New York Times Syndicate
THE NEW YORK TIMES

36 horas en Chapel Hill-Carrboro, Carolina del Norte

Estos dos pueblos son unas verdaderas maravillas de la Unión Americana. Anímate a pasear por sus áreas verdes y sus divertidos centros nocturnos. Y, por supuesto, no puedes perderte el basquetbol, su plato fuerte. 
The New York Times
04 junio 2015 22:2 Última actualización 05 junio 2015 5:0
Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los foráneos tienden a juntar a Chapel Hill con el vecino Durham, pero un emparejamiento más sensato es con Carrboro, el pueblo adyacente que alguna vez fuera una simple rama conocida como West End.

Incluso ahora, la transición desde Chapel Hill hacia el centro de Carrboro es virtualmente imperceptible. Y aunque el encantador pueblo colegial es más reservado que su vecino de espíritu libre, ambos comparten el amor por la música en vivo, una gama de nuevos sitios para tomar y sofisticadas opciones de cena que ocultan la atmósfera jovial del área.

1
Viernes

5 p.m.

Canto frente a la veranda

En el área no hay escasez de sitios excelentes de música en vivo, pero una vez que llega el glorioso clima cálido, ninguno puede competir con el sombreado patio de enfrente del Carolina Inn. De abril a octubre, este histórico hotel de ladrillos rojos ubicado en la frontera occidental del campus celebra todos los viernes por la noche el inicio del fin de semana auspiciando Fridays on the Front Porch entre robles y magnolias. Este evento musical gratuito atrae una festiva clientela ataviada con vestidos de verano y algodón a rayas que se mezcla cerca de la encolumnada veranda de la posada mientras el aire se llena de música bluegrass.

8 p.m.

Comida de trastienda

Interrogue a los locales sobre el mejor lugar para una comida memorable y es probable que lo dirijan al salón comedor de Lantern, un restaurante de inflexión asiática que pertenece a Andrea Reusing, un chef galardonado con el Premio James Beard. Esto es la mitad de la historia. La historia completa requiere la condición de que busque el bar oculto de trastienda del restaurante, donde el mismo menú enfocado en el campo se sirve en un espacio más seductor iluminado por votivos y faroles con papel rojo.

10:30 p.m.

Noche de juego

El basquetbol universitario ya no es el único juego de la ciudad. Baxter Bar & Arcade fue inaugurado en octubre como sala de juegos para adultos con una extensa colección de maquinitas y clásicos de pinball, todos para jugar. Tómese una cerveza e intente grabar su nombre en la pizarra de puntuaciones más altas de juegos como Galaga, Pole Position, Space Invaders, una edición de 1981 de Frogger y decenas de otros clásicos.

Carolina del Norte

    

1
Sábado

9 a.m.

Traído del campo


Hay dos cosas apasionantes a saber sobre el Mercado de Productores de Carrboro. La primera es que todo lo que está a la venta viene de un radio menor a 80 kilómetros. La segunda es que, al contrario de muchos mercados de productores actuales, los propios productores trabajan los puestos. Entonces, si tiene una duda sobre los productos de Brinkley Farms, pregunte a los Brinkley. O si no está seguro de qué hacer con las conservas de verduras lacto-fermentadas de Two Chicks Farm, hable con la pareja Audrey Lin y Debbie Donnald.

11 a.m.

Go Heels


El fallecimiento reciente de Dean Smith, el adorado ex entrenador del equipo de basquetbol masculino de la Universidad de Carolina del Norte, se sintió profundamente en estas partes. Presente sus respetos visitando el Museo de Basquetbol de Carolina, ubicado al lado del Centro Dean E. Smith, o Domo Dean, como se le llama casualmente a la arena donde juega el equipo. El museo tiene exhibiciones interactivas que reproducen grandes momentos de la ilustre historia del programa y una fascinante colección de objetos de colección del estado Tar Heel, incluyendo notas de Smith escritas a máquina que sugieren áreas para mejorar a un jugador llamado Michael Jordan, en ese entonces estudiante universitario.

1 p.m.

¿Carne asada o hamburguesa?

En el interminable debate sobre el mejor lugar de carne asada del área, el favorito de siempre podría ser Allen & Son, pero un contendiente aptamente nombrado merece consideración. Pese a su modesta ubicación en una plaza comercial, Pig sirve una ejemplar carne asada de cerdo entero ahumado a leña de nogal, alimentado con pastura local, acompañado de una salsa de vinagre al estilo del Este de Carolina. Pruébela en un emparedado con ensalada de col y una guarnición de croquetas de papa. ¿Prefiere carne de res en lugar de carne de cerdo? Vaya a Al’s Burger Shack, un éxito desde su apertura en 2013 gracias a sus irresistibles batatas fritas salpicadas con sal marina y azúcar negra, y a sus hamburguesas especiales como la Mookie (una hamburguesa entre término medio y cruda ahogada en jalea de tocino y cebolla, aceite de ajo asado y queso azul).

3:30 p.m.

