New York Times Syndicate
THE NEW YORK TIMES

36 horas en Hanói, Vietnam

Una arquitectura vieja con alto valor histórico, una amplia gama gastronómica, hermosos paisajes naturales y un ambiente nocturno cosmopolita han hecho de la capital de Vietnam uno de los destinos preferidos de Asia. 
The New York Times
06 noviembre 2014 19:5 Última actualización 07 noviembre 2014 5:0
Hanói, Vietnam, una ciudad con mucha historia. (NYT)

Hanói, Vietnam, una ciudad con mucha historia. (NYT)

Con sus calles alineadas con árboles, elegante arquitectura vieja, floreciente paisaje de artes y sofisticada vida nocturna, Hanoi está teniendo su momento.

Hace cinco años pudiera haber sido vista como Washington, D.C.: un sitio de políticos y burócratas, conservador y ligeramente aburrido. Pero durante los últimos años, gracias a un nuevo orgullo inyectado en 2010 por las celebraciones de su milenio, un influjo de vietnamitas empresariales expatriados y una población creativa posibilitada por Internet, el pulso de la ciudad se ha acelerado.

1
Viernes

5 p.m.

CAFÉ CON VISTA

Las infames horas pico de Hanói se capturan mejor desde las alturas. En el margen del Barrio Viejo, un callejón angosto situado en la parte de atrás de una tienda de pinturas kitsch lleva a Ca Phe Pho Co. Ocupando gran parte de una ex mansión de mercader pintorescamente decrépita, la cafetería es famosa por su café de huevo, un preparado fuerte local coronado con cierto tipo de sambayón de leche condensada azucarada (100,000 dongs por dos personas, o 5 dólares a un tipo de cambio de 20,400 dongs por dólar). Haga su pedido en la planta baja (el menú también enlista smoothies, malteadas, sundaes y cerveza) antes de subir tres pisos hasta una terraza con una amplia vista a las miles de motos que circunvalan el lago Hoan Kiem.

7:30 p.m.

CENA NOSTÁLGICA

En State-Run Food Shop No. 37 (cena para dos, 485,000 dongs; se recomienda hacer reservaciones) la nostalgia vietnamita está encarnada en paredes encaladas de las que cuelgan vapuleadas loncheras de esmalte y un radio transistor que emite crepitantes canciones de época. Los pedidos del comedor se escriben sobre imitaciones de vales de raciones. Afortunadamente, la austeridad no figura en el menú, inclinado a platos caseros del norte que se le dificultaría encontrar en otras partes. Platos destacados incluyen agrisaladas hojas de mostaza en salmuera sofritas con lonjas de cerdo delineadas con grasa y canh chua (sopa agridulce) llena de tomate y piña, con diminutas almejas locales. El “arroz frito” es una sorpresa: un domo hueco invertido lleno de crujiente arroz integral para romper en pedazos y sumergir en mam tep, un acre maridaje entre pasta de camarones y cerdo picado.

10 p.m.

MÚSICA Y BAILE

Inaugurado en una calle secundaria del distrito Hai Ba Trung por la compañía promotora de música detrás del Festival de Música Asean, celebrado en Hanoi cada año, CAMA ATK (el costo de admisión varía; cocteles desde 150,000 dongs) presenta grupos y DJ’s internacionales y, de forma inusual para los bares locales, segrega a los fumadores. También tiene un menú de tragos como un Old fashioned hecho con bourbon de nogal americano. En Lago Tay, Madake está situado en una estructura de ladrillo tipo loft pintada de blanco y auspicia todo tipo de cosas, desde noches de karaoke hasta baile swing. Música en vivo después de medianoche.

Vietnam

   

1
Sábado

8:30 a.m.

COMIDA CALLEJERA

El dúo vietnamita-australiano detrás de Hanoi Street Food (streetfoodtourshanoi.blogspot.com; 75 dólares por persona) guía a turistas privados entre angostos callejones y desvencijadas escaleras de servicio para encontrar joyas como hien luon xao, una mezcla de sofrito embebido de pimienta negra de anguilas chicas, vermicelli de arroz, cebollas dulces caramelizadas y menta vietnamita, y bun rieu cua thit nuong, fideos en sopa de cangrejo con nubes flotantes de hueva y balsas de cerdo ahumado en salsa barbecue. Reserve una clase en el Centro de Cocina Hanoi (59 dólares por persona). Luego de un recorrido por el Mercado Long Chau preparará platos como langostinos y arroz verde en hojas de pimienta silvestre o cerdo en salsa de caramelo.

1 p.m.

