New York Times Syndicate
BUENA VIDA

36 horas en Dakar, Senegal

Si en realidad quieres visitar un sitio cosmopolita, debes ir a Dakar, la capital de Senegal donde podrás conocer la cultura africana en todos sus matices.
The New York Times
24 julio 2014 22:5 Última actualización 25 julio 2014 5:0
Dakar es una ciudad con mucha historia. (NYT)

Dakar es una ciudad con mucha historia. (NYT)

El centro de África Occidental de organizaciones no gubernamentales y agencias internacionales atrae una mezcla cosmopolita de viajeros. Es una ciudad de buscavidas y comerciantes, de negociantes y pregoneros ansiosos por mostrarle o venderle algo. Durante el día, las calles están repletas de hombres con trajes elegantes y mujeres que crujen con su bazin, una ropa de algodón pulido teñido a mano.

Por la noche, restaurantes íntimos ofrecen platos de influencia libanesa y francesa. Mucho más tarde, los clubes para bailar de Plateau y Almadies resuenan hasta primeras horas de la mañana junto con los llamados a orar.

1
Viernes

2 p.m.

El almuerzo nacional

Las esquinas de las calles de Plateau están ocupadas por mujeres que venden cítricos y maníes garapiñados. Los vendedores ofrecen libros, juegos de mesa, camisas, cinturones y, casi siempre, lentes de sol. El viernes es un día especial de caridad para los musulmanes, y los mendigos lisiados son mucho más evidentes. En Chez Loutcha se sirven platos grandes de comida de África Occidental. Pruebe el plato nacional de Senegal, el thiebou dienn: pescado sazonado servido con arroz en una salsa de tomate con repollo, berenjenas y zanahorias. Prepárese para gastar en el almuerzo aproximadamente 6,000 CFA de África Occidental, pronunciado “seifá” (12.7 dólares a un tipo de cambio de 472 CFA por dólar). Camine a La Royaltine, una elegante pâtisserie, para disfrutar de macarrones o una tarta de limón, aproximadamente 3,500 CFA.

4 p.m.

El significado de la máscara

En el Museo de Artes Africanas IFAN encontrará máscaras, telas, tambores, armas y cestos de culturas de Senegal, Guinea-Bisáu, Costa de Marfil, Togo, Camerún y Sierra Leona. La colección no es grande ni muy informativa (y está en francés), pero las máscaras codifican los misterios universales de la vida: rituales de nacimiento, mayoría de edad, fertilidad y muerte. Estas máscaras de madera, muchas pintadas o recortadas con pastos o carrizos, idealizan el rostro de personas o animales. Se considera que su significado simbólico se transfiere al que la usa, concepto ilustrado en un video de animación presentado en la galería principal que narra la historia de la ceremonia de mayoría de edad de un joven. Hay amuletos que usan las recién casadas para promover el embarazo, y muñecos de fertilidad que cargan las mujeres embarazadas o que están amamantando para garantizar la salud de sus niños. Entrada: 5,000 CFA.

5 p.m.

Pintando bajo el cristal

Tome un taxi (1,500 CFA) hacia la entrada oculta del Centro Artesanal en Cour des Orfèvres. Desolado a primera vista, es un tesoro de cuentas y collares, máscaras, taburetes ceremoniales, esculturas de madera, plata, joyería tuareg de ébano y latón y muchos gatos. Ni bien entre, del lado izquierdo está el taller de cristal pintado de Serigne Gueye. La pintura sous-verre, literalmente “bajo el cristal”, migró de África del Norte a Senegal hace 200 años. El sous-verre se encuentra en las tiendas de recuerdos y en las esquinas de las calles, reflejando distintos grados de habilidad, pero las representaciones características del señor Gueye, de turbantes y tocados de mujeres y coloridas filas de peces o telas, merecen una mirada. Una bandeja mediana vale 15,000 CFA. En el rincón trasero del patio está Assane Cisse, quien ofrece una colección de cuentas de África Occidental. Pida ver sus puntas de flecha neolíticas, encontradas en las cambiantes arenas del Sahara.

6 p.m.

Trago al ocaso y sortie

Un gin and tonic en la terraza del seductor Hotel Sokhamon es obligatorio mientras ve al Atlántico. Después, conduzca sobre la autopista costera, la Corniche, a través de una parte más nueva de la ciudad. Pasando Îles de la Madeleine a la izquierda, una magnífica mezquita a la derecha, los talleres de carpintería de Medina, el mercado de pescado Soumbedioune y las villas de expatriados y residentes adinerados de Dakar, pronto aparecerá el masivo Monumento al Renacimiento Africano, una estatua de bronce de 49 metros de altura con tres figuras humanas: un hombre, una mujer y un niño. Se eleva en las alturas frente a la vuelta a La Calebasse, un restaurante y galería de arte que resulta una parada perfecta para un visitante con poco tiempo.

La cocina ofrece una refinada interpretación de platos de África Occidental como pollo asado picante con aloko (plátanos) o camarones con miel de Casamance. Prepárese para pagar aproximadamente 25,000 CFA por una cena para dos. La música en vivo es tradicional, aunque tocada en una guitarra no tradicional. Al tomar un taxi, verifique el precio con el chofer. Ninguna tarifa debería superar los 2,500 CFA dentro de Dakar.

Dakar

 

1
Sábado

8 a.m.

Compras lentas

Desayuno en La Palmeraie (por menos de 5,000 CFA). El jugo recién exprimido de naranja con mango o guayaba con sandía, el café y los cruasanes lo vigorizarán para la caminata hacia el pequeño mercado malí, situado cerca de la estación de trenes de la era colonial. Los productos de Mali llegan en el tren Bamako-Dakar, y los vendedores se han puesto en un mercado del otro lado de la estación. Detrás de los cestos de incienso, chufas y tamarindo, las mujeres dividen enormes trozos de manteca pura de karité. Adentro se venden telas brillantes para bazin y la distintiva tela de lodo de Mali (bogolan), un algodón hilado con patrón geométrico teñido con hojas de abedul y lodo fermentado.

11 a.m.

Almuerzo isleño

La mayoría de los turistas quiere visitar la Casa de los esclavos, en la Isla de Gorea, donde se retenían africanos secuestrados antes de ser enviados a las Américas. Los agresivos aspirantes a guías y los vendedores pueden convertirla en una experiencia tensa. Se puede tener una visita isleña diferente en Île N’gor. Tome un taxi hacia la Plage N’gor (2,500 CFA) y pare en el estacionamiento, en el letrero de Shell. Pronto lo descubrirán y lo llevarán a comprar un boleto redondo de 500 CFA por un viaje de cinco minutos sobre una colorida piragua. Chez Seck y La Maison d’Italie son sitios populares para almorzar. Puede comer mariscos frescos en cualquiera de los dos y también pasta en La Maison d’Italie, estudiar la desvencijada costa de Dakar y ponderar un baño después de almorzar. El almuerzo le saldrá en aproximadamente 10,000 CFA (pero Chez Seck tiene la mejor langosta asada por 13,000 CFA).

5 p.m.

Playa de pescadores

La playa frente a la Corniche es un espectáculo de atletismo senegalés. Hombres, y algunas mujeres con cuerpos esculpidos corren en la acera y hacen flexiones en la arena. Las canchas de basquetbol y futbol siempre están en uso. Los trampolines catapultan a niños y jóvenes a acrobacias que hacen dar vueltas la cabeza. La playa, que se llama Soumbedioune, es el mundo de los pescadores. Contemple mientras las piraguas regresan al caer la tarde, y después eche un ojo a la pesca del día.

8 p.m.

Bajo la ceiba

La cena en Le Bideew, un sofisticado oasis en el Centro Cultural Francés, será un agradable respiro. Una enorme ceiba ensombrece el jardín que contiene al restaurante, a un escenario y a un espacio de exhibición. La comida es franco-senegalesa con turnedós de atún, ensaladas de mariscos, brochetas de camarón o carne de res, thiof asado (un tipo de pez) y hamburguesas de cordero. La cena de dos platos, aproximadamente 10,000 CFA.

10 p.m.

Después de medianoche

Un reconocido ambiente igualmente popular entre expatriados y residentes locales es Just 4 U, cerca de la Universidad Jeque Anta Diop. Su vibra relajada, tragos fuertes y música en vivo son una introducción infalible para el paisaje nocturno de Dakar. El club también sirve comida. Para información actualizada sobre el club, pruebe au-senegal.com.

Dakar

 

1
Domingo

12:30 p.m.

Desayuno-almuerzo frente al océano

Derroche dinero en el Hotel Terrou-Bi, un lugar de lujo donde podrá reposar tranquilamente el resto de su visita cerca de la piscina. O suba al Monumento al Renacimiento Africano para una última vista espectacular. El monumento fue ridiculizado durante su construcción por el estilo escogido (estalinista), por su fuente de financiamiento (Corea del Norte) y por la altura de la falda de la mujer (muy corta). Ahora es popular entre los atletas, quienes se ponen a prueba con los escalones, y entre sus habitantes, orgullosos de que se diga que es más alta que la Estatua de la Libertad. Del otro lado está el Faro Mamelles, una posibilidad más pintoresca.

Dakar
1
 

 

Dakar
1
 

 

Dakar
1
 

 

Dakar
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
'Baba' hecha en casa se vuelve un gran negocio
¿Cuál es la forma más fácil de hacerse rico en la web? Con una Oferta Inicial de Monedas
¿Pueden los animales predecir terremotos?
Esta ciudad china tiene un pasado ruso... y eso es su gran problema
Empaques comestibles para combatir el calentamiento global
¿Por qué las empresas automovilísticas están contratando expertos en ciberseguridad?
De metalero a político, la historia de Freddy Lim
A sus 98 años, esta eminente científica cerebral ‘sigue de entrometida’
Esta aldea abandonada en Italia es 'retrato perfecto' de un paraíso perdido
Cuando tu casa es un castillo
¿De qué tecnológica estarías dispuesto a prescindir?
Macron y la resurrección de Europa
Dejó Wall Street para ser estilista de perros… Y triunfó
¿Por qué Instagram se está convirtiendo en el próximo 'Facebook'?
De ganar 29 dólares la hora a 19.60
Estas empresas quieren ‘meterse en tu cama’
El circo más famoso del mundo cerrará después de 146 años
Ellos son los trabajadores tecnológicos que Trump deja en el limbo
¿Por qué Facebook sigue ganándole a todos sus rivales?
Rico en líderes de IA, Canadá -por fin- trata de sacarles provecho
En este país, nada dice ‘te amo’ como un diente de cachalote
Después del Brexit, ¿Londres puede seguir siendo una capital del mundo?
Granjas de mariguana en el patio trasero dan paso al cannabis industrial en California
Para dominar al mundo, Uber tiene que conquistar la India primero
Uvas, muerte e injusticia en los campos italianos