Paseo de compras


Poco más de kilómetro y medio de acera separa al centro de Carrboro del corazón de Chapel Hill, lo que significa que una excursión de compras en ambos pueblos es algo placentero a pie. Empiece en Vespertine, una boutique de Carrboro que vende tarjetas de tipografía y collares con amuletos de metal reciclado con forma del estado. A una caminata corta en dirección Este yace Vinyl Perk, una cafetería y tienda de discos. Eche un ojo a los miles de álbumes mientras espera un café preparado con granos de Carrboro Coffee Roasters.

7 p.m.

Sorpresa suburbana


La maestralmente planificada subdivisión de Meadowmont, una zona residencial de libro de texto, es un sitio improbable para cocina audaz. Pero en 2013, el One Restaurant del vecindario reclutó a Daniel Ryan y a Kim Floresca (dos chefs con currículos salpicados de estadías en Per Se, French Laundry y, más recientemente, en Restaurant at Meadowood) para reinventar la cocina. La decoración agresivamente contemporánea del restaurante puede ser pesada, así que enfóquese en la maestral comida que recientemente incluyó mantequilla negra untada en bollos de pretzel, tierno pez sapo envuelto en piel de gallina sobre sémola con crema y colirrábano asado, y esculturales postres de chocolate fermentado y sorgo brotado.

10 p.m.

Clubes de coctel

Las leyes estatales de venta de alcohol requieren que los bares que no sirven comida operen como clubes privados. El rigor sobre este punto varía, pero no se sienta sorprendido si en la puerta le cobran una tarifa nominal de membresía (normalmente de 5 dólares). Vale la pena pagarla en Crunkleton, un bonito “clubhouse” con animales disecados colgando en la pared, un bar bien surtido y sillones de piel que invitan a sociabilización civilizada. O vaya al vecino Bowbarr, que parece más un antro hipster que sitio de reunión para gente de ambos sexos. Termine la noche ordenando algo de la concisa carta de cocteles en Peccadillo, un lugar frugal débilmente iluminado en el que confían ciegamente muchos locales. ¿El atributo más notable del bar? Su ubicación, oculta tras una puerta marcada únicamente con la leyenda “100A”, en un callejón que está atrás de un lavado de autos.

Carolina del Norte

      

1
Domingo

1 p.m.

El camino de la naturaleza


El Jardín Botánico de Carolina del Norte es una ubicación popular para bodas, pero vale la pena visitar el tranquilo lugar incluso sin una ocasión para celebrar. Siga caminos serpenteantes entre jardines apaisados enfocados en la diversa flora de las Carolinas, y pase frente a un tablero gigante de ajedrez con piezas tamaño niño fabricadas con metal reciclado. Después, suba por las Sendas Naturales Piedmont en los bosques circundantes.

3 p.m.

Sesión dominical


Steel String Brewery ha pasado de elaboración casera de cervezas de raíz a cervecería artesanal preeminente de Carrboro. El bodegón del lugar refleja el motivo musical de la cervecería, con un mural enfocado en bluegrass y un bar con forma de cuerpo de guitarra. Pruebe las selecciones itinerantes de cerveza de barril (con suerte, la Manzanita Black IPA y la Rubber Room Session Ale) ordenando una muestra para beber en el patio. 

Carolina del Norte
Todas las notas NEW YORK TIMES SYNDICATE
¿El secreto del auge turístico de Islandia? Una crisis financiera y una erupción volcánica
Refugiados descubren dos Estados Unidos: uno que odia, y uno que cura
Esta startup tiene el secreto para cultivar elusivas trufas
Venezolanos hambrientos huyen en barcos para escapar del colapso económico
Trabajadores de Carrier en Indiana, juran que harán cumplir a Trump sus promesas
Bancos de Italia están en una crisis de 'cámara lenta'... y Europa pagaría
Los piratas del Amazonas aterrorizan a las tripulaciones
Estos autobuses te llevarán al futuro a 11 km por hora
La ‘ambición del aguacate’ pone en peligro el refugio de las monarca
Las mujeres que ayudaron a Trump a obtener el triunfo
El código de diez dígitos para la vida privada
Ocho años después, ¿cómo ven los europeos a Obama?
¿Cómo quitar el polvo de un Picasso? ¡Con saliva!
Surfeando bajo las luces del norte
8 mil 851 kilómetros de frontera, cubierta por solo 2 mil agentes
Un poblado siberiano se atribuye ser la cuna de la humanidad
¿Quiere un trozo de libertad? Este es el hombre al que debe ver
Esta oferta de trabajo incluye un terreno 8 mil metros cuadrados
Él lucha contra el régimen norcoreano con globos
Desprogramar a las mujeres e hijos de Boko Haram
Seis científicos, mil millas, un premio: abejas del Ártico
Arabia Saudita, donde hasta la leche depende del petróleo, pasa apuros económicos
El sueño es vital en la NFL
Swarovski quiere ser una firma tecnológica
Un pequeño bosque de una familia puede ayudar a salvar al planeta