HISTORIA URBANA

El Parque Cultural Thang Long es una frondosa zona del centro que hasta 2010 fue utilizada como base militar. El principal atractivo del parque es su ciudadela, designada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, construida en el siglo XI para marcar la reubicación de la capital de Vietnam a Hanói. Suba las escaleras hacia la cima de puerta principal para una vista sobre jardines hacia una torre bandera de alistamiento de ladrillos rojos. Ahí cerca, un búnker subterráneo utilizado durante la Guerra de Vietnam incluye un túnel, una sala de operaciones de guerra y artefactos relacionados. No pase por alto los dos chalets coloniales franceses de color amarillo ubicados diagonalmente detrás de la entrada.

3 p.m.

DESCANSO DE ARTE

El pequeño paisaje de arte independiente se presenta en Manzi, un espacio de exhibición y cafetería bar inaugurado por un ex abogado, un especialista en tecnología de la información y un egresado de la escuela de arte en un hermosamente renovado chalet de principios del siglo XX. Obras de artistas vietnamitas emergentes y establecidos como Nguyen Huy An, quien pinta sobre seda, se muestran en los aireados dos pisos del chalet; una tienda vende obras de arte accesibles y artesanías. Agarre un expreso en el bar, y después diríjase al Barrio Viejo, donde Suzanne Lecht, una antigua residente de Hanói y pionera coleccionista exhibe obras contemporáneas en Art Vietnam, un nuevo espacio de galería de dos pisos ubicado cerca de la Catedral de San José.

8 p.m.
Comedor innovador
En Pots ‘n Pans (cena para dos, 2,250,000 dongs), el personal de la cocina abierta del tercer piso está compuesto por egresados de KOTO, una organización no lucrativa basada en Hanói que prepara a ex niños de la calle para carreras en la industria de la hospitalidad. Espere comida inventiva como falafel de semillas de loto y hummus y tabule de tierno arroz verde, para acompañar paleta de cordero cocida al fuego lento y sedosa panna cotta de leche de soya con aroma a laurel, cerezas en vino especiado y crema de albahaca.

10:30 p.m.

LA DEL ESTRIBO LITERARIO

Vaya a "Tadioto" (bebidas para dos, 250,000 dongs), un bar acogedor y sitio predilecto de los eruditos de Hanói y del set creativo de la ciudad. Nguyen Qui Duc, un periodista vietnamita -estadounidense y ex comentarista de NPR- regresó en 2006 y abrió su establecimiento dos años después. Ha estado en su ubicación actual desde enero, luego que el gobierno local lo cerrara, junto con otros bares, restaurantes, galerías y boutiques, en el marco de las medidas drásticas de diciembre pasado contra el distrito de arte conocido como Zona 9.

Vietnam

  

1
Domingo

9 a.m.

DESAYUNO OCCIDENTAL

La creciente población de expatriados australianos ha resultado en una mini explosión de cafeterías cómodas que sirven excelente café y comida saludable. Ocupando una casa angosta de tres pisos con azulejos originales, un patio abierto interior y una seductora terraza al aire libre, Hanoi Social Club (desayuno para dos, 440,000 dongs) es uno de los primeros de dichos cafés de la ciudad. El desayuno podría ser quino y polenta caliente con pistache, duraznos deshidratados y crema, pero también está el divino pastel de chocolate sin harina.

11 a.m.

LAGO TAY

La extensión de 32 kilómetros márgenes del lago Tay es perfecta para explorarse sobre dos ruedas, así que empiece en Hanoi Bicycle Collective, donde puede alquilar una rojo bombero tradicional (100,000 dongs) o una de montaña (200,000 dongs) o una de paseo (400,000 dongs) por medio día. Vaya alrededor del lago en sentido contrario a las manecillas del reloj, deteniéndose primero en Phu Tay Ho, un complejo de pagodas en la punta de una península que se atesta de devotos el primer día y el 15 del mes lunar.

Apenas pasando la entrada del templo, negocios al aire libre acomodados en fila sirven especialidades de caracol; pruebe bun oc, sopa de caracol con vermicelli de arroz, y oc xao chuoi dau, almidonados plátanos verdes con tofu, cebolletas y hierbas aromáticas en una salsa condimentada con cúrcuma. Un laberíntico chalet modernista ubicado en la esquina noroeste del lago alberga a Chula, donde los barceloneses Laura Fontan y Diego Cortizas diseñan y venden vestidos salpicados con llamativos geométricos y divertidos cuadros vivos. Pare en el tranquilo templo de Thien Nien Tu para admirar su puertas y aleros de madera tallada antes de beber café helado vietnamita frente a la costa en Café Xua Ven Ho, una cafetería retro.

Antes de regresar, desvíese a Closet, que vende tejidos clásicos y vestidos sastre de seda y algodón de la diseñadora japonesa Oda Tsubasa.

Vietnam
1
   

   

Vietnam
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos