media desde Kingston hasta Ocho Ríos es un encanto para los amantes de Instagram: follaje exuberante, tierra color rubí y montañas impresionantes. Coma un desayuno recién preparado de camino a Faith’s Pen, una ilustre franja de puestos simples de madera que ofrecen la gama completa de manjares jamaiquinos: maíz asado y aca (un denso tubérculo), callaloo (la interpretación jamaiquina de col rizada), caqui tipo lichi y pescado salado salteados con pimientos y hojuelas de bacalao y jugo fresco de caña de azúcar o mango.

​11 a.m.

JUEGOS FRENTE A LA PLAYA

Su humilde nombre oculta su esplendor: Jamaica Inn abrió en 1950 como una, bueno, como una posada petite. Una Marilyn Monroe y un Arthur Miller lunamieleros alguna vez fueron parte de sus huéspedes, pero la propiedad ahora es un grandioso paraíso aunque bastante acogedor. Luego eche un chapuzón vespertino en la playa discutiblemente más inmaculada de Ochi: arena blanca, aguas súper naturalmente cerúleas y un telón de fondo de olas estrellándose contra escabrosos acantilados.

​1 p.m.

CECINA DE POLLO

La cecina de pollo es un cliché culinario jamaiquino. Sin embargo, cómala en su lugar de nacimiento y el sabor trasciende lo trillado; aquí está lo realmente bueno. Con cuatro sucursales en toda la isla, Scotchie’s es un siempre popular templo para todo tipo de cecina: cerdo, pollo, salchicha y pescado, frotada en seco y marinada con una mezcla de pimienta de Jamaica, clavo, canela y nuez moscada, y después asada con maderos de pimiento que confieren a la carne un inigualable sabor a nogal.

3 p.m.

COOL RUNNINGS

Sería absolutamente pueril si no fuera tan divertido: pretenda ser estrella de Cool Runnings, una película de Disney de 1993 que rinde homenaje al equipo de trineo olímpico de Jamaica de 1988, paseando rápido entre el exuberante paisaje en un trineo pintado con la bandera jamaiquina. Es uno de los muchos atractivos del parque Rainforest Adventures, en la Montaña Mística; también hay una piscina y un tobogán de agua, jardines de mariposas y colibríes, tirolesa y el SkyExplorer, cierto tipo de aerosilla que lo dejará suspendido a 213 metros de altura sobre pródigas vistas.

8:30 p.m.

COMIDA AUTÉNTICA

Miss T’s Kitchen es el epítome de la ‘’campiña jamaiquina’’: techo de lámina de zinc, mesas color arco iris, sillas hechas con barriles de madera y, lo más importante, auténtica comida jamaiquina; rica cabra al curry, abundante estofado de rabo de buey, pescado servido estilo escabeche (frito, con vinagre condimentado y pimientos Bonney) o cocido al fuego lento en ‘’estofado marrón’’, así como platos vegan. Después de la cena puede encontrar acción sobre Main Street, la principal calle turística de Ochi’.

Jamaica (NYT)
1
 

 

Jamaica

 

1
Domingo

7 a.m.

CASCADAS Y LAGUNAS

‘’Jamaica’’ viene de la palabra en taíno para ‘’tierra de manantiales’’, y por un buen motivo: en la isla abundan ríos y cascadas. Dunn’s River Falls es su Disneylandia: 183 metros de cascadas y lagunas, sitio de grabación de Dr. No, lugar de una batalla de 1657 entre españoles e ingleses, y casi siempre saturado de turistas; excepto, esto es, en las primeras horas de la mañana. Levántese con el sol, disfrute de un desayuno elegante en la veranda frente al mar del Jamaica Inn, y deje que el hotel lo lleve y lo traiga directamente desde las cascadas para disfrutar privadamente del esplendor natural.


1:30 p.m.

VIAJE EN EL TIEMPO

En el camino de salida de bahía Montego (Ochi es casi equidistante desde los dos aeropuertos de la isla) pare en Falmouth, en el municipio de Trelawny, que alberga un puerto de crucero de 220 millones de dólares inaugurado en 2011.

Siendo uno de los pueblos georgianos mejor conservados del Caribe, Falmouth tiene un distrito histórico con una considerable y casi intacta colección de arquitectura colonial británica. Programe un recorrido gratuito frente a iglesias, un palacio de justicia y la oficina postal con Falmouth Heritage Renewal, dedicada a la conservación y restauración de la arquitectura e historia del distrito; la organización de caridad está trabajando para abrir un museo de la esclavitud en la ex residencia de un emancipador británico.

Jamaica (NYT)
1
 

 

Jamaica (NYT)
1
 

 

Jamaica (NYT)
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
Los texanos combaten el calor con esta agua mexicana
